Inquietante Impacto de los deepfakes en la propaganda de guerra

Descubriendo un cambio de paradigma: un detallado análisis de cómo los deepfakes están transformando la propaganda de guerra y socavando la confianza en los medios de comunicación de manera sorprendente.

Cada vez más, las guerras también se libran en Internet. Y aunque la propaganda es de toda la vida, hoy en día va un gran paso más allá con la ayuda de los deepfakes. El impacto de esta forma de desinformación no es pequeño. Y se espera que empeore mucho más.

Por primera vez se ha estudiado el impacto de los deepfakes en conflictos examinando vídeos sobre la guerra de Ucrania publicados en X, antes Twitter. Los deepfakes son vídeos manipulados deliberadamente, en los que un programa de IA suele crear un rostro falso que incluye expresiones faciales y voces. 

Estas imágenes y sonidos se fusionan con un vídeo auténtico para crear imágenes de un acontecimiento que nunca tuvo lugar, por ejemplo. La tecnología está tan avanzada en términos de calidad que las imágenes apenas se distinguen de las reales, si es que se distinguen.

Cada vez más impactante

Investigadores del University College Cork (UCC) estudiaron unos 5000 tuits sobre X en los primeros siete meses de 2022, para ver cómo reaccionaba la gente ante los vídeos deepfake. Los científicos irlandeses también buscaban pruebas de una posible pérdida de confianza entre los espectadores por la posibilidad de encontrarse con un vídeo deepfake. La tecnología utilizada para crear los vídeos está cada vez más disponible, por lo que es muy importante identificar su impacto.

La guerra entre Rusia y Ucrania es la primera vez que el uso de vídeos deepfake se produce a gran escala. Los investigadores citan varios ejemplos en su estudio, entre ellos un clip deepfake del Presidente ruso Vladímir Putin anunciando la paz, imágenes de videojuegos en las que aparece el mítico piloto de caza “El fantasma de Kiev”, y un sitio de noticias ucraniano pirateado que difundió un vídeo deepfake del Presidente ucraniano Volodímir Zelenski rindiéndose.

Impulsor del pensamiento conspirativo

Las implicaciones de estas imágenes deepfake son enormes. Según los investigadores, los vídeos falsos hacen que los usuarios de las redes sociales confíen menos en la autenticidad de las imágenes de guerra que se les presentan en X. Algunos usuarios han perdido toda confianza y se enredan en un bosque de teorías conspirativas. El estudio irlandés aporta por primera vez pruebas de que los creadores de teorías conspirativas en línea utilizan material deepfake para reforzar sus falsas nociones.

Además, los usuarios no pueden distinguir lo falso de lo real. No solo caen en las deepfakes, sino que también funciona al revés. La gente tacha de falsos los vídeos auténticos, lo que provoca que medios de comunicación respetados sean acusados erróneamente de noticias falsas en masa. Los científicos dicen que hay que hacer más para concienciar a los creadores de noticias y a los consumidores. Los productores de noticias también deberían tener cuidado a la hora de etiquetar vídeos sospechosos.

“Gran parte de la desinformación que encontramos como equipo en el conjunto de datos de X consistió en clasificar erróneamente medios reales como vídeos deepfake. Fue una gran sorpresa para nosotros. También hay un escepticismo excesivo entre algunos usuarios de la plataforma sobre la procedencia de las imágenes en medios de noticias reputados. Los vídeos deepfake alimentan el pensamiento conspirativo y un escepticismo malsano entre ellos. Cuanto mayor es la concienciación en torno a los vídeos deepfake, menor es la confianza en los vídeos auténticos. A medida que se difundan más vídeos falsos, los medios de comunicación tendrán más problemas”, explica el investigador John Twomey. “La cobertura de los vídeos deepfake debe abordar qué son exactamente los deepfakes, por qué y quién los utiliza, de qué son capaces estas peligrosas imágenes y cómo evolucionará la tecnología en los próximos años”.

Explicación exhaustiva

“Investigadores y comentaristas llevan tiempo advirtiendo del potencial de los vídeos deepfake para socavar la verdad, difundir desinformación y alimentar la pérdida de confianza en la calidad de los creadores de noticias. Los vídeos deepfake hacen que dejemos de creer en las imágenes auténticas, mientras que los vídeos falsos generados por IA son tomados por verdaderos por una proporción significativa de espectadores”, argumenta el investigador Conor Linehan.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto