Decir no a una invitación no afecta tanto como creemos: no arruina tus relaciones sociales

Decir “no” a una invitación suele preocuparnos más de lo necesario. La mayoría de las veces, la otra persona no se enfada tanto como creemos. ¡Libérate del temor al rechazo y disfruta más de tu tiempo!

La enésima invitación a una fiesta de Navidad cae en saco roto y luego hay algunos invitados de cumpleaños a los que les gustaría mucho que fueras a su fiesta. Es demasiado, no te apetece, no tienes tiempo o ambas cosas, pero vas igualmente. Porque crees que a la otra persona le importaría mucho que no fueras. Eso no es tan malo. Puedes cancelarlo sin problemas, es la conclusión de una nueva investigación.

Dicen que la gente sobrevalora el impacto social de decir que no. “Una vez me invitaron a un acto al que no quería ir en absoluto, pero fui de todos modos porque tenía miedo de que la persona que me había invitado se sintiera muy decepcionada si no iba. Y eso parece ocurrirle a mucha gente”, afirma el investigador principal, Julian Givi, de la Universidad de Virginia Occidental. “Sin embargo, nuestra investigación demuestra que las consecuencias negativas de decir que no son mucho menos malas de lo que pensamos”.

Experimento, relajarse en la casa

Más de tres cuartas partes de los encuestados en el estudio confesaron haber aceptado ocasionalmente una invitación a una actividad a la que no querían ir por miedo a las consecuencias del rechazo. Para averiguar si estos temores eran fundados, los investigadores realizaron cinco experimentos con un total de más de dos mil participantes.

En uno de los experimentos, los investigadores pidieron a los participantes que leyeran una escena en la que, o bien, invitaban a amigos a cenar en un restaurante, o bien ellos mismos eran invitados. Los participantes que fueron invitados tenían que imaginar que declinaban la invitación porque ya tenían planes durante el día y preferían relajarse en casa por la noche. Los participantes que invitaban ellos mismos tenían que imaginar que un amigo decía que no por la misma razón.

La pregunta, por supuesto, era: ¿cómo vivieron el rechazo ambas partes? Las personas que imaginaron que rechazaban la invitación de un amigo a menudo pensaban que tenía un impacto negativo inmediato en su relación. Eran mucho más propensos a pensar que su amigo se enfadaría y decepcionaría y no volvería a invitarles, de lo que ocurrió en realidad. Los que fueron rechazados no solían pensar que fuera para tanto. Según los investigadores, esto se debe a que los participantes que rechazaron la invitación pensaban que su amigo se centraría mucho más en el rechazo en sí que en las consideraciones que la persona tenía antes de decir que no.

“En todos nuestros experimentos, descubrimos de forma muy consistente que los invitados sobrestiman las consecuencias negativas si rechazan la invitación”, dice Givi. “La gente exagera hasta qué punto la persona que envía la invitación se centra en el rechazo en sí, en lugar de en los pensamientos que pasan por la cabeza de alguien antes de decir que no”.

Experimento, sin apetito para cenar

En otro experimento participaron 160 parejas. En primer lugar, se pidió a uno de los dos que saliera de la habitación donde se estaba llevando a cabo la investigación. A continuación, la otra escribió una invitación a su pareja para cenar, ir al cine o, por ejemplo, dar un paseo por el parque. Después, esa persona también abandonaba la sala y la otra regresaba. Este último tenía que escribir un rechazo diciendo algo parecido a: “Prefiero quedarme en casa y relajarme”. A continuación, volvieron a cambiar de sitio para que el autor de la invitación pudiera leer el rechazo.

Una vez más, resultó que la persona que rechazaba la invitación tenía muchas más probabilidades de pensar que su pareja se enfadaría o decepcionaría de lo que en realidad era el caso. Esto deja claro que la gente sobrevalora sistemáticamente cuánto le importa a alguien que le digas que no, incluso en una relación amorosa duradera. “Aunque ha habido veces en que me he sentido un poco triste cuando alguien declinaba mi invitación, nuestra investigación deja claro que la gente sobreestima el impacto negativo en sus relaciones”, dice Givi.

Por eso, el científico aconseja decir no a las invitaciones más a menudo. La vida ya es bastante ajetreada y a veces uno prefiere dedicar su valioso tiempo a otra cosa. En realidad, a la otra persona no le importa tanto como crees. Así te ahorras unas cuantas copas de Navidad obligatorias.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto