¿Las feministas odian a los hombres? Un estudio afirma que no es así

A pesar de los estereotipos persistentes, las feministas participantes en el estudio no solo tenían actitudes positivas hacia los hombres, sino que también subestimaban la calidez que sentían hacia ellos. Esto destaca la discrepancia entre la percepción pública y la realidad, desafiando la noción común de que el feminismo implica necesariamente una visión negativa de los hombres.

Las feministas defienden los derechos de las mujeres. Al hacerlo, existe el estereotipo de que odiarían a los hombres. Pero ese mito se ha disipado de una vez por todas: no parece haber diferencias en las actitudes hacia los hombres entre feministas y no feministas.

Un equipo internacional de investigación no se apresuró a establecerlo. Estudiaron a casi 10 000 personas para averiguar si es cierto que las feministas tienen una imagen negativa de los hombres. “Durante décadas, al movimiento feminista le ha perseguido la idea de que las feministas son ‘antimasculinas’ y que odian a los hombres. Este mito se ha utilizado a menudo para desacreditar el movimiento y ha disuadido a las mujeres de participar en él. Los hombres también se han opuesto a menudo por este motivo, a veces de forma violenta”, afirma la investigadora principal, Aífe Hopkins-Doyle, de la Universidad de Surrey (Reino Unido).

Importante para el debate público

Y con ello, a menudo se menosprecia el movimiento, ya que el feminismo ha conseguido muchas cosas increíbles para las mujeres y las niñas. “Por eso es importante para el debate público averiguar si hay algo de cierto en el estereotipo anti-hombres”, explica Hopkins-Doyle el motivo de la investigación. “La gente necesita basar sus opiniones en información precisa y no en mitos y opiniones”.

Para su estudio, los investigadores analizaron una enorme montaña de datos de nueve países. Definieron el feminismo como el movimiento para acabar con el sexismo, la explotación sexista y la opresión y lograr la igualdad de género, tanto legalmente como en la práctica. “A través de diferentes grupos de personas, métodos de investigación y contextos nacionales, y utilizando un metaanálisis de todos nuestros datos, encontramos muy pocas pruebas a favor del mito de que las feministas tienen una visión negativa de los hombres”, dijo la investigadora.

“De hecho, las feministas de Italia, Polonia, EE. UU. y el Reino Unido tienen actitudes muy positivas hacia los hombres, y en eso no se diferencian de las mujeres no feministas”. Otras investigaciones entre hombres y mujeres de China, India, Japón, Corea del Sur y Taiwán (culturas muy diferentes al fin y al cabo) también llegaron a la misma conclusión: ser feminista o no, no influye en los sentimientos hacia los hombres.

Prejuicios persistentes

Curiosamente, se trata de un prejuicio muy persistente. Se sigue pensando que las feministas tienen una visión muy negativa de los hombres, no solo en general, sino también en comparación con las no feministas. Incluso las propias feministas subestiman lo positivo que es su movimiento con respecto a los hombres cuando se les pide que estimen lo que sienten las feministas con respecto a la masculinidad.

Las cosas se pusieron aún más interesantes cuando los investigadores profundizaron en los resultados del grupo de adultos británicos. Descubrieron que, en comparación con las no feministas, las feministas creían que los hombres eran una amenaza mayor para la dignidad y el bienestar de las mujeres. En consecuencia, se mostraban menos positivas hacia los hombres. 

Pero, por otro lado, las feministas también veían a hombres y mujeres más iguales, lo que a su vez les llevaba a tener una actitud más positiva hacia los hombres. Las entrevistadas también subestimaron el calor que las feministas sentían hacia los hombres, lo que estaba relacionado con la idea errónea de que las feministas ven a hombres y mujeres como desiguales.

Movimiento #MeToo

Por último, los investigadores también analizaron el impacto del activismo feminista, como la participación y el apoyo en el movimiento #MeToo. La presunción era que seguramente esto desencadenaría sentimientos negativos hacia los hombres. Pero, sorprendentemente, la participación en #MeToo hizo que las mujeres se enfadaran por el maltrato de los hombres a las mujeres, pero eran perfectamente capaces de separar esos sentimientos de su imagen general de los hombres: de hecho, seguía siendo simplemente positiva.

Las tres olas feministas

En la actualidad, el feminismo suele tener un nombre negativo, pero, como también se señala en el estudio, esto le resta mucha importancia. De hecho, fue muy necesario para luchar por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Hasta los años 60, por ejemplo, seguía siendo normal que las mujeres fueran automáticamente despedidas en cuanto se casaban. En el caso de las funcionarias, esto estaba incluso en la ley. En aquella época, las mujeres casadas estaban legalmente incapacitadas. Pero incluso después, la igualdad de derechos distaba mucho de ser una realidad. Hasta los años 80, por ejemplo, las mujeres de toda Europa tenían muchos menos derechos en materia de seguridad social. Tampoco tenían derecho a igual salario y la violación no era punible si el marido era el violador. 

Primera ola

Para acabar con esta desigualdad surgió el feminismo. La primera ola duró aproximadamente de 1850 a 1940, y luchó primero por el derecho a la educación y al trabajo y después, sobre todo, por el sufragio femenino.

Segunda ola

Durante la segunda ola feminista, que comenzó en la década de 1960, se trató principalmente de la libertad sexual y financiera de las mujeres. Se luchó por el derecho al aborto y las mujeres ya no querían depender económicamente de los hombres.

Tercera ola

La tercera ola feminista comenzó en los años 90 y en realidad consta de dos direcciones. En primer lugar, está el llamado girl power, que empodera a las mujeres. Y en segundo lugar, el feminismo se centra en la igualdad de la mujer en culturas donde esto aún no es tan obvio, como en el Caribe o en la cultura musulmana.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad

Publicidad

Formulario de contacto