El calentamiento agota reservas de agua subterránea en India. Y eso tiene implicaciones para todo el mundo

El calentamiento global provoca una alarmante disminución del nivel de aguas subterráneas en la india, poniendo en riesgo la seguridad alimentaria de una enorme población y el abastecimiento mundial de alimento.

Los agricultores de la India ya están viendo cómo el calentamiento global afecta a sus tierras. Para poder seguir regándolas, ahora tienen una solución: bombear más agua subterránea. Pero la escasez es inminente. Con graves consecuencias para la enorme población de la India y el resto del mundo.

Si la tendencia continúa (es decir, si no conseguimos frenar el cambio climático), en 2080 los niveles de agua subterránea descenderán tres veces más rápido que ahora, según una investigación de la Universidad de Michigan. Esto supone una grave presión para el suministro de alimentos y agua en la India.

Gran productor de alimentos

Los medios de subsistencia de un tercio de los 1400 millones de habitantes del país se verán amenazados, ya que pronto habrá menos agua disponible debido al cambio climático y al agotamiento de las aguas subterráneas. También tiene implicaciones globales. India es el segundo productor mundial de cereales como el arroz y el trigo.

“Hemos descubierto que los agricultores ya están bombeando más agua debido al aumento de las temperaturas y esto no se había tenido en cuenta en anteriores predicciones sobre los niveles de agua subterránea de la India”, afirma la investigadora Meha Jain. “Esto es preocupante, ya que la India es el mayor consumidor mundial de agua subterránea y un productor crucial de alimentos, a nivel regional y mundial”.

Los investigadores llegaron a sus conclusiones estudiando datos históricos sobre niveles de aguas subterráneas, clima y consumo de agua. Esto les permitió descubrir que se ha bombeado más agua subterránea desde que la Tierra se calentó. Además, compararon modelos climáticos con predicciones de la temperatura y la cantidad de precipitaciones futuras para calcular la futura pérdida de aguas subterráneas en la India.

Los estudios anteriores se centraban principalmente en los efectos individuales del cambio climático y el agotamiento de las aguas subterráneas en los cultivos del país. No tenían en cuenta las decisiones de los propios agricultores de bombear más agua subterránea cuando la estación es más seca, por ejemplo. Los investigadores estadounidenses sí lo hacen ahora. Han calculado hasta qué punto el aumento de las temperaturas afecta a las necesidades de agua de los cultivos y cómo responden los agricultores bombeando más agua.

Medidas necesarias

“Las estimaciones de nuestros modelos muestran que, si nada cambia, las temperaturas más altas harán que la escasez de agua subterránea aumente tres veces más deprisa en el futuro y que empiecen a aparecer puntos calientes de agotamiento de las aguas subterráneas también en el sur y el centro de la India”, afirma muy preocupado el investigador principal, Nishan Bhattarai, de la Universidad de Oklahoma

“Si no se toman medidas políticas para mantener los niveles de las aguas subterráneas, el aumento de las temperaturas va a agravar enormemente el problema ya existente de las aguas subterráneas de la India y va a poner bajo mayor presión la seguridad alimentaria e hídrica del país debido a la crisis climática”.

Estudios anteriores ya mostraban que el cambio climático podría reducir el rendimiento de los principales cultivos de la India hasta en un 20 % a mediados de este siglo. Al mismo tiempo, el nivel de las aguas subterráneas del país se está hundiendo a un ritmo alarmante, sobre todo porque así se utilizan para el regadío.

El pozo se está secando

Los investigadores elaboraron un conjunto de datos con los niveles de agua subterránea de miles de pozos de toda la India. También utilizaron observaciones por satélite para medir el estrés hídrico de los cultivos y datos sobre temperatura y precipitaciones. Según la mayoría de los modelos climáticos, las temperaturas están subiendo, la temporada de lluvias se hace más intensa y el invierno más seco en la India en las próximas décadas. El problema es que el aumento de las precipitaciones en verano no basta para compensar el aumento de las temperaturas y la sequía en invierno, lo que provoca un descenso acelerado del nivel freático.

Tras comparar varios escenarios climáticos, se calcula que el nivel de las aguas subterráneas entre 2041 y 2080 descenderá de media más de tres veces más rápido que en la actualidad. Así pues, si India quiere seguir abasteciéndose y abastecer al mundo de alimentos, algo tiene que cambiar muy pronto.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto