Inteligencia artificial detecta diabetes solo con la voz: esto cambiará la atención médica

Inteligencia artificial capaz de detectar la diabetes por el tono de voz: una innovación que podría transformar la forma en que diagnosticamos enfermedades y mejorar la atención médica de forma cómoda y accesible desde el hogar.

La diabetes es una enfermedad que pasa desapercibida durante mucho tiempo. Muchas personas no saben que la padecen. ¿Qué ideal sería poder comprobar en casa si se padece? Esto podría hacerse realidad, ya que existe una inteligencia artificial capaz de saber por su voz si padece diabetes.

Un estudio pionero de Klick Labs combina software de reconocimiento de voz con inteligencia artificial, con el objetivo de detectar la diabetes o sus precursores con mucha facilidad. Todo lo que hay que hacer es pronunciar un clip de entre seis y diez segundos, introduciendo algunos datos básicos de salud como la edad, la altura, el peso y el sexo. A continuación, el modelo de inteligencia artificial calcula si padece diabetes de tipo 2. El modelo ya tiene una precisión del 89 % para las mujeres y del 86 % para los hombres, y aprende a una velocidad asombrosa.

Los investigadores hicieron que 267 personas (individuos sanos y diabéticos) pronunciaran una frase concreta en sus teléfonos inteligentes seis veces al día. A partir de más de 18 000 grabaciones, lograron identificar 14 características sonoras en las que había una clara diferencia entre las personas sanas y las diabéticas. “Nuestro estudio se centra en variaciones significativas de la voz entre personas con y sin diabetes de tipo 2. Podría cambiar totalmente la forma de detectar la diabetes en la atención sanitaria”, afirma Jaycee Kaufman, investigadora principal, sobre el descubrimiento.

Se acabaron los análisis de sangre

Casi la mitad de los adultos diabéticos, es decir, 240 millones de personas en todo el mundo, no saben que están enfermos. Presentan síntomas vagos y normalmente se someten a un análisis de sangre cuando su médico de cabecera sospecha que padecen diabetes o que se encuentran en una fase previa. “Los métodos de detección actuales cuestan mucho tiempo, dinero y esfuerzo. Además, una prueba puede percibirse como algo desagradable. La tecnología vocal tiene el potencial de anular todos estos inconvenientes y, al mismo tiempo, puede mejorar el número de diagnósticos de diabetes”.

El sistema examina diversas características de la voz. Por ejemplo, registra los cambios de tono e intensidad, que el oído humano no puede captar. Al procesar las señales con un algoritmo de inteligencia artificial, se identifica a los diabéticos. Sorprendentemente, los cambios en la voz se manifiestan de forma muy distinta en hombres y mujeres. Por ejemplo, lo que puede indicar diabetes en las mujeres, no lo hace en los hombres.

“Nuestra investigación demuestra que la tecnología de la voz tiene un enorme potencial para identificar la diabetes de tipo 2 y otras enfermedades y trastornos”, afirma el vicepresidente de Klick Labs. “La tecnología de voz tiene el potencial de dar un vuelco a la asistencia sanitaria y garantizar que todo el mundo pueda someterse a pruebas de detección de una amplia gama de problemas de salud, desde la comodidad de su propio sillón, de forma barata, rápida y agradable”.

La IA y las arritmias cardiacas

Pero la IA puede hacer mucho más. Otra nueva aplicación es de la detección de arritmias cardiacas en personas asintomáticas. El algoritmo puede captar señales que no provienen de pruebas médicas, dicen los investigadores del Instituto del Corazón Smidt. Los médicos pueden así prevenir accidentes cerebrovasculares y otras enfermedades cardiovasculares en personas con fibrilación auricular, la arritmia cardiaca más común. Como ocurre con la diabetes, muchas personas con esta dolencia no saben que la padecen.

En la fibrilación auricular, las señales eléctricas del corazón, que bombean la sangre de las cavidades superiores a las inferiores, son irregulares. Esto puede provocar coágulos sanguíneos en las cavidades superiores del corazón, que pueden desplazarse al cerebro y causar un ictus.

Un millón de electrocardiogramas

Para evitarlo, los investigadores desarrollaron un algoritmo mediante la programación de una herramienta de IA para detectar patrones en los ecg (electrocardiogramas). El programa fue entrenado para analizar ecg's con datos de pacientes entre 1987 y 2022. En total, se introdujeron casi un millón de ecg. Como resultado, la IA fue lo suficientemente inteligente como para sugerir correctamente la arritmia cardiaca en pacientes que la padecían en un plazo de 31 días. Los investigadores probarán ahora la IA en la práctica para ver si realmente puede ayudar a estimar el riesgo de infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto