Físicos plantean la posibilidad de un universo espejo para explicar la materia oscura

Imagina estrellas invisibles que podríamos detectar por cómo desvían la luz. Universo espejo revelando secretos cósmicos.

Un grupo de físicos ha planteado la idea de que un universo espejo, un universo que existe junto a nuestro universo visible, podría explicar la materia oscura. Argumentan que deberíamos ser capaces de ver rastros de estrellas de este universo.

La materia oscura podría encontrarse en un universo espejo, que existe paralelamente al nuestro. Si esto es cierto, podemos buscar un extraño tipo de estrella espejo para demostrar esta idea.

La materia oscura

La materia oscura es una forma de materia no descubierta que constituye alrededor del 85 % de la masa total del universo. Para explicar de dónde procede la materia oscura, un grupo de científicos propone ahora la idea de un universo espejo. Este universo estaría formado por materia oscura atómica, que contiene versiones de materia oscura de nuestros átomos “ordinarios”. Así, habría protones y electrones oscuros flotando por ahí.

“Se obtendrían estrellas parecidas a las que vemos normalmente, como nuestro Sol, pero compuestas de materia oscura”, explica Isabella Armstrong, de la Universidad de Toronto (Canadá). “Emitirían fotones oscuros”.

Más información sobre el universo espejo

El concepto del universo espejo se vincula con la posibilidad de existencia de una copia del universo observable con propiedades fundamentales invertidas, como la paridad. Esta noción se deriva de teorías que exploran la simetría CPT (carga, paridad y tiempo), pero es importante señalar que no hay evidencia experimental directa que respalde la existencia de un universo espejo. La investigación en este ámbito es teórica y especulativa, y los científicos continúan explorando estas ideas en el marco de la física teórica.

En busca de estrellas espejo

Estas estrellas espejo podrían ser hasta 10 veces mayores que nuestro Sol. Al igual que las estrellas ordinarias, la fusión nuclear tendría lugar en sus núcleos, pero el hidrógeno oscuro se fusionaría en helio oscuro. Estas estrellas podrían existir “sin más” en nuestro universo. Solo que no emitirían luz visible ni afectarían a la materia de nuestro universo. Eso las haría invisibles a nuestros telescopios. Es como si fueran un universo interior que no afectara al nuestro: una especie de universo espejo.

Armstrong y sus colegas han propuesto una forma en la que podríamos ver esas estrellas. Esto es posible si contienen aglomeraciones de materia ordinaria. “Cuando una estrella espejo atraviesa una galaxia (ordinaria), su gravedad tira de la materia ordinaria, como el gas de la galaxia. Ese gas se calienta y empieza a emitir luz”, explica Armstrong.

El cúmulo de materia visible dentro de la estrella espejo invisible también se iluminaría. “Se parecería a una enana blanca, los restos de estrellas similares al Sol que han llegado al final de sus vidas. Pero a diferencia de las enanas blancas, esta masa de materia de la estrella espejo emitiría una sorprendente cantidad de rayos X y luz visible”, afirman los investigadores. “Así es como se pueden distinguir”, afirma Armstrong.

Una vida corta

El físico Rabindra Mohapatra, de la Universidad estadounidense de Maryland, considera “plausible” la idea de las estrellas espejo y de un universo oscuro. Pero también hace una advertencia. Si las estrellas espejo existieran, tendrían una vida más corta que las estrellas ordinarias. En consecuencia, hace tiempo que habrían desaparecido.

“La densidad es menor en el mundo espejo”, afirma. “Como consecuencia, estas estrellas consumen su combustible mucho más rápido y su vida es 10 veces más corta que la de las estrellas ordinarias”. Al final de sus vidas, estas estrellas formarían las variantes de materia oscura de los agujeros negros o las estrellas de neutrones. “La mayoría de las estrellas espejo ya deberían haber desaparecido”, afirma Mohapatra.

“La idea de las estrellas espejo y de un universo espejo es muy especulativa. Es una teoría”, subraya Armstrong. “No sabemos si estos objetos existen”. Es posible que los telescopios del futuro puedan buscarlos. Uno de ellos es el Observatorio Vera C. Rubin, en Chile, que realizará un estudio a gran escala del universo a partir de 2025. Se espera que este nuevo aparato descubra muchos objetos de luz tenue.

Otra forma de encontrar una estrella espejo es observar el efecto de su gravedad sobre la luz que la atraviesa. “Puede desviar un poco la luz”, afirma Armstrong. “Un telescopio como el Vera Rubin puede buscar ese tipo de efecto”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto