¿Cocodrilos insectívoros y herbívoros? Algunos lo fueron en el pasado

Aunque asociamos a los cocodrilos con depredadores feroces, algunos de sus antepasados eran más parecidos a insectívoros y herbívoros, ¡imaginemos a un cocodrilo disfrutando de una dieta vegetariana en el pasado!

En la actualidad hay 28 especies de cocodrilos, pero eso es solo una fracción de todos los ejemplares diferentes que han pisado la Tierra. Entre ellos hay algunos hocicos realmente extraños. Es hora de adentrarse en la sorprendentemente compleja historia del cocodrilo.

Los cocodrilos atraen la imaginación, quizá por su pronunciada fealdad o por esa gran boca peligrosa llena de dientes afilados, sea como fuere: queremos saber más sobre ellos. Lo mismo debieron pensar los paleontólogos británicos cuando decidieron dedicarles dos estudios de inmediato. Descubrieron dónde estaba la cuna de estos temibles animales y cómo se extendieron por el mundo. También estudiaron por qué crecen tan despacio y qué había en el menú de estas criaturas escamosas durante todos esos millones de años.

Agua dulce o salada

El primer gran grupo moderno de cocodrilianos llegó probablemente a Europa hace unos 145 millones de años. Poco después, los antepasados de los cocodrilos y caimanes actuales se separaron en Norteamérica, y los cocodrilos, a diferencia de los caimanes, pronto se sintieron como en casa en el agua salada. Eso facilitó mucho la penetración de los cocodrilos en todos los rincones del mundo. “Es probable que los antepasados de los aligátores y cocodrilos modernos evolucionaran en Norteamérica y que los animales parecidos a los aligátores (a los que pertenecen tanto los aligátores como los caimanes) permanecieran en Norteamérica, Centroamérica y Sudamérica, mientras que los cocodrilos emigraron mucho más lejos”, explica el profesor Paul Barrett, del Museo de Historia Natural de Londres.

Esto se debe probablemente a que les gusta el agua salada. “Parece que la capacidad de moverse por el agua salada ha hecho que los cocodrilos estén mucho más extendidos por la Tierra que los caimanes. Los cocodrilos viven incluso en océanos tropicales, mientras que los caimanes solo prosperan en agua dulce y, por tanto, nunca llegaron a algunas zonas. Las distintas especies de cocodrilos se originaron y florecieron en regiones muy diferentes”, afirmó el paleontólogo británico.

Con su gruesa piel acorazada, sus grandes dientes, su estilo de vida perezoso y sus hábitos depredadores, los cocodrilos suelen considerarse los mismos monstruos que vagaban por la Tierra junto con los dinosaurios hace cientos de millones de años. Pero eso no es en absoluto cierto. Los cocodrilos tienen una historia evolutiva rica y variada. Hay cientos de especies sorprendentes en el gran grupo llamado Crocodylomorpha, que incluye a los cocodrilos modernos, los caimanes y los gaviales. Por desgracia, todos ellos se han extinguido con el paso del tiempo.

Dieta: desde dinosaurios,  insectos y plantas

Las especies que quedaron eran todas carnívoras acostumbradas a vivir en el agua, a la espera de sus presas. Pero esto era muy diferente hace 200 millones de años. “Algunos de estos animales eran grandes depredadores que tenían como objetivo a los dinosaurios”, explica Barrett. “Pero otros eran animales pequeños y ágiles que probablemente tenían sobre todo insectos en su menú. Incluso había varias especies de cocodrilianos herbívoros, con una hilera de dientes muy compleja (casi parecida a la de los mamíferos), que podrían haber masticado plantas para tragarlas”. 

Por ejemplo, estaba el Simosuchus, que se parecía algo a un armadillo con el hocico corto, pero probablemente se alimentaba de fruta, tubérculos y helechos. También existían especies con cuerpos ligeros, como los Terrestrisuchus, que podrían compararse con la versión reptiliana de un galgo. Estos cocodrilos tenían una constitución ágil y delgada, similar a la de los galgos, conocidos por su velocidad y esbeltez.

“Los cocodrilos y sus parientes experimentaban con el aspecto, la dieta y el estilo de vida. Hacían sorprendentemente muchas cosas, muy distintas de los cocodrilos modernos, que hacen todos más o menos lo mismo”, afirma Barrett. “Los cocodrilos vivos solo muestran una sombra de la diversidad que ellos y sus antepasados exhibieron en un pasado lejano”.

Un crecimiento lento

Los cocodrilos crecen con relativa lentitud, sobre todo en comparación con sus parientes vivos más cercanos, las aves. Tardan años en alcanzar su tamaño máximo. Las aves lo consiguen en menos de un año y los pollos incluso en unos 150 días. Según un estudio reciente, también de Barrett, esta diferencia surgió al principio de la evolución. “Nuestros nuevos resultados muestran que la principal diferencia que observamos entre las aves vivas de crecimiento rápido y sus parientes de crecimiento lento, los cocodrilos, surgió muy pronto en la historia evolutiva del grupo, a pesar de que su antepasado común era de crecimiento rápido”, dijo Barrett.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad

Publicidad

Formulario de contacto