¿El bitcoin devora grandes cantidades de energía? No has visto el consumo de agua

La cantidad de agua utilizada por el Bitcoin en una transacción, que podría llenar una piscina, es 6,2 millones de veces más que la cantidad de agua promedio utilizada en una transacción digital convencional. ¡El mundo digital y criptográfico nos sigue sorprendiendo con sus cifras asombrosas!

La moneda digital también está demostrando ser una auténtica devoradora de agua: se puede llenar una piscina con cada transacción. Y eso es más que alarmante. “Es algo que no nos podemos permitir en el mundo actual”, afirma.

Que el bitcoin es un auténtico devorador de energía ya no debería ser un secreto. En lugar de asimilarse al “oro digital”, la popular criptomoneda debería compararse más bien con productos que consumen mucha energía, como la carne de vacuno, el gas natural y el petróleo crudo. Además, el bitcoin emite anualmente tanto CO₂ como un país pequeño. Pero por si fuera poco, el criptoeconomista Alex De Vries aporta datos aún más impactantes. Y es que el consumo de agua de bitcoin también se está disparando.

Bitcoin y CO₂: ¿otra vez?

Quien desee adquirir bitcoins puede optar por “minarlos”. Esto consiste en ganar bitcoins utilizando un ordenador para resolver complejas ecuaciones matemáticas. Resolver estas ecuaciones requiere una potencia de cálculo considerable y, por tanto, energía. En todo el mundo, se destina una enorme cantidad de electricidad a la minería virtual de bitcoins. Y la mayor parte de esta electricidad se genera utilizando combustibles fósiles. Resulta que los mineros de bitcoins dependen del carbón en un 45 % y del gas en un 21 % de su consumo energético. Esto provoca enormes cantidades de contaminación atmosférica y emisiones de carbono. Y estas, a su vez, tienen un impacto negativo en nuestro clima y salud globales. Las centrales hidroeléctricas son la principal fuente de energía renovable para el bitcoin: proporcionan alrededor del 16 % de la energía que necesita la moneda digital. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, aunque las centrales hidroeléctricas proporcionan energía verde, también tienen un inconveniente: la construcción de presas y grandes embalses de agua suele tener un enorme impacto en el medio ambiente y en todo lo que hay en él.

Así pues, como muestra el cuadro anterior, la minería de bitcoins requiere una potencia de cálculo considerable. Los mineros realizan unos 350 quintillones (o 350 con 18 ceros) de conjeturas por segundo. “Cada 10 minutos, la respuesta correcta se hace visible”, explica De Vries. “Los datos restantes, de los que hay quintillones, consisten en cálculos que no tienen ninguna otra función y, por tanto, se rechazan inmediatamente”.

En el mismo proceso también se consume una cantidad considerable de agua. Y las cantidades exactas las ha calculado ahora De Vries. Espere. Porque De Vries estima que la minería mundial de bitcoins habrá consumido más de 1600 gigalitros (GL) de agua en 2021. De media, cada transacción en la blockchain de bitcoin utiliza 16 000 litros de agua, suficiente para llenar una piscina. “Desde luego, esa proporción solo puede calificarse de extraña”, afirma De Vries. “Una transacción digital normal utiliza menos de 3 mililitros de agua de media. En el caso del bitcoin, es 6,2 millones de veces más de media. Esto es algo que no nos podemos permitir en el mundo actual”. Y esto no se queda ahí. Según De Vries, se espera que el consumo de agua del bitcoin aumente hasta los 2300 GL en 2023.

¿Por qué el bitcoin engulle tanta agua? “Podemos distinguir dos vías”, explica De Vries cuando se le pregunta. “La primera es directa y tiene que ver con la refrigeración de los ordenadores de los grandes centros de datos con agua (dulce). La segunda (y principal) es el consumo indirecto de agua relacionado con la generación de la electricidad que consumen los mineros”. Por ejemplo, las centrales eléctricas de carbón y gas que suministran electricidad a los ordenadores consumen agua para bajar la temperatura. Esta agua de refrigeración se evapora y no puede reutilizarse. “También en las centrales hidroeléctricas se evapora una cantidad importante de agua de los embalses”, continúa De Vries. Y de este modo, la “huella hídrica” de bitcoin es muy elevada.

Escasez de agua en todo el mundo

Los resultados son bastante preocupantes. Porque en estos momentos ya nos enfrentamos a una grave crisis del agua en todo el mundo. “Por tanto, todo esto supone un reto en un mundo en el que la escasez de agua es cada vez más frecuente debido al cambio climático”, argumenta De Vries. “Si seguimos utilizando este valioso recurso para cálculos inútiles, creo que la realidad es realmente dolorosa”. 

La ya prevista escasez de agua podría aumentar aún más. Por ello, advierte de que si el bitcoin sigue funcionando de la forma actual, podría afectar a la disponibilidad de agua potable, especialmente en países que ya sufren escasez de agua. “Especialmente en regiones como Asia Central, se espera una escasez de agua en los próximos años”, dice De Vries. “Y precisamente allí, los mineros son responsables de un importante consumo de agua”. Por ejemplo, en Kazajistán, un centro mundial de minería de criptodivisas, las transacciones de bitcoin utilizaron nada menos que 997,9 GL de agua en 2021. Este país de Asia Central ya se enfrenta a una escasez de agua, y el creciente impacto hídrico de la minería de bitcoin podría agravar esta escasez.

Para aquellos que ahora piensan que frenar la moneda digital es la mejor solución, hay enfoques alternativos a considerar que son un poco menos rigurosos. “Se podría promover el uso de energía solar y eólica”, sugiere De Vries. Aunque no es el más entusiasta al respecto. “¿De verdad quieres utilizar la energía solar y eólica para la criptomoneda?”, se pregunta en voz alta. “En muchos países, incluido Estados Unidos, la disponibilidad de energía renovable es limitada. Por supuesto, puedes destinar parte de estas renovables a la criptodivisa, pero eso implica que otras cosas podrían ser alimentadas por combustibles fósiles. No estoy seguro de cuánto beneficio se obtiene de esto”.

Un software diferente

En su lugar, De Vries aboga por modificar el software de bitcoin para que todos los ordenadores que consumen mucha energía simplemente dejen de ser necesarios. “La segunda criptodivisa más grande, Ethereum, demostró el año pasado que esto no tiene por qué ser un problema técnicamente”, argumenta De Vries. “En septiembre, sustituyeron la minería proof-of-work por una alternativa más sostenible, conocida como proof-of-stake. Como resultado, ya no dependen de la potencia de cálculo para hacer funcionar la red y han reducido su consumo de energía en más de un 99 %. Este cambio ha tenido efectos positivos similares en otros aspectos de la sostenibilidad, como la huella de carbono, el consumo de agua y los residuos electrónicos. El mayor obstáculo es principalmente que la comunidad bitcoin actual no está dispuesta a cambiar nada del software. Pero si existiera esa voluntad, todo esto podría solucionarse mañana mismo, por así decirlo”.

Subida de precios del bitcoin

Que el bitcoin se cambie voluntariamente está totalmente en el aire. De momento, al menos, la criptomoneda no mueve ficha al respecto. Y eso significa que tanto el consumo de energía como el de agua siguen por las nubes. A los criptoconsumidores esto no parece importarles demasiado. Porque con un valor de más de 37 000 dólares por moneda, el bitcoin sigue creciendo a nivel mundial. “El precio del bitcoin ha subido recientemente y ha alcanzado el nivel más alto del año”, explica De Vries. “Y esto a pesar del reciente colapso de varias plataformas de criptodivisas. Esto tendrá graves consecuencias, ya que un precio más alto va acompañado de una carga medioambiental cada vez mayor. El aspecto más doloroso de la minería de criptomonedas es que consume mucha potencia y recursos informáticos. Pero estos recursos no se utilizan para crear algún tipo de modelo, como la inteligencia artificial, que luego se pueda utilizar para otros fines. Simplemente, realiza cálculos inútiles”.

Según De Vries, su nuevo estudio deja claro que las consecuencias de la minería de bitcoins son aún mayores de lo que se sabía. Pero no solo eso. “También demuestra que más energía verde no es necesariamente una solución”, opina. “Probablemente, podamos dar a esa energía un uso mejor que el de realizar cálculos inútiles en la minería de bitcoins. Además, es precisamente la energía hidroeléctrica la responsable en parte del consumo (indirecto) de agua de bitcoin. Por último, el estudio también muestra bien que el consumo de agua está aumentando rápidamente, lo que subraya la importancia de prestarle la debida atención”.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad

Publicidad

Formulario de contacto