Hace 145 millones de años los mosquitos macho chupaban sangre: hallazgo en ámbar

En el Cretácico Temprano, los mosquitos macho tenían un gusto por la sangre, desafiando la creencia moderna de que solo las hembras son hematófagas. Este antiguo hábito de los mosquitos macho plantea intrigantes preguntas sobre la evolución y el cambio en sus preferencias alimenticias a lo largo de millones de años.

A los mosquitos les encanta la sangre. Seguramente lo habrás notado alguna vez si te ha picado uno de esos molestos bichos. Pero, ¿sabía que hoy en día solo las hembras son hematófagas? Los científicos suponían que siempre había sido así, pero acaban de descubrir que hace mucho tiempo a los mosquitos macho también les gustaba un jugoso sorbo de sangre.

En un ámbar del Líbano de principios del Cretácico, los científicos han encontrado los fósiles de mosquitos más antiguos que se conocen. Se trata de dos machos de la misma especie en los que se ve claramente que tienen una probóscide que les permite chupar sangre. Y esto es bastante notable porque normalmente las hembras son las que chupan la sangre.

“El ámbar libanés es hasta la fecha el ámbar más antiguo con huellas biológicas claras y es un material muy importante, ya que su formación fue simultánea al inicio de la aparición de las plantas con flores y todo lo que se deriva de la evolución de los polinizadores”, afirma, entre otros, el investigador Dany Azar, de la Universidad libanesa.

El mosquito en ámbar más antiguo del mundo- infoterio
Un mosquito en ámbar. Imagen: Dany Azar

“La datación molecular sugiere que la familia Culicidae se originó en el Jurásico, pero antes el avistamiento más antiguo era del Cretácico Medio”, dice André Nel, del Museo de Historia Natural de París. “Aquí tenemos uno del Cretácico Temprano, unos 30 millones de años antes”.

Del néctar a la sangre

La familia Culicidae consta de más de tres mil especies de mosquitos, pero hasta ahora había muchas dudas sobre su evolución porque faltaban fósiles de cierta época. Mientras tanto, sí sabíamos que a las hembras de mosquito les gusta la sangre, lo que las convierte en un importante difusor de enfermedades infecciosas. La hematofagia, como se denomina oficialmente a la succión de sangre, se originó probablemente en los insectos después de que estos animales chuparan por primera vez el líquido de las plantas. Como ya tenían una probóscide adecuada para ello, el paso a chupar sangre fue menor. Las moscas hematófagas, por ejemplo, evolucionaron a partir de insectos que se alimentaban de néctar. Pero cómo sucedió exactamente sigue siendo un misterio.

El nuevo estudio cambia esta situación. Los científicos chinos y libaneses describen dos mosquitos macho con hocicos aptos para picar. Poseen una mandíbula inferior triangular especialmente afilada y una estructura alargada con una especie de dientes pequeños.

Los fósiles hallados confirman definitivamente que los mosquitos ya existían en el Cretácico Temprano, que comenzó hace unos 145 millones de años. También dejan claro que la evolución de los chupadores de sangre es más complicada de lo que se pensaba, porque también hubo machos chupadores de sangre en un pasado lejano, por ejemplo.

Muchos misterios

Pero aún quedan muchos misterios por resolver. En futuras investigaciones, por tanto, los científicos esperan saber más sobre la utilidad de chupar sangre para los mosquitos macho del Cretácico Temprano. Y la pregunta, por supuesto, es por qué ahora ya no es así y solo las hembras consumen sangre.

Por qué los mosquitos chupan sangre

A las hembras de mosquito les gusta beber sangre porque necesitan las proteínas que contiene para poner huevos. Poseen una probóscide urticante, que puedes imaginar como un tubo hueco que contiene seis agujas. Las seis agujas penetran en la piel después de hacer palanca. Dos agujas separan el tejido cutáneo, otras dos tienen como una especie de dientes con los que cortan la piel, la quinta aguja tiene receptores para encontrar tus vasos sanguíneos y también sirve para succionar. Con la sexta aguja, el mosquito inyecta en la piel una mezcla de hasta cien sustancias que impiden la coagulación de la sangre y mantienen la piel adormecida mientras sorbe la sangre. La comida completa dura unos tres minutos. Con eso, la madre mosquito puede alimentar hasta doscientos huevos.
Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad

Publicidad

Formulario de contacto