¿Realmente una mascota te hace feliz? Investigaciones afirman lo contrario

A pesar de la creencia popular de que las mascotas son una fuente segura de felicidad, el estudio revela que la presencia de animales de compañía no muestra diferencias significativas en los niveles de felicidad entre quienes tienen mascotas y quienes no, desafiando así la percepción generalizada sobre la influencia positiva de los animales en nuestra alegría.

Muchas personas alrededor del mundo tienen una mascota. Se podría pensar que esto les haría más felices, si no, ¿para qué gastar tanto tiempo y dinero en ello? Sin embargo, parece que no es así. Los dueños de mascotas dicen que un perro o un gato les mejora la vida, pero las cifras de felicidad muestran lo contrario.

Investigadores de la Universidad Estatal de Michigan preguntaron a 767 personas en tres momentos de mayo de 2020 (es decir, en la época del Coronavirus) qué les había hecho sentir su mascota. Precisamente durante la época de la pandemia del Coronavirus, cabría esperar que la gente fuera más feliz con su mascota porque había poco más que hacer y tenían más tiempo. Al principio, eso también parece ser cierto. Los dueños de mascotas afirman que sus animales les hacen felices. Los animales también les ayudaban a experimentar más emociones positivas y les proporcionaban afecto y compañía. Los participantes también mencionaron aspectos negativos, como la preocupación por el bienestar del animal y la dificultad para compaginarlo con el trabajo.

No hay ninguna diferencias

Pero, en general, se mostraron muy positivos con su mascota. Sin embargo, cuando se comparó su felicidad vital con la de las personas que no tenían mascota, no parecía haber ninguna diferencia, ni siquiera a lo largo del tiempo. Por lo tanto, el tipo de mascota no importaba, ni tampoco la personalidad del dueño. 

“Parece que la soledad previa, por ejemplo, tampoco influye, al igual que otros factores demográficos, como si se es soltero o se tienen hijos”, afirma. “Además, estudios anteriores demostraron que no importa dónde se viva, si hay mucha vegetación cerca, por ejemplo”, dice el investigador William Chopik, de la Universidad Estatal de Michigan.

Los investigadores plantearon a la gente una pregunta muy abierta sobre tener una mascota, el cuál era: “Si quiere decir algo sobre cómo su mascota le hizo o no feliz durante la pandemia, puede hacerlo aquí”. “Una gran mayoría dijo que sus mascotas les habían hecho la vida mejor. Al hacerlo, también mencionaron una serie de razones concretas”, afirma el investigador Chopik. “Pero en el artículo también analizamos toda la bibliografía sobre el tema y encontramos pruebas contradictorias sobre lo felices que hacen a la gente las mascotas. Algunos estudios concluyeron que tener una mascota te hace más feliz durante un breve periodo de tiempo, tras el cual vuelves a tu nivel básico de felicidad, y otros descubrieron que en realidad te hace un poco más infeliz. En nuestro estudio, se dio el caso de que no había ninguna diferencia entre las personas con y sin mascotas”.

Resultados inesperados

A Chopik le abrió los ojos. “La gente dice que las mascotas les hacen felices, pero cuando empezamos a medir la felicidad real, resulta que no es así”. El investigador no se lo esperaba. “Suponía que una mascota era buena para la salud de las personas. Y también pensaba que la personalidad influiría. Por ejemplo, pensaba que los extrovertidos serían más felices con un perro porque les ayuda a socializar. Y que a las personas tímidas les gustan más los gatos. Pero parece que no es así. Esto demuestra que hay muchas más cosas en la vida de las personas que el hecho de tener o no un animal de compañía”.

Sin embargo, el investigador también indica que el estudio tenía bastantes limitaciones. “No pudimos profundizar mucho y el diseño del estudio limitó lo que podíamos deducir de él. Por ejemplo, también hay estudios en los que se pregunta a la gente lo feliz que se siente cuando interactúa con su mascota. Esos muestran que hay un aumento del bienestar en ese momento. No sé si eso se traduce en una vida más larga o en ser muy feliz cada día, pero posiblemente reduce el estrés”.

Sin embargo, Chopik sí cree que las conclusiones son lo bastante sólidas como para no aconsejar a la gente que se haga con un animal de compañía inmediatamente. “La gente ve amigos solitarios que buscan compañía y entonces recomiendan una mascota. Pero es poco probable que tenga tanto efecto como la gente cree”.

Falsa esperanza

El hecho de que una mascota no haga necesariamente más feliz puede deberse a que quienes no la tienen han llenado su vida de cosas que les hacen felices de otras maneras. “Poner todas tus esperanzas en una mascota para sentirte mejor es probablemente injusto y posiblemente a expensas de otras cosas que puedes hacer en tu vida para sentirte más feliz”, dijo Chopik.

Lo que la investigadora quiere señalar por encima de todo es que una mascota no hará desaparecer los problemas de salud mental ni la soledad. “Hay muchas cosas con las que luchan las personas solitarias. Las mascotas probablemente no puedan resolver el problema subyacente. Es mejor evaluar tu vida: ¿qué te falta y que quieres? La terapia puede ayudar. También lo digo desde la perspectiva del bienestar animal. No todo el mundo puede manejar bien a las mascotas”.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad

Publicidad

Formulario de contacto