¿Miedo a la enfermedad? Cuidado, los hipocondríacos mueren antes que los demás

A pesar de la preocupación constante por la salud, el estudio reveló que las personas con ansiedad por la enfermedad eran ligeramente más propensas a morir de enfermedades cardiovasculares, pero sorprendentemente no de cáncer.

Todos tememos contraer una enfermedad grave de vez en cuando, pero en los hipocondríacos ese miedo es tan profundo que interfiere en su funcionamiento. Se podría pensar que en realidad vivirían más tiempo por estar tan pendientes, pero resulta ser todo lo contrario.

Según un reciente estudio sueco, se ha observado que aquellos individuos que experimentan una profunda preocupación por su salud tienen una esperanza de vida más corta en comparación con aquellos que muestran niveles menores de inquietud respecto a su bienestar.

Hipocondríaco es en realidad un término que ya no se utiliza. Los trabajadores sociales prefieren hablar de trastorno de ansiedad por enfermedad. Este trastorno mental se caracteriza por una preocupación extrema por la propia salud. Normalmente, las personas también están convencidas de que padecen una enfermedad grave, aunque no experimenten ningún síntoma.

Algunas personas con ansiedad por la enfermedad van al médico muy a menudo para hacerse un chequeo, mientras que otras tienen miedo de ir, por temor a que se les diagnostique algo realmente grave. La enfermedad puede tener muchas repercusiones. Por ejemplo, las personas dedican mucho tiempo y energía a preocuparse continuamente y, en consecuencia, son mucho menos felices. También puede costar mucho dinero al sistema sanitario, porque se acude al médico o al hospital con mucha frecuencia, cuando no es necesario.

Veinte años de investigación

Y así, al final, no compensa. De hecho, las personas con ansiedad ante la enfermedad mueren antes, según el estudio sueco, en el que se hizo un seguimiento de unas 42 000 personas durante más de 20 años. De ellas, mil sufrían ansiedad ante la enfermedad. “Utilizamos los registros nacionales suecos para encontrar a todas las personas con diagnóstico de hipocondría. Las emparejamos por año de nacimiento, sexo y región de nacimiento con diez personas sin la enfermedad”, explica el investigador David Mataix-Cols, del Karolinska Institutet. “Les hicimos un seguimiento desde la fecha de su diagnóstico hasta que murieron o hasta el final del seguimiento. Luego contamos el número de muertes y calculamos el riesgo por cada causa de muerte o combinación de causas”.

Principal causa de muerte, suicidios

Y qué resultó: los que tenían ansiedad por la enfermedad murieron de media cinco años antes que los que no tenían miedo a la enfermedad. “Las personas con diagnóstico de hipocondriasis tenían un riesgo de mortalidad un 70 % mayor en comparación con individuos emparejados que no padecían la enfermedad”, afirma. “El mayor riesgo se debía a causas de muerte tanto naturales como no naturales. La principal causa de muerte fue el suicidio. Eso ocurrió cuatro veces más a menudo en los pacientes con ansiedad”, explica Mataix-Cols. “Pero es importante señalar que el riesgo absoluto de muerte sigue siendo pequeño: solo el 0,7 % de las personas con hipocondría murieron por suicidio, frente al 0,1 % en el resto de la población”.

Las personas con ansiedad por la enfermedad también eran ligeramente más propensas a morir de enfermedades cardiovasculares, pero sorprendentemente no de cáncer, a pesar de que ese suele ser el mayor temor de las personas con esta enfermedad mental.

Pero, ¿cómo es posible que las personas con ansiedad ante la enfermedad sean realmente más propensas a morir? “Solo podemos especular al respecto. Probablemente, se trate de una combinación de factores, como la evitación de cuidados, el estrés crónico, la depresión, el consumo de alcohol y drogas y el reconocimiento insuficiente de los problemas de salud mental”, afirma el investigador sueco.

Sabemos que existe una estrecha relación entre la hipocondría y los trastornos psiquiátricos. Esto puede contribuir a aumentar el riesgo de suicidio, al igual que el estigma y el rechazo que sienten las personas con ansiedad por la enfermedad.

Además, es de suponer que el estrés hace que beban, fumen y consuman drogas en mayor medida, ya que esto suele ser más habitual entre las personas ansiosas. Lo que también puede influir es que la hipocondría es más frecuente entre las personas que tienen familiares o amigos cercanos con una enfermedad grave. Dado que muchas enfermedades tienen un componente genético, esto también podría aumentar la probabilidad de muerte.

Demasiado pocos diagnósticos

Pero para ayudar mejor a los hipocondríacos, lo primero que importa es el diagnóstico. “Lo que más me sorprendió es que la enfermedad estuviera tan poco diagnosticada. Solo encontramos algo más de 4000 casos en toda Suecia en un periodo de 20 años. Es mucho menos de lo que cabría esperar, ya que sabemos que la enfermedad afecta a alrededor del 3 % de la población”, explica Mataix-Cols.

Dice que en realidad no le sorprende el mayor riesgo de muerte de las personas con ansiedad por la enfermedad. “Estos resultados pueden sorprender a algunos lectores que no estén familiarizados con la enfermedad. Superficialmente, podría pensarse que los hipocondríacos tienen menos probabilidades de morir porque van al médico con mucha frecuencia. Pero los cuidadores que trabajan con estos pacientes saben que muchos de ellos sufren mucho y se sienten desesperanzados. Eso puede explicar el mayor riesgo de suicidio. Los años de estrés y el posible abuso de sustancias también pueden contribuir al mayor riesgo de muerte prematura”.

Mejor tratamiento

El investigador cree que muchas de estas muertes se pueden prevenir. “Hay que hacer más para reducir el estigma y mejorar el diagnóstico y el tratamiento. Existe una terapia cognitivo-conductual especializada. Debería estar a disposición del mayor número posible de pacientes y comenzar lo antes posible. La esperanza es que así se reduzca el riesgo de muerte prematura”.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad

Publicidad

Formulario de contacto