Migración forzada: animales huyen de los trópicos por culpa del clima

Algunos animales tropicales están desarrollando comportamientos inusuales para adaptarse al cambio climático; por ejemplo, se ha observado que ciertas especies de aves tropicales modifican sus rutas migratorias en busca de temperaturas más frescas, desafiando las expectativas tradicionales de sus patrones de migración.

No solo algunas partes del mundo se están volviendo inhabitables para los humanos a medida que la Tierra sigue calentándose, también los animales buscan refugio en otros lugares. Los animales terrestres y marinos de las regiones tropicales luchan contra el aumento de las temperaturas. Sus cuerpos están al límite. Hasta que no pueden más y se extinguen o huyen.

Así se desprende de un amplio estudio sobre 460 animales de sangre fría, terrestres y marinos. Se analizaron las temperaturas de las zonas en las que viven actualmente estos animales y las zonas en las que se encontrarían mejor en función de su tolerancia a las fluctuaciones de temperatura.

Éxodo de animales

Y prepárese: según un equipo internacional de científicos de Australia, España, México y Dinamarca, entre otros países, se avecina una auténtica migración. Peces y otros animales marinos se están viendo obligados a abandonar sus hábitats en busca de lugares más frescos. 

“Los animales marinos son presumiblemente más vulnerables al cambio climático porque ya viven al límite de la temperatura que sus cuerpos aún pueden soportar. Si las zonas que consideran su hogar se calientan aún más, sus cuerpos ya no pueden soportar el calor”, afirma Joanne Bennette, investigadora de la Universidad Nacional Australiana (ANU). “Sabemos que los océanos se están calentando a un ritmo sorprendentemente rápido, y eso obligará a muchos animales marinos a abandonar sus hábitats y trasladarse a regiones más frías”.

Eso tiene implicaciones para la Gran Barrera de Coral, por ejemplo. “Las zonas tropicales como la Gran Barrera de Coral pueden albergar muchas especies porque son muy ricas en fuentes de alimento. Especialmente para los animales que dependen de los arrecifes de coral, sabemos que dependen de su hábitat para sobrevivir”.

La rana Cophixalus neglectus

Trasladarse a lugares más fríos es más fácil decirlo que hacerlo. “Cuando los animales se ven obligados a marcharse a profundidades donde hace más frío, entran en un entorno totalmente nuevo y no hay garantías de que puedan encontrar allí el alimento que necesitan para sobrevivir”, explica la investigadora.

Un ejemplo es la rana Cophixalus neglectus, que está en peligro de extinción. Esta rana parda vive actualmente en la selva tropical de Queensland, pero también está entre los animales que podrían tener que reubicarse. 

“Estas ranas se ven obligadas a abandonar su hábitat natural porque ya no pueden adaptarse al aumento de las temperaturas. Casi han llegado al límite de lo que sus cuerpos pueden soportar y entonces no tienen más remedio que marcharse. Eso plantea grandes riesgos”, afirma Bennett. “Aunque solo el 1 % de Australia es selva tropical, la zona es extremadamente rica en biodiversidad. Así que tenemos mucho que perder. Pero no es un problema australiano, sino mundial”.

Animales de climas más templados

Aunque la gravedad de la situación varía mucho según la región. Las especies animales de climas más templados aún no están tan cerca del límite de lo que sus cuerpos pueden soportar en términos de temperatura. La razón por la que estos animales no viven en los climas tropicales más estables no es porque no puedan soportar el calor, sino porque no pueden competir con otros animales por la comida disponible en abundancia en las zonas donde viven actualmente.

“Hemos descubierto que las especies animales que viven en climas templados pueden soportar temperaturas más altas que las que experimentan normalmente. Pero probablemente son más vulnerables a otros problemas climáticos, como las condiciones meteorológicas extremas o la sequía”, afirma Bennett. “En periodos de sequía, estos animales tienen que competir por la comida y el agua, que empiezan a escasear. Algunos morirán porque no son tan buenos como otros animales a la hora de competir por los recursos disponibles”.

¿Pero adónde irá a parar?

Se trata de un estudio interesante porque permite a los científicos del clima comprender mejor hasta qué punto son sensibles algunas especies animales al aumento de las temperaturas y a problemas climáticos cada vez más comunes, como la sequía. “Esto ayudará a predecir adónde migrarán los animales si la Tierra sigue calentándose y el clima continúa calentándose”, concluye Bennett.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad

Publicidad

Formulario de contacto