¿Por qué los pájaros macho no pueden pasar un día sin cantar? Las hembras detectan la falta de práctica

Los pájaros cantores sorprenden al tener cuerdas vocales que desafían las reglas del entrenamiento muscular humano.

Los pájaros cantores no solo entrenan sus cuerdas vocales para impresionar a las hembras, sino que también experimentan un entrenamiento inverso: a diferencia de los músculos de las extremidades en los humanos, sus cuerdas vocales se vuelven más débiles y rápidas con la práctica.

Cantar es mucho más complicado de lo que crees. Hay que controlar a la perfección cientos de movimientos musculares. Para ello no solo hace falta talento, sino también mucha práctica. Y eso también se aplica a los pájaros, según demuestran las investigaciones.

Sabemos que los pájaros macho silban de maravilla para atraer a las hembras, pero los científicos se preguntaban por qué entonces cantan necesariamente todos los días, incluso fuera de la época de apareamiento. Ahora resulta que la razón es sencilla: necesitan entrenar a diario sus cuerdas vocales para mantenerlas en forma y cantar bien. Y las hembras se dan cuenta si no se han ejercitado lo suficiente.

Cuerdas vocales en plena forma

“Cantar es crucial para los pájaros cantores. Cantan para impresionar a posibles parejas, defender su territorio y mantener relaciones sociales”, explica Iris Adam, investigadora principal. Pero, por supuesto, tienen que ser capaces de hacerlo bien. Y eso requiere entrenamiento. Para mantener los músculos del canto en plena forma, son necesarios incluso ejercicios especiales de canto, así lo descubrieron los investigadores.

“Se sabe desde hace tiempo que el canto de los pájaros cantores se produce gracias al movimiento rápido de los músculos vocales, pero hasta ahora no sabíamos si estos músculos responden al entrenamiento, como, por ejemplo, los músculos de nuestras piernas, y cómo lo hacen”, explica Iris Adam. Los investigadores han demostrado ahora que si los pájaros cantores no utilizan en absoluto sus cuerdas vocales, se vuelven mucho más lentos y débiles en pocos días. Pero incluso si solo se saltan el canto, los músculos vocales tienen la mitad de fuerza al cabo de solo una semana. “Esto fue muy sorprendente”, dice Adam. “En primer lugar, que estos músculos respondieran con tanta fuerza, pero también lo increíblemente rápido que se deterioraron. O lo usas o lo pierdes”.

Las hembras lo oyen

Cuando los investigadores estudiaron un poco más de cerca los cantos de los pájaros cantores, se dieron cuenta de otra cosa inusual: los pájaros cantaban diferente antes del ejercicio que después. “Usted y yo apenas podemos oír la diferencia, pero vimos una clara diferencia cuando escuchamos las grabaciones de cerca”, dice Adam.

Ahora, por supuesto, la pregunta sigue siendo: ¿qué importancia tiene esa diferencia, porque si nosotros no podemos oírla, ¿pueden hacerlo las hembras de los pájaros? Pues, efectivamente, parece que ellas tienen mejor oído. Los investigadores pusieron las canciones a pinzones cebra hembra. “Inmediatamente, pudieron oír la diferencia y tres cuartas partes prefirieron las canciones de los machos que habían practicado”, afirma la investigadora Katharine Riebel. “Curiosamente, estos resultados ofrecen una nueva explicación de por qué los pájaros cantan tanto y todos los días”, afirma también el investigador Coen Elemans.

Cantar todos los días

En todo el mundo, los pájaros cantan cada mañana de primavera y verano. Por qué lo hacen ha sido durante mucho tiempo un misterio. “Gran parte de ese canto parece no tener motivo. Cantan cuando no hay ninguna necesidad”, explica Adam. “Pero nuestros resultados muestran ahora que si no hacen ejercicio todos los días, su capacidad muscular se deteriora”, afirma Elemans. “Además, la falta de entrenamiento es audible en su canto y las hembras prefieren el canto de un macho que ha practicado”.

Así que los pájaros cantores tienen que dedicar mucho tiempo y esfuerzo al canto para seguir siendo atractivos para las hembras. Pero los investigadores hicieron otro descubrimiento importante. “Cuando la gente va al gimnasio a entrenar los músculos de los brazos y las piernas, normalmente van más despacio a medida que avanza el entrenamiento”, explica el investigador Per Stål. Pero en los pájaros cantores ocurre algo distinto. Sus músculos vocales no se hacen más fuertes y lentos con el entrenamiento, sino más débiles y rápidos.

Es lo contrario de lo que ocurre con los músculos de las extremidades. “Este entrenamiento inverso puede ser una característica única de las cuerdas vocales que se aplica a todos los animales, incluidos los humanos, porque todos los músculos vocales son similares”, afirma Adam. Por tanto, estos hallazgos pueden tener importantes implicaciones para la logopedia y el entrenamiento vocal en humanos.

Estudio aplicable en humanos

Esto es bastante innovador, porque es muy difícil estudiar los músculos de la laringe humana, así que hasta ahora la terapia se ha basado principalmente en lo que sabemos sobre los músculos de las piernas. “Pero así el entrenamiento de las cuerdas vocales podría funcionar de forma muy diferente, es decir, igual que en las aves. Los pájaros cantores pueden ser nuestros mejores aliados en el estudio de la fisiología de las cuerdas vocales para mejorar aún más el entrenamiento de la voz en humanos”, concluye.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto