¿Cómo encuentran los tardígrados el amor de su vida? Los científicos creen que por fin lo han averiguado

Mientras los machos persiguen el amor guiados por el olfato, las hembras parecen tomar las cosas con calma

Los diminutos tardígrados, también conocidos como “osos de agua”, han demostrado que, a pesar de su tamaño microscópico, confían en su sentido del olfato para encontrar pareja, revelando que el cortejo puede ser una experiencia aromática incluso a una escala microscópica.

Los tardígrados son criaturas extremadamente resistentes y parecen indestructibles. Soportan sin esfuerzo el calor extremo, la congelación, las condiciones de vacío o la deshidratación completa. Como resultado, se encuentran entre las criaturas más resistentes (y, para el caso, torturadas) de nuestro planeta. 

Aunque en los últimos años los científicos han realizado innumerables y agotadores experimentos con esta pequeña y extraordinaria criatura (lo que, dicho sea de paso, ha ampliado bastante nuestros conocimientos sobre ellas), hay una sencilla pregunta que los científicos no han podido responder hasta ahora. ¿Cómo se aparean?

Más información sobre los tardígrados

Los tardígrados, también conocidos como “osos de agua”, son organismos microscópicos amantes del agua que pueden encontrarse en el suelo, en las plantas e incluso en el fondo del mar, entre otros lugares. Alcanzan una longitud corporal de medio milímetro y una anchura de 1/5 de milímetro, lo que las hace casi invisibles a simple vista. Los tardígrados están muy extendidos en la naturaleza. Un mechón de musgo, por ejemplo, puede albergar ya al menos miles de ellos. El oso de agua es quizá el animal más torturado de la Tierra. Los científicos no solo los han expuesto a un calor extremo, los han congelado y han dejado que se sequen por completo, sino que también los han sometido a una lámpara ultravioleta inmisericordemente brillante y germicida y los han privado de su oxígeno. Todo por la ciencia.

Muchos animales se esfuerzan por atraer a la pareja perfecta. Algunos acentúan el contraste en sus escamas, pelaje o plumas, otros construyen músculos para impresionar, y hay algunos que emplean sus dotes de canto. Pero los tardígrados macho no parecen preocuparse por todos estos adornos. “Muy pocas especies tienen características masculinas distintivas”, afirma la investigadora Justine Chartrain. Así que la cuestión es cómo se las arreglan los machos para seducir a una hembra.

Según Chartrain, es importante responder a esta pregunta. “Esto proporciona una visión de sus mecanismos reproductivos, lo que puede contribuir a una mejor comprensión de su dinámica poblacional”, afirma. “Pero lo más importante es que nos da pistas sobre cómo evolucionaron y se adaptaron los tardígrados, y cómo la selección sexual desempeña un papel en ello”.

Una teoría es que estos diminutos animales podrían emitir olores atractivos para atraer a su pareja. Sin embargo, hasta ahora no estaba claro si los tardígrados son capaces de olerse unos a otros, si las parejas potenciales pueden seguir un olor atractivo o incluso dejar un rastro de olor. Como se sabe poco sobre las estrategias reproductivas de las cerca de 1500 especies identificadas, Chartrain y sus colegas decidieron investigar cómo responde una especie concreta, Macrobiotus polonicus, a los miembros del otro género.

El experimento

Para ello, el investigador colocó algunos tardígrados que nunca antes habían encontrado pareja, en placas de Petri llenas de agua. Construyó una especie de arena, con dos cámaras redondas contiguas, separadas por 8 mm de espacio. Colocó un macho en una cámara y una hembra en la otra. Cuando todo estuvo listo, Chartrain colocó un tercer tardígrado entre las dos cámaras y esperó pacientemente a ver si el animal podía oler a otro de los tardígrados escondido en su propia cámara. De ser así, quería averiguar cómo reaccionaría el animal del medio.

Olfateando, ¿Pueden ir tras el rastro de olor dejado?

Tras unas horas de observación, quedó muy claro que los machos olían el aroma de la hembra y querían acercarse a ella con avidez. Parecían realmente atraídos por el olor. Por el contrario, la hembra parecía un poco menos ansiosa. “Una posible explicación podría ser que las hembras son menos sensibles que los machos, o que los machos no segregan suficientes feromonas como para ser percibidos por las hembras”, explica Chartrain. “Otra razón podría ser que a las hembras no les interese responder a las señales de los machos y, por tanto, no hagan una elección”.

El experimento planteó una nueva pregunta. Después de todo, ¿pueden los osos de agua seguir realmente las “huellas de olor” dejadas por otros? Para investigar esta cuestión, Chartrain creó un nuevo entorno cubierto de agar blando (una sustancia gelatinosa extraída de ciertos tipos de algas rojas). Colocó un tardígrado en este entorno y lo dejó vagar durante cinco minutos. A continuación, soltó a otros tardígrados del sexo opuesto en el mismo entorno para ver si eran capaces de detectar al primer tardígrado. “Se movían despacio, pero mucho más de lo esperado”, ríe Chartrain, recordando que los tardígrados solían explorar toda la zona. Sin embargo, ninguno de los tardígrados, tanto machos como hembras, consiguió encontrar al primer tardígrado. Como no había agua para dispersar el aroma del líder, no consiguieron perseguir al tardígrado.

Los resultados sugieren que los tardígrados son incapaces de seguir el rastro del olor del otro, pero pueden olerse mutuamente cuando están en el agua. Así que, aunque los tardígrados macho y hembra son casi indistinguibles visualmente, tienen olores claramente diferentes, y los machos parecen muy motivados para encontrar a las hembras cuando tienen la oportunidad. El hecho de que los tardígrados utilicen señales químicas para encontrar pareja no sorprendió del todo a Chartrain. “Estudios anteriores ya sugerían que podían utilizar señales químicas (feromonas) para encontrar pareja o presa y evitar a los depredadores”, afirma. Sin embargo, ahora se ha confirmado por primera vez.

Señales químicas

Sin embargo, sigue siendo un misterio qué tipo de señales químicas utilizan exactamente los tardígrados para encontrar pareja. “No lo sabemos”, responde Chartrain cuando se le pregunta. “Actualmente, estamos trabajando para descubrir qué olores específicos emite cada sexo, pero aún no hemos completado esa investigación”.

Este estudio supone el primer paso en el estudio de la selección sexual (elección de pareja) en los tardígrados. “Para elegir pareja, primero deben ser capaces de reconocer y juzgar si un congénere es del sexo opuesto”, afirma Chartrain. “Y nuestro estudio demuestra ahora que poseen esta habilidad gracias a las señales químicas que se propagan en el agua”. Por cierto, hay muchas otras cuestiones importantes sobre los hábitos de apareamiento de los tardígrados que siguen sin respuesta. “Por ejemplo, son conocidos por su resistencia a la deshidratación, pero aún no está claro cómo afecta eso a su reproducción”, argumenta Chartrain. Significa que aún no está dicha la última palabra sobre los mecanismos reproductivos de los tardígrados Continuará.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad

Publicidad

Formulario de contacto