Jóvenes que viven con sus padres tienen mayores problemas de salud mental

El estudio destaca que los adultos jóvenes de entre 30 y 34 años, las mujeres y aquellos que residen en zonas rurales tienen una mayor probabilidad de experimentar un deterioro en la salud mental al vivir con sus padres. Este hallazgo resalta la importancia de considerar factores demográficos y geográficos al abordar los impactos psicológicos de la vivienda en la juventud.

Los investigadores advierten que la situación de vivir con los padres puede tener repercusiones significativas en diversos aspectos, tales como las relaciones personales, la vida social, la intimidad individual, así como en la percepción de logro personal e independencia. Este fenómeno no solo plantea desafíos prácticos, sino que también influye de manera profunda en la esfera emocional y psicológica de los individuos afectados.

En muchos países del mundo nos enfrentamos a una auténtica crisis de la vivienda. Y, por desgracia, muchos jóvenes se llevan la peor parte. Al no poder encontrar una vivienda adecuada e independiente, muchos se ven obligados a quedarse con sus padres. Y eso puede ser muy frustrante. De hecho, los investigadores han descubierto ahora que, en algunos casos, esto puede incluso afectar gravemente al bienestar mental.

Vivir en casa, investigación

Últimamente, se ha prestado mucha atención a la creciente tendencia de los jóvenes adultos a vivir con sus padres. A pesar de ello, en realidad se sabe relativamente poco sobre qué adultos jóvenes siguen viviendo en casa y cómo afecta esto a sus vidas. Un estudio australiano publicado recientemente ofrece una visión del impacto de vivir en casa en los jóvenes. Y demuestra de forma concluyente que, por lo general, esto se asocia a un deterioro de la salud mental.

Los investigadores utilizaron una completa base de datos australiana sobre vivienda, ingresos y empleo para examinar el número y las categorías de jóvenes que siguen viviendo con sus padres. En los últimos 20 años, el número de adultos jóvenes que se ven obligados a seguir viviendo con sus padres ha aumentado aproximadamente un 18 % en Australia. 

Los resultados muestran que esta tendencia ha sido especialmente notable desde la década de 2000, sobre todo entre las personas que viven fuera de las grandes ciudades (un aumento del 46 %), los adultos mayores (un aumento del 36 %), las mujeres (un aumento del 28 %) y los grupos de bajos ingresos (un aumento del 10 %).

Salud mental y estigma

Según los investigadores, vivir en casa durante mucho tiempo tiene un efecto negativo demostrable en la salud mental. “La relación entre ambos es bastante compleja y parece depender principalmente de las circunstancias individuales”, afirma la autora principal del estudio, Amber Howard

“En general, los adultos jóvenes experimentan una peor salud mental cuando viven en casa, aunque algunos parecen más sensibles a esto que otros. Los adultos mayores de entre 30 y 34 años, las mujeres y los habitantes de zonas rurales y regionales son los que peor salud mental presentan cuando se ven obligados a vivir con sus padres”. El único grupo que parece sufrir menos son los adultos jóvenes de entre 18 y 21 años, según el estudio. “Esto se debe a que suelen encontrarse en una situación difícil cuando viven en otro lugar, donde se enfrentan a costes elevados y a la incertidumbre”, explica Howard.

En general, los resultados muestran que muchos jóvenes tienen considerables dificultades para vivir con sus padres, sobre todo si no es su propia elección. Y hay muchas razones posibles para ello. “Una es que existe un estigma asociado a vivir en casa”, explica Howard. “Se ve como un déficit personal. En las sociedades individualistas existe cierta presión para ‘ser capaz de cuidar de uno mismo de forma independiente’, incluso en condiciones económicas que lo hacen extremadamente difícil”. “Otra razón es que vivir en casa se ha convertido cada vez más en una necesidad, ya no es una opción. Los adultos jóvenes no solo viven en casa durante sus estudios o al principio de su carrera profesional, sino también más tiempo del que les gustaría, simplemente porque no hay otras opciones. Esto puede afectar a sus relaciones, su vida social, su intimidad y su sensación de realización e independencia”.

Zonas urbanas caras

Howard subraya, sin embargo, que no se puede meter a todo el mundo en el mismo saco. “También hay muchos jóvenes que están bien viviendo en casa”, afirma. “Esto ocurre sobre todo en las zonas urbanas caras, donde los jóvenes se benefician de las oportunidades laborales, la educación y el contacto social. Así que vivir con los padres no tiene consecuencias negativas para todos. Además, algunos jóvenes permanecen más tiempo con sus padres debido a problemas de salud mental preexistentes. La realidad es que hay jóvenes que entran en ambas categorías”.

En resumen, según Howard, vivir en casa no es necesariamente malo en sí mismo. “Lo preocupante es que los jóvenes se están volviendo dependientes de ello como forma de hacer frente a la falta de opciones de alquiler decentes y asequibles”, subraya. “Estas opciones acaban estando al alcance de unos y no de otros. El problema es que, a medida que más jóvenes se hacen dependientes de vivir en casa, más difícil les resulta ascender. Esto corre el riesgo de ampliar la brecha entre los adultos jóvenes con padres ricos y acomodados y los que no los tienen”.

¿Qué podemos hacer?

Una pregunta acuciante es qué podemos hacer para ayudar a todos esos jóvenes que se ven obligados a vivir con sus padres y sufren mentalmente por ello. “En primer lugar, es necesaria una mejora general de los servicios de salud mental”, argumenta Howard. “Otra cuestión esencial es simplemente una mayor apertura sobre este tema. Algunas de las presiones mentales a las que se enfrentan los adultos jóvenes cuando viven con sus padres parecen derivarse del estigma social, la sensación de fracaso y la falta de independencia”. Y hay que disipar esa idea, según Howard. “La realidad es que el mercado de la vivienda y las condiciones económicas a las que se enfrentan los jóvenes adultos son extremadamente difíciles”, explica. “Vivir con los padres no significa que tengan carencias personales o que fracasen en su independencia. Un aspecto positivo es que, a medida que vivir en casa se vea más como algo normal, también será más aceptado socialmente. Eso no significa, por cierto, que no sea crucial abordar también los problemas sistémicos del mercado de la vivienda, para que los adultos jóvenes que quieran vivir de forma independiente puedan hacerlo realmente”.

Viviendas en peligro

Este estudio se centra en la vida en el hogar, pero en realidad toca temas mucho más amplios dentro del sistema de la vivienda, especialmente en lo que se refiere a la regulación de las viviendas de alquiler. “El sector privado del alquiler suele ser el primer paso para los jóvenes adultos que quieren independizarse”, dice Howard. “Los altos costes, el aumento de los alquileres, la incertidumbre y las dificultades para encontrar una vivienda de alquiler asequible son obstáculos importantes que dificultan que los jóvenes abandonen el hogar paterno. Por lo tanto, nuestros resultados ponen de relieve la urgencia de abordar la normativa y las políticas relacionadas con la vivienda de alquiler. También subrayan la necesidad de opciones alternativas al alquiler. Cada vez es más difícil para los jóvenes adultos acceder a una vivienda social de alquiler debido a la enorme demanda y a las largas listas de espera, incluso si cumplen los requisitos básicos. Estas limitaciones del mercado de la vivienda presionan a los padres para que ayuden a sus hijos, incluso cuando los propios padres se enfrentan a un aumento del coste de la vida y no siempre pueden ayudar económicamente”.

Los resultados sugieren que vivir en casa puede ser una forma importante en la que la vivienda afecta a la salud mental de las personas. “Curiosamente, los grupos sociodemográficos en los que más aumentó vivir en casa son los que tienen peor salud mental”, afirma Howard. El estudio demuestra, por tanto, que vivir en casa no es una solución adecuada a la difícil situación a la que se enfrentan los jóvenes adultos en el mercado de la vivienda. Aunque inicialmente pueda parecer una solución razonable, conlleva importantes desventajas para quienes se ven obligados a tomar esta decisión.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad

Publicidad

Formulario de contacto