¿Por qué te preocupa menos tu futuro a medida que envejeces? Estudio de la Universidad de Washington

A medida que envejecemos, no solo disminuye la frecuencia de nuestras preocupaciones, sino que también cambian sus contenidos. Mientras que los jóvenes tienden a distraerse con pensamientos negativos, como las tareas pendientes o las preocupaciones financieras, las personas mayores son más propensas a mantener pensamientos tanto positivos como negativos, lo que podría contribuir a una actitud más equilibrada hacia el futuro.

Las personas mayores se concentran mejor y se distraen menos con pensamientos negativos que los jóvenes. Y cuando se distraen, es más probable que piensen en algo positivo que en algo negativo. Así lo afirma un nuevo estudio realizado por psicólogos de la Universidad de Washington.

Todo el mundo se preocupa de vez en cuando. No solo por el día de hoy o el año que viene, sino también por el futuro. ¿Cómo será? ¿Todavía tendrá trabajo entonces y seguirá estando en forma, por ejemplo? Aunque ahora nos preocupemos mucho por el futuro, lo irónico es que probablemente nos preocupemos menos en ese futuro. Así lo afirman psicólogos de la Universidad de Washington tras realizar pruebas de atención a personas jóvenes y mayores.

Es bien sabido que los jóvenes se distraen con facilidad. Pero en qué piensan luego en esos momentos de ensoñación, no. El estudio estadounidense confirma no solo que los jóvenes se distraen más que los mayores, sino también que luego piensan en cosas más negativas y, por tanto, se preocupan más y más rápido que los mayores.

Estudio, tareas en línea

Para el estudio, los investigadores hicieron que 175 jóvenes (entre 18 y 35 años) y 175 ancianos (a partir de 60 años) realizaran una sencilla tarea en línea en la que tenían que pulsar la barra espaciadora, por ejemplo, cuando aparecía el nombre de un animal en la pantalla. Durante la tarea, de vez en cuando se preguntaba a los participantes si estaban pensando en la tarea en sí, en lo bien que la realizaban o en otra cosa. Si sus pensamientos se habían desviado, también tenían que indicar si pensaban en algo negativo, positivo o neutro.

Esto demostró que los jóvenes eran más propensos a tener pensamientos negativos durante la tarea. “Por ejemplo, pensaban: ‘Qué tarea más aburrida, y tengo tanto que hacer hoy’”, dice el investigador principal, Matt Welhaf. “O: ‘Todavía tengo que pagar mis facturas’. Los ancianos eran menos negativos. También podían concentrarse mucho mejor en lo que tenían que hacer”, afirma Welhaf. “Y si se desviaban, sus pensamientos tenían las mismas probabilidades de ser positivos que negativos”.

Preocuparse también tiene sus ventajas

No todo es negativo. A veces, preocuparse también puede ser motivador. Por ejemplo, algunos estudios demuestran que los estadounidenses que se preocupan por el cáncer de piel son más propensos a utilizar protección solar. Y otro estudio muestra que las mujeres que se preocupan por el cáncer son más propensas a examinarse los pechos en busca de bultos. La catedrática estadounidense Kate Sweeney se burló anteriormente de las personas que se lamentan por este motivo. “Aunque la melancolía tiene una reputación negativa, la melancolía no siempre es destructiva o inútil. Planificar y tomar medidas preventivas no está mal. Cavilar con moderación es mucho mejor que no cavilar en absoluto”.

Los jóvenes experimentan más presión

Según los investigadores, es mejor que las personas mayores desactiven los pensamientos negativos cuando realizan una tarea. Y dicen que esto tiene una causa lógica: “A medida que envejecemos, nuestras preocupaciones cambian”, dice Welhaf. “Esto supone una ventaja a la hora de realizar un trabajo. De hecho, los pensamientos negativos de los jóvenes afectaban a su rendimiento. Entonces respondían más rápido a las preguntas, pero también cometían más errores”. 

“En realidad, las personas mayores lo hicieron mejor en general”, afirma Welhaf. Probablemente, esto se deba también a que estaban más motivados y concentrados, sugiere el estudio.

El estudio sugiere que envejecer puede no ser tan malo como pensamos. Al fin y al cabo, aparentemente podríamos disfrutar más del presente a una edad más avanzada. Sin embargo, es difícil plantearlo así. De hecho, otras investigaciones recientes muestran que los jóvenes de la Generación Z (nacidos entre 1997 y 2012) experimentan mucha presión y, en general, tienen muchas preocupaciones sobre el mundo. Incluso hasta el punto de que experimentan muchos problemas psicológicos por ello. Entonces, ¿las personas mayores tienen menos preocupaciones porque la mente envejece (como sugieren los investigadores) o se debe a que actualmente tienen preocupaciones diferentes a las de los jóvenes de esta edad?

Los investigadores no pueden decir nada al respecto por el momento. Por eso, Welhaf quiere realizar nuevas pruebas más personalizadas que puedan captar mejor los matices sobre las causas, el contenido y las consecuencias de los pensamientos errantes. Algo que ahora resultaba difícil en los experimentos en línea. Con ello, esperan aprender más sobre las mentes errantes y las formas de ayudar a los adultos más jóvenes a desviar su atención de los pensamientos negativos.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad

Publicidad

Formulario de contacto