Fósiles revelan punto de inflexión en la evolución de la vida en la Tierra, un descubrimiento revolucionario

De manera fascinante, los fósiles de la biota Ediacara actúan como páginas de un antiguo libro geológico, con capas de roca volcánica sirviendo como su marcador temporal. Estos “libros de la vida” revelan la narrativa de criaturas extrañas que evolucionaron en los océanos hace 565 millones de años, cuando la Tierra emergía lentamente de una edad de hielo

Durante cuatro mil millones de años, los océanos del mundo fueron el dominio de microbios unicelulares. Pero, de repente, la situación cambió y aparecieron todo tipo de formas de vida exóticas. Investigadores australianos han descubierto por fin cuál fue la causa de este momento clave de la evolución.

Para ello han conseguido datar con gran precisión algunos de los fósiles más antiguos de vida compleja y multicelular, la llamada biota Ediacara. Para este descubrimiento único, los investigadores utilizaron sucesivas capas de roca volcánica como marcapáginas en los tomos de la historia geológica de nuestro planeta, suena poético.

El investigador Anthony Clarke explica cómo procedieron. “La cantera de Coed Cohion, en Gales, contiene abundantes fósiles de vida marina poco profunda de tiempos remotos. Utilizamos la erupción de un antiguo volcán, que hizo que los animales quedaran cubiertos por polvo y lava, como marcador temporal. Así conseguimos datar los fósiles en 565 millones de años, con una precisión del 0,1 %”, explica Clarke. “También se han encontrado fósiles escarianos similares en el suelo en otras partes del mundo. Ahora podemos afirmar con gran certeza que formaban parte de un grupo extremadamente antiguo de especies animales que evolucionaron en los océanos del mundo a medida que la Tierra se descongelaba lentamente tras una larga edad de hielo”.

Criaturas extrañas

La biota Ediacárica tenía un aspecto muy peculiar. “Estas criaturas se parecían en cierto modo a las especies marinas modernas, como las medusas. Pero eran organismos bastante extraños. Algunos parecían helechos, otros tenían forma de col o de plumas de mar”, explica el geólogo británico.

El nombre de los fósiles es fácil de explicar. “Podemos relacionar directamente los fósiles del suelo de Gales con los famosos fósiles Ediacara del sur de Australia. El nombre viene de Ediacara Hills, donde se encontraron los primeros fósiles de biota ediacarano. En su momento, esto dio lugar al primer nuevo periodo geológico hallado en más de un siglo”, explica el profesor australiano Chris Kirkland. “Los fósiles británicos representan algunas de las pruebas más tempranas de la gran presencia de organismos multicelulares. Marcan un importante punto de inflexión en la historia biológica de la Tierra y demuestran que ciertos procesos geológicos, como el deshielo de nuestro planeta tras una era glacial, están fuertemente ligados a la biología, o a la transición hacia criaturas multicelulares más complejas”.

El estudio subraya la importancia de comprender cómo funcionan ecosistemas de cientos de millones de años de antigüedad. Solo así podremos desentrañar los misterios del pasado lejano de nuestro planeta y comprender la evolución de la vida en la Tierra.

La vida en el Ediacárico

El Ediacarano es el último periodo de la Era Neoproterozoica y duró desde hace 630 a 542 millones de años. Las primeras pruebas de la aparición de nuevas formas de vida más complejas proceden de la Formación Doushantuo, en la provincia china de Guizhou, y se remontan a hace 600 millones de años. Allí se han encontrado fósiles que se han interpretado como embriones de animales, pero aún no se sabe con certeza si esto está justificado. De hecho, también se cree que son grandes bacterias del azufre.

Los primeros Metazoos

Durante el Ediacarano evolucionaron los primeros Metazoos. Se han encontrado fósiles de estos organismos pluricelulares, de entre 575 y 542 millones de años, en más de 40 yacimientos de todo el mundo. Estos animales carecían de exoesqueleto, pero algunos de sus fósiles se conservan extraordinariamente bien. El papel que desempeñaron estos organismos en la evolución de la vida en la Tierra no está del todo claro. Hay científicos que sospechan que fueron los precursores de la vida que surgió durante la explosión del Cámbrico, pero otros lo ven como un callejón sin salida evolutivo.

Más oxígeno tras la glaciación

Hubo una era glacial hasta bien entrado el Ediacárico. Lo sabemos en parte por los depósitos de la glaciación Gaskiers, que tienen 580 millones de años. Es justo antes de la aparición de la biota Ediacárica. Por tanto, parece muy probable que la evolución de estos organismos esté vinculada al aumento de la concentración de oxígeno en los océanos tras el final de la era glacial.
Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad

Publicidad

Formulario de contacto