Inhalar aire de autopista aumenta la presión arterial: más riesgos de derrame cerebral e infartos

Los investigadores han descubierto que inhalar “aire de autopista” eleva la presión arterial del mismo modo que consumir grandes cantidades de sal.

Aunque la contaminación del tráfico suele asociarse con problemas respiratorios, este estudio revela que inhalar “aire de autopista” durante el trayecto en coche, especialmente en horas punta, puede tener un impacto significativo en la presión arterial, destacando una conexión sorprendente entre el tráfico y la salud cardiovascular.

Muchas ciudades alrededor del mundo tienen una red de carreteras muy desarrollada. Y aunque, por un lado, esto es muy cómodo, sabemos que también tiene sus desventajas. El flujo constante de coches, por ejemplo, contamina los barrios cercanos. Y eso es bastante preocupante. 

Sabemos, por ejemplo, que la exposición prolongada a los gases de escape está relacionada con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, asma, cáncer de pulmón y muerte. Pero no solo las personas que viven cerca de carreteras con mucho tráfico pueden tener problemas de salud, según un nuevo estudio. Las personas que conducen habitualmente por carreteras con mucho tráfico tampoco parecen librarse de ello.

Estudio, presión arterial alta

En un estudio reciente, los investigadores descubrieron que respirar el “aire de la autopista”, especialmente durante las horas punta, puede aumentar considerablemente la tensión arterial. Este cambio en la presión arterial se produce durante el trayecto en coche y los efectos de la exposición persisten durante más de 24 horas. “Esto es bastante sorprendente”, explica el investigador Joel Kaufman. “A pesar de la baja exposición a PM2,5 (contaminación atmosférica por partículas finas), el impacto en la presión arterial es significativo. Este efecto puede atribuirse específicamente a la inhalación de partículas relacionadas con el tráfico, y no al estrés por estar sentado o conducir un coche, por ejemplo, ni al ruido”.

Kaufman hizo este descubrimiento después de que él y su equipo hicieran conducir a 16 personas de entre 22 y 45 años por la ciudad estadounidense de Seattle en hora punta, mientras controlaban su tensión arterial mientras tanto. Durante dos trayectos, permitieron que entrara en el coche aire sin filtrar procedente de la carretera, similar a las condiciones que muchos de nosotros experimentamos cuando conducimos para ir al trabajo. Durante el tercer trayecto, el coche estaba equipado con filtros HEPA avanzados que bloqueaban el 86 % de las partículas contaminantes. Los participantes no sabían si respiraban aire limpio o contaminado durante el trayecto.

Los investigadores descubrieron que respirar aire sin filtrar provocaba un aumento significativo de la presión arterial. Por ejemplo, observaron que la presión arterial aumentaba más de 4,5 mmHg (milímetros de mercurio). “El efecto es notablemente grande”, afirma Kaufman. “Observamos un aumento de 4,5 mmHg durante el trayecto matutino de dos horas. Y a la mañana siguiente, la tensión arterial seguía siendo casi 4 mmHg más alta de lo normal. Con esto, esto tiene más o menos el mismo efecto que comer mucha sal, que se sabe que aumenta la presión arterial”.

Resultados preocupantes

Los resultados son, por tanto, bastante preocupantes. Al fin y al cabo, se sabe que la hipertensión es perjudicial para el corazón y puede provocar derrames cerebrales y problemas renales. “Cada vez está más claro que la contaminación atmosférica causa problemas en el corazón”, afirma Kaufman. “Incluso pequeños aumentos de la presión arterial pueden provocar más enfermedades cardiovasculares a gran escala. El descubrimiento de que la contaminación del tráfico, incluso a niveles bajos, puede afectar tan fuertemente a la presión arterial es una parte importante del rompecabezas de la salud que estamos intentando desentrañar”. Por cierto, a los investigadores no solo les preocupan los individuos, sino cómo afecta a toda la población. “Si millones de personas están expuestas a estos gases de escape contaminantes, probablemente se producirían muchos casos de derrames cerebrales, infartos, insuficiencias cardiacas y enfermedades renales”, advierte Kaufman.

¿Cómo es posible que conducir en hora punta aumente la tensión arterial? “Por desgracia, no podemos afirmarlo con seguridad”, responde Kaufman cuando se le pregunta. “El cuerpo tiene un complicado sistema para mantener estable la tensión arterial. Y parece que, en alguna parte de ese sistema, la contaminación atmosférica del tráfico interfiere en la tensión arterial”. Como el contaminante más común en los coches eran las partículas pequeñas, creemos que estas partículas llegan a lo más profundo de los pulmones. Desde allí, estas partículas parecen afectar de algún modo al delicado equilibrio del organismo que regula la presión arterial. “Esto podría ocurrir cuando el cuerpo se dispara en modo “lucha o huida”, iniciando un proceso inflamatorio en los pulmones que conduce a efectos en todo el cuerpo, como cambios en la presión arterial, o cuando el contaminante entra en el torrente sanguíneo y causa efectos en las arterias”.

Partículas ultrafinas

Los resultados también plantean cuestiones sobre las partículas ultrafinas, una forma de contaminación no regulada y poco conocida que preocupa cada vez más a los expertos en salud. Las partículas ultrafinas son tan pequeñas (menos de 100 nanómetros) que no son visibles a simple vista. Se sabe que las emisiones del tráfico contienen altas concentraciones de estas partículas. Y en este estudio, los investigadores encontraron efectivamente altos niveles de ellas en el aire sin filtrar. “Las partículas ultrafinas se filtraron mejor en nuestro experimento”, explica Kaufman. “Esto significa que los niveles en la carretera eran significativamente más altos que en un entorno filtrado. Esto sugiere claramente que las partículas ultrafinas pueden desempeñar un papel especialmente importante a la hora de influir en la presión arterial”. Aunque se necesitan más investigaciones para probarlo definitivamente, este estudio proporciona una fuerte indicación de lo que podría estar pasando.

El estudio es valioso porque imita situaciones que millones de personas viven realmente cada día. Y los resultados muestran de forma concluyente que conducir durante las horas punta puede tener efectos significativos en tu salud. “Si te preocupa tu presión arterial (y a la mayoría de la gente le preocupa), es una buena idea intentar evitar la exposición a los gases de escape contaminantes”, concluye Kaufman.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad

Publicidad

Formulario de contacto