Este pájaro no solo toca el tambor, también fabrica sus baquetas personalizadas

Las cacatúas negras, enlutadas o de la palmera australianas: músicos excepcionales y artesanos de baquetas personalizadas en la selva australiana

Las cacatúas australianas de la palmera, también llamadas cacatúa negra o enlutada, son conocidas por su singular afición a tocar el tambor. Pero no solo tienen un gran ritmo, también resultan ser sorprendentemente creativas.

Las cacatúas de la palmera macho son el equivalente a Ringo Starr o Phil Collins en el reino animal. Para marcar su territorio o atraer a las hembras, este pájaro australiano tamborilea con vehemencia. Pero ahora resulta que, además de la musicalidad, la cacatúa de la palmera tiene otro talento. Y uno muy creativo: cada ave tiene su propio gusto a la hora de fabricar las baquetas necesarias.

Más información sobre la cacatúa de la palmera

La cacatúa de la palmera es un ave emblemática originaria de Australia. Se encuentra en las regiones septentrionales del país, principalmente en zonas boscosas. Así, suelen encontrarse en bosques densos y cerca de palmeras, donde hacen sus cavidades para anidar y encuentran su alimento. La cacatúa de la palmera es más conocida por su llamativo aspecto y sus fuertes gritos. En su plumaje predomina el gris oscuro, con manchas rojas brillantes en las mejillas y una cresta característica en la cabeza. Pero lo que realmente distingue a la cacatúa de la palmera es su enorme pico. El pico es grande, curvado y potente, lo que le permite abrir semillas y frutos secos, así como frutas y otras fuentes de alimento.

Hace tiempo que se sabe que las cacatúas de la palmera son sorprendentemente musicales. Por ejemplo, como ya se ha dicho, tamborilean frenéticamente. Y este característico tamborileo desempeña un papel tanto social como funcional.

Al tamborilear con ritmos y patrones complejos, impresionan a las hembras, tratando de atraer su interés. Al mismo tiempo, los potentes sonidos pueden actuar como señal de advertencia para que los rivales se mantengan alejados. Cada macho tiene su propio ritmo de tamborileo, que permite a otras aves, incluidas las posibles parejas, reconocerlo. Esto ayuda a evitar la confusión entre congéneres dentro de una población.

Herramientas: baquetas personalizadas

En resumen, “ya sabíamos que las cacatúas de la palmera tienen ritmos de tamborileo muy personalizados, que permiten a otras aves oír desde lejos quién tamborilea”, dice el investigador Rob Heinsohn. Pero ahora él y sus colegas han descubierto otro rasgo interesante de esta ave australiana. “Ahora también hemos descubierto que cada cacatúa de la palmera tiene su propia forma de fabricar las baquetas necesarias”, prosigue Heinsohn. “Es parecido a observar a un hábil carpintero, ajustan sus herramientas hasta que las baquetas tienen la forma deseada”.

Cada cacatúa de la palmera fabrica así sus propias baquetas personalizadas. Cada ave tiene sus propias preferencias en cuanto a la forma final. Por ejemplo, algunas eligen baquetas largas y finas, mientras que otras las hacen cortas y gruesas. También varía el material con el que hacen las baquetas. Por ejemplo, algunas cacatúas de las palmera prefieren ramitas o ramas de árboles, mientras que las congéneres suelen elegir vainas de semillas (el fruto de árboles o plantas).

“Nos sorprendió la preferencia única de cada una de ellas”, dice Heinsohn. “Es como si cada uno tuviera su propia visión personal de lo que constituye el muslo perfecto”. Este descubrimiento es como la guinda del pastel: porque demuestra que cada macho da forma a sus instrumentos musicales de manera diferente. Además, los investigadores descubrieron que las cacatúas de la palmera vecinas no imitan el diseño de la otra. En cambio, parece que los machos enseñan el oficio a sus hijos.

Persiguiendo cacatúas con una cámara de vídeo

Revelar este particular talento de la cacatúa de la palmera, por cierto, no fue tan fácil. Esto se debe a que se trata de aves muy tímidas, conocidas por su naturaleza cautelosa. Suelen evitar el contacto directo con los humanos y a menudo se encuentran en zonas remotas e inaccesibles, como selvas y bosques. Esto dificulta su observación en libertad y supone un reto para los investigadores que quieren estudiar su comportamiento. Por eso, en el nuevo estudio, los científicos optaron por “perseguir pacientemente” a las cacatúas de la palmera con una cámara de vídeo. También recogieron los utensilios abandonados después de que los machos acabaran con ellos. Al final, los investigadores consiguieron revelar el inusual comportamiento de 13 cacatúas de la palmera diferentes.

En definitiva, los investigadores demuestran lo ingeniosas que son las cacatúas palmípedas. Y ello a pesar de que el uso de herramientas ya es relativamente raro entre los animales. Aunque está claramente presente en algunas especies animales (pensemos en los animales con mayores capacidades cognitivas, como los primates, algunas aves y los delfines), no está muy extendido en el reino animal. Pero, según Heinsohn, utilizar herramientas para una exhibición musical es completamente “inaudito”. Así pues, el hecho de que la cacatúa de la palmera fabrique sus propias baquetas personalizadas y las utilice para tocar el tambor es extraordinariamente singular. Demuestra, por tanto, el comportamiento extraordinariamente inteligente y complejo de esta particular ave australiana.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto