Las lombrices de tierra aumentan la producción de cereales en todo el mundo

Un estudio pionero revela cómo las lombrices de tierra, con su influencia positiva en la salud del suelo y el rendimiento de cultivos como cereales y legumbres, contribuyen de manera significativa al aumento de la producción de alimentos en todo el planeta.

Los agricultores tendrían cosechas mucho más escasas si no hubiera lombrices en el suelo. Según los cálculos de científicos estadounidenses, estos escurridizos bichos rosados son responsables del 6,5 % de la producción mundial de cereales y del 2,3 % de la de legumbres.

Tres investigadores de la Universidad del Estado de Colorado (CSU) han llegado a esta conclusión tras estudiar detenidamente las útiles actividades que realizan las lombrices de tierra en el suelo. Calculan que las lombrices son responsables de la producción de unos 140 millones de toneladas de alimentos adicionales en todo el planeta cada año, una cifra comparable a la cantidad total de cereales de desayuno (arroz, trigo, centeno, avena, cebada, maíz y mijo) que salen de la tierra cada año en Rusia, el cuarto productor mundial.

La influencia de las lombrices

Es la primera vez que los científicos intentan destacar un aspecto concreto de la biodiversidad del suelo y decir: “Bien, este es su valor, esto es lo que esta especie concreta que habita en el suelo aporta al cultivo de alimentos a escala mundial”, explica Steven Fonte, investigador principal. 

Las lombrices de tierra mejoran la salud del suelo, estimulando el crecimiento de las plantas de varias maneras. Construyen una buena estructura del suelo, ayudan a retener el agua y procesan la materia orgánica, poniendo más nutrientes a disposición de las plantas.

Investigaciones anteriores han demostrado que las lombrices estimulan la producción de hormonas que favorecen el crecimiento de las plantas y las ayudan a protegerse de los patógenos comunes del suelo. Incluso hay estimaciones que cifran en un 25 % el efecto positivo de las lombrices sobre la productividad de las plantas.

Menos abono y más lombrices

Fonte y sus colegas obtuvieron sus resultados elaborando mapas mundiales de densidades de lombrices, propiedades del suelo e índices de fertilización y cosecha, y comparando dichos mapas. Estos mapas mostraron que las lombrices de tierra aumentan la fertilidad de forma significativa, especialmente en el hemisferio sur. El rendimiento de los cereales en el África subsahariana y en América Latina y el Caribe depende en gran medida, un 10 % y un 8 % respectivamente, de las lombrices de tierra.

Fonte señala que las lombrices de tierra probablemente tienen un mayor impacto positivo allí porque los agricultores utilizan menos fertilizantes y pesticidas. Dependen más de materiales orgánicos, como el estiércol animal y el compost, en los que viven muchas lombrices. “El impacto positivo de las lombrices es mayor en las zonas donde se utilizan menos productos químicos”, afirma Fonte.

Importancia de la biodiversidad del suelo

El estudio analizó el impacto de las lombrices de tierra en cuatro cultivos de cereales: arroz, maíz, trigo y cebada, además de varias legumbres: soja, guisantes, garbanzos, lentejas y alfalfa. Las lombrices de tierra aumentan el rendimiento de los cereales en un 6,5 % en todo el mundo y el de las legumbres en un 2,3 %. 

Por ello, los investigadores creen que la biodiversidad del suelo se ha infravalorado estructuralmente en el pasado y esperan que se preste más atención a los efectos tangibles y positivos que conlleva una calidad saludable del suelo. Investigaciones anteriores demuestran que hasta la mitad de la biodiversidad mundial está oculta bajo el suelo.

“Si cultivamos nuestras tierras agrícolas de forma más sostenible, podemos beneficiarnos de una mayor biodiversidad del suelo. En última instancia, esto conduce a ecosistemas agrícolas más sostenibles, y nuestro estudio demuestra que es muy posible”, explica Fonte. “Los suelos son hábitats muy complejos. Pero se han hecho pocos intentos por comprender realmente lo que significa la biodiversidad para el rendimiento mundial de los cultivos. Por eso nuestra investigación tiene tanto valor añadido”.

Una caja negra

Los investigadores no abogan por introducir lombrices de tierra en ecosistemas donde actualmente no existen. Sin embargo, sí abogan por mejorar la gestión del suelo en lugares donde las lombrices viven desde hace mucho tiempo, para que las tierras agrícolas rindan más por metro cuadrado y se reduzca al mismo tiempo la dependencia de los agricultores de los fertilizantes y los venenos agrícolas.

Para ello aún se necesita mucha investigación de seguimiento. “Los suelos siguen siendo una gran ‘caja negra’. Vemos lo que sale, pero aún no entendemos exactamente cómo funciona el sistema. Hay muchas posibilidades que actualmente ignoramos. Esto puede y debe ser diferente. Y lo más fascinante es que probablemente hay todo tipo de organismos del suelo que son incluso más importantes para el rendimiento de los cultivos que las lombrices de tierra. Me refiero sobre todo a las poblaciones microbianas y a los efectos que ejercen en su entorno”, concluye Fonte.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad

Publicidad

Formulario de contacto