Pulpos revelan secretos inesperados sobre el calentamiento global de hace 120 000 años

Los pulpos de Turquet, con sus brazos excluidos, tienen una longitud similar a la de un lápiz. Aunque pequeños, estos intrépidos habitantes de las profundidades marinas ahora nos revelan sorprendentes secretos sobre el pasado climático de la Antártida.

Al investigar el ADN de los pulpos, uno espera obtener todo tipo de información sobre… los pulpos, pero un nuevo análisis genético ha llevado a un descubrimiento aún más interesante sobre el calentamiento global.

Hace unos 120 000 años, la Tierra era tan cálida como hoy. Esto probablemente provocó el colapso total de la capa de hielo de la Antártida Occidental, según escriben investigadores australianos en Science. Para demostrarlo, observaron los perfiles genéticos de los pulpos que viven en la Antártida y descubrieron que las poblaciones de ambos lados de la capa de hielo de la Antártida Occidental se entremezclaron durante el último interglaciar. Para entonces, es de suponer que la capa de hielo se había derretido, lo que permitió a los animales nadar de un lado a otro.

Intercambio de genes

La investigadora Nerida Wilson, de la Universidad de Australia Occidental, explica: “Los pulpos solo podrían mezclarse e intercambiar genes si la capa de hielo de la Antártida Occidental se hubiera derrumbado en su totalidad, abriendo una ruta marítima que los pulpos pudieran utilizar para conectarse entre sí”.

Los científicos descubrieron el vínculo genético histórico entre las poblaciones observando el ADN de los llamados pulpos de Turquet que ahora viven alrededor de la Antártida. Estos pulpos, sin contar sus brazos, solo tienen la longitud de un lápiz. Viven en toda la región, en aguas de hasta un kilómetro de profundidad. Se alimentan de gusanos, cangrejos pulga y otros pequeños invertebrados.

Los investigadores tomaron muestras de 96 pulpos, que recogieron durante un periodo de 33 años. La mayoría eran capturas accesorias de grandes buques pesqueros. A partir de estas muestras, los investigadores extrajeron ADN de los animales. Examinaron un amplio grupo de marcadores genéticos que les permitieron dividir los pulpos en poblaciones separadas.

Poblaciones aisladas

Esto demostró que cuatro poblaciones de pulpos, que vivían en el mar de Weddell, el mar de Amundsen, el mar de Ross y en la Antártida Oriental, estaban conectadas por las corrientes oceánicas que rodean la Antártida. Como resultado, las poblaciones eran genéticamente similares entre sí. Pero tras la formación de la capa de hielo de la Antártida occidental, los grupos de pulpos quedaron aislados y empezaron a surgir diferencias genéticas. La capa de hielo creció a medida que bajaban las temperaturas globales, creando más hielo y bajando el nivel del mar. Pero durante el último interglaciar (de 129 000 a 116 000 años atrás) las cosas volvieron a calentarse. Las temperaturas aumentaron entre 0,5 y 1,5 grados respecto a los niveles preindustriales y el nivel del mar se situó entre 5 y 10 metros por encima del actual.

Hasta ahora, sin embargo, no se podía decir con certeza si la capa de hielo de la Antártida Occidental desapareció durante ese periodo y en qué medida. Los nuevos hallazgos coinciden ahora con pruebas geológicas anteriores que ya apuntaban a una pérdida significativa de hielo. De hecho, en 2019, un buque perforador científico ya había extraído sedimentos del “Callejón de los Témpanos”, una importante ruta por la que los icebergs antárticos derivan hacia el norte. Los núcleos de sedimentos mostraron un aumento sustancial de icebergs durante el último interglaciar. 

Esto deja claro que probablemente se produjo un colapso masivo de la capa de hielo. El inteligente análisis del ADN de los calamares proporciona ahora pruebas bastante convincentes de que la capa de hielo incluso desapareció por completo durante ese periodo.

Crucial para el aumento del nivel del mar

Esto es preocupante, por supuesto, ya que ahora hace tanto calor como entonces. Los resultados muestran que, incluso si conseguimos mantener el calentamiento por debajo de los 1,5 grados del acuerdo climático de París, la capa de hielo de la Antártida Occidental podría derretirse.

La investigadora principal, la profesora Jan Strugnell, de la Universidad James Cook, explica la importancia de saber más sobre la probabilidad de que este hielo desaparezca. “La capa de hielo de la Antártida Occidental es crucial para nuestras predicciones, ya que este hielo es el que más contribuye de toda la Antártida al aumento global del nivel del mar. Es probable que un colapso completo provoque una subida del nivel del agua de entre 3 y 5 metros”.

Y eso tiene enormes implicaciones para numerosas zonas costeras y muchas de las principales ciudades del mundo que están situadas junto al mar. Así pues, los resultados de este estudio pueden suponer al menos una importante contribución a la toma de decisiones en torno a la adaptación climática en todo el mundo.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad

Publicidad

Formulario de contacto