Nunca antes se había emitido tanto CO₂ por quema de combustibles como este año

Las emisiones de CO₂ este año se ven afectadas por incendios forestales en Canadá, que generaron entre seis y ocho veces más emisiones de lo habitual. Esto resalta cómo eventos naturales pueden tener un impacto significativo en las cifras globales de gases de efecto invernadero.

Mientras los líderes mundiales reunidos en la cumbre del clima de Dubai intentan frenar el calentamiento global, llegan tristes noticias del Global Carbon Project: nunca antes se había emitido tanto CO₂ por la quema de combustibles fósiles como este año. La cifra asciende a 36 800 millones de toneladas de CO₂, lo que supone un aumento del 1,1 % respecto a 2022.

Las emisiones de dióxido de carbono han descendido en Europa y Estados Unidos, pero sigue habiendo un aumento si se mira a todo el mundo. Por ello, los científicos del clima señalan que las medidas mundiales para consumir menos combustibles fósiles no van lo suficientemente rápido. Por tanto, no están consiguiendo evitar el cambio climático provocado por el hombre y sus peligrosas consecuencias. 

Si seguimos así, hay un 50 % de posibilidades de que la Tierra se haya calentado hasta el punto de que las temperaturas medias superen en más de 1,5 grados los niveles preindustriales. Esto se predice dentro de siete años, según el equipo de Global Carbon Project.

Meseta de diez años

Incluso si incluimos los cambios en las emisiones procedentes de la deforestación, la reforestación y las plantaciones forestales en el panorama general, hay pocos motivos para alegrarse. Los investigadores escriben en el informe sobre el clima que las emisiones mundiales totales de CO₂ (provocadas por los combustibles fósiles más los cambios en el uso del suelo) se situarán en torno a los 40 900 millones de toneladas en 2023. Esta cifra es más o menos la misma que la del año pasado, lo que significa que las emisiones se han estancado durante una década. Por tanto, el mundo no está consiguiendo reducir drásticamente las emisiones para alcanzar los objetivos climáticos acordados.

El Global Carbon Project está formado por investigadores de más de 90 universidades y otros institutos científicos de todo el mundo. Con más de 120 personas, elaboran el informe anual Global Carbon Project, que ofrece una actualización del estado actual de las emisiones de CO₂. 

“El impacto del cambio climático es innegable, puede verse a nuestro alrededor. Pero los líderes mundiales carecen de decisión para reducir las emisiones de carbono procedentes de combustibles fósiles, todo es dolorosamente lento. Gobiernos y empresas deberían hacer mucho más para frenar este enorme problema”, explica el investigador principal, Pierre Friedlingstein, del Global Systems Institute, con sede en Exeter (Reino Unido). “Las posibilidades de cumplir el objetivo de 1,5 grados centígrados del Acuerdo del Clima de París son nulas. Los líderes mundiales reunidos ahora en la Conferencia sobre el Clima de Dubái (COP28) tendrán que acordar un gran recorte de las emisiones de combustibles fósiles; de lo contrario, ni siquiera conseguiremos bajar de los 2 grados de calentamiento global”.

Cero neto fuera de la vista

La catedrática del clima Corinne Le Quéré está de acuerdo. “Los últimos datos sobre el CO₂ muestran que los esfuerzos actuales no son lo suficientemente profundos ni generalizados como para situar las emisiones mundiales en una trayectoria descendente hacia el cero neto. Sin embargo, podemos ver que algunas tendencias en las emisiones están empezando a cambiar. Esto demuestra que las políticas climáticas pueden ser realmente eficaces”.

En la actualidad, las emisiones de gases de efecto invernadero siguen siendo demasiado elevadas. “Están aumentando las concentraciones de CO₂ en nuestra atmósfera, acelerando el cambio climático, agravando la situación y haciendo que su impacto sea cada vez mayor”, advierte Le Quéré. “Todos los países tienen que hacer que sus economías dependan menos de los combustibles fósiles más rápidamente de lo que lo han venido haciendo hasta ahora. Esto es necesario para evitar los peores efectos del cambio climático”.

Diferencias entre países

Sin embargo, las diferencias entre países son amplias. Este año, se prevé que las emisiones de CO₂ aumenten un 8,2 % en India y un 4 % en China, mientras que descenderán bruscamente un 7,4 % en la UE y un 3 % en EE. UU.. En el resto del mundo, las emisiones se mantendrán más o menos igual. Aproximadamente la mitad de todo el dióxido de carbono emitido es absorbido por sumideros de carbono en la tierra y en los océanos. El resto permanece en la atmósfera, provocando el cambio climático. Este año ha habido más emisiones de CO₂ procedentes de incendios forestales. Esto se debe principalmente a los numerosos incendios en Canadá, que causaron entre seis y ocho veces más emisiones de lo normal. Quienes piensen que la tecnología arreglará las cosas se llevarán una decepción: actualmente, la tecnología para eliminar el dióxido de carbono del aire, como el almacenamiento de carbono en antiguos yacimientos de gas, solo elimina 0,01 millones de toneladas de CO₂ de la atmósfera. Esto es más de un millón de veces menos que las emisiones actuales de CO₂.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto