La humanidad estuvo a punto de extinguirse hace 930 000 años: solo había 1300 individuos

El asombroso descubrimiento científico revela que la humanidad estuvo al borde de la extinción durante 100 000 años, sobreviviendo gracias a un grupo ínfimo de 1300 ancestros primigenios en un remoto cuello de botella demográfico en el Pleistoceno temprano, un hallazgo que arroja luz sobre la pérdida de diversidad genética, la formación de nuevas especies y desafía la evolución humana en un mundo marcado por cambios climáticos catastróficos.

No habría habido muchos humanos. Hubo un momento en la historia en el que apenas había 1300 antepasados humanos fértiles. Juntos, mantuvieron la población durante la friolera de 117 000 años, según demuestra un nuevo método para medir el tamaño de la población.

Siempre hubo un periodo inexplicable en el que apenas se encontraron fósiles de humanos primordiales en el mundo. ¿Podríamos simplemente no encontrarlos o no estaban allí? Esto último parece ser cierto, al menos según el nuevo método FitCoal, elaborado por un equipo internacional de científicos de China, Italia y Estados Unidos. 

FitCoal son las siglas de fast infinitesimal time coalescent process (proceso de coalescencia rápida en tiempo infinitesimal). Esto permitió a los investigadores eludir la acumulación de errores de cálculo que suele asociarse al cálculo del tamaño de las poblaciones en el pasado.

Pocos supervivientes

Los científicos utilizaron secuencias genómicas de 3154 humanos contemporáneos. A partir de ellas, lograron extraer conclusiones demográficas sobre nuestros antepasados lejanos. Y lo que resultó: los antepasados de los humanos pasaron por un prolongado y extremo cuello de botella en el Pleistoceno temprano, en el que unos 1280 humanos primordiales reproductores sostuvieron la población durante 117 000 años.

“Que FitCoal haya sido capaz de establecer este enorme cuello de botella con solo unas pocas secuencias es realmente un gran avance”, afirma el investigador Yun-Xin Fu, genetista de la Universidad de Texas. Los resultados del estudio de las secuencias genómicas contemporáneas mostraron que nuestros primeros antepasados experimentaron una pérdida extrema de vidas humanas y, en consecuencia, perdieron una diversidad genética considerable.

“El vacío en los datos fósiles de África y Eurasia puede explicarse por este cuello de botella en la Edad de Piedra temprana. Coincide con el periodo previamente identificado en el que se han encontrado pocas pruebas fósiles”, afirma el coinvestigador Giorgio Manzi, antropólogo de la Universidad Sapienza de Roma. Que la humanidad estuviera a punto de extinguirse en esa época se debe probablemente al cambio climático. Una era glacial provocó enfriamientos, sequías extremas y la extinción de otras especies, que probablemente fueron devoradas por los primeros humanos.

Imagen que muestra la casi extinción de los humanos
Esta imagen muestra claramente lo cerca que estuvo la humanidad de la extinción. Imagen: Science

Resulta extraño cuántas consecuencias tiene aún hoy ese casi fin de la humanidad. Se calcula que alrededor de dos tercios de la diversidad genética actual se perdieron debido a este cuello de botella. Por tanto, el prolongado periodo en el que solo hubo un puñado de humanos que consiguieron reproducirse amenazó a la humanidad tal y como la conocemos hoy.

Nuevas especies

Por otro lado, ese cuello de botella también parece haber contribuido a la formación de nuevas especies en las que dos cromosomas antiguos se unieron para formar el cromosoma 2, que ahora encontramos en los humanos. Esto podría haber descubierto el último antepasado común de denisovanos, neandertales y humanos modernos.

Pero eso está lejos de decirlo todo. “Este hallazgo conduce a una nueva dirección en la evolución humana, ya que plantea muchas preguntas, como dónde vivían estas personas, cómo sobrevivieron a un cambio climático catastrófico y si la selección natural durante el cuello de botella aceleró el desarrollo del cerebro”, explica la investigadora Yi-Hsuan Pan, de la Universidad Normal de China Oriental (ECNU).

Solo el principio

Ahora que parece que la humanidad estuvo a punto de extinguirse hace entre 930 000 y 813 000 años, los investigadores se afanan en intentar responder a estas preguntas para averiguar cómo es que un grupo tan minúsculo de humanos consiguió persistir en unas condiciones tan difíciles. El hecho de que la población consiguiera crecer de nuevo a gran velocidad es mucho más fácil de explicar: probablemente se debió a que los humanos consiguieron controlar el fuego y el clima volvió a ser más agradable.

“Estas conclusiones son solo el principio. Ahora queremos obtener una imagen más completa de la evolución humana durante este periodo de transición del Pleistoceno temprano al medio. Con ello, podremos desentrañar aún más el misterio que sigue siendo la evolución humana temprana”, afirmó el investigador Li Haipeng, genetista de la Academia China de Ciencias (SINH-CAS) y otros.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto