¿Por qué la contaminación impide que las abejas polinicen flores?

El impacto negativo de la contaminación atmosférica, específicamente el ozono, en la capacidad de las abejas para polinizar las flores y su repercusión en la biodiversidad y la agricultura.

La contaminación atmosférica no es divertida para nadie, incluidos los insectos que tienen que polinizar las flores. El smog afecta al olor de las flores. Como resultado, las abejas y otros polinizadores son menos capaces de encontrar las flores, un problema que tiene importantes implicaciones para la fauna y la agricultura.

Científicos ingleses y australianos han descubierto que el ozono atmosférico reduce drásticamente el tamaño y el olor de los “penachos de olor” emitidos por las flores. Esto hace que a las abejas melíferas les resulte hasta un 90 % más difícil reconocer el aroma de una planta en flor, aunque pasen volando a solo unos metros de distancia.

Gases de escape y COV: dependemos de las abejas

En verano, la niebla tóxica se compone principalmente de ozono. El ozono a nivel de la calle es un gas incoloro y muy irritante que se forma justo por encima de la superficie terrestre. Se denomina contaminante secundario porque el ozono se forma cuando el óxido de nitrógeno de los gases de escape y las emisiones de la industria, reaccionan con los compuestos orgánicos volátiles (COV) que escapan de los árboles y las plantas bajo la influencia de la luz solar.

El investigador principal, Ben Langford, explica que la nueva investigación demuestra que es muy probable que el ozono tenga un impacto negativo en la biodiversidad, la abundancia de flores silvestres y el rendimiento de los cultivos. Varios estudios internacionales ya han demostrado que el ozono reduce la producción de alimentos porque el gas afecta al crecimiento de las plantas.

“Alrededor del 75 % de nuestros cultivos alimentarios y casi el 90 % de las plantas con flores silvestres dependen en mayor o menor medida de la polinización animal, principalmente por insectos. Por lo tanto, es increíblemente importante saber qué factores pueden afectar negativamente a la polinización. Solo así podremos preservar las industrias y servicios vitales que producen nuestros alimentos, textiles, nuestro biocombustible y medicinas”, explica Langford.

“Este estudio aporta pruebas claras sobre cómo la contaminación por ozono (y se trata de concentraciones que normalmente son más altas en las zonas rurales que en las urbanas) puede reducir significativamente el número de veces que un polinizador visita las flores, con todas sus consecuencias”, afirma el investigador de la Universidad de Reading, James Ryall. Los científicos probaron en un túnel de viento cómo cambian el tamaño y la forma de los penachos de olor cuando hay ozono en la atmósfera. Aparte de que los penachos de olor se encogen, los científicos también descubrieron que el olor del penacho cambia porque ciertas sustancias químicas reaccionan y desaparecen más rápido que otras.

Abejas entrenadas

Los investigadores entrenaron con éxito a algunas abejas melíferas para que reconocieran la misma mezcla de olores. A continuación, se expuso a estas abejas a los nuevos olores modificados con ozono. Los insectos polinizadores utilizan los olores de las flores para encontrar plantas en flor y, al cabo de poco tiempo, asocian esta mezcla única de sustancias químicas con la cantidad de néctar que pueden encontrar allí. Este mecanismo les permite encontrar la misma especie vegetal la próxima vez.

¿Dónde está mi flor favorita?

Los penachos se deshacen más rápido bajo la influencia del ozono. Según el estudio, el 52 % de las abejas situadas en el centro del penacho de olor pueden reconocer un aroma concreto a 6 metros de distancia, mientras que a 12 metros este porcentaje se reduce al 38 %. En el borde de estos penachos, solo el 32 % de las abejas melíferas puede reconocer una flor a 6 metros de distancia, mientras que solo uno de cada 10 insectos puede encontrar la planta a 12 metros.

¿Dónde está mi pareja?

Los investigadores señalan que es probable que el ozono también afecte a otros comportamientos de los insectos controlados por el olor, como su capacidad para encontrar y seducir a su pareja. El año pasado, el mismo equipo de investigación presentó un estudio que demostraba que los contaminantes atmosféricos comunes, como el ozono y los gases de escape de los motores diésel, tienen un impacto negativo en la polinización en el medio natural.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto