Buques de guerra bombardeados en Pearl Harbor impulsan estudio del climática

Datos meteorológicos históricos de buques de guerra de Pearl Harbor desclasificados contribuyen a una comprensión más profunda del cambio climático del siglo XX.

Los datos meteorológicos recogidos a bordo de estos buques (tras permanecer en secreto durante décadas) están por fin disponibles para la investigación. Y los científicos esperan que esto conduzca pronto a una mejor comprensión de nuestro clima y de cómo ha cambiado desde principios del siglo XX.

Así lo informa la revista Geoscience Data Journal. El estudio narra la historia de 19 buques de la Armada estadounidense que operaban en la época de la Segunda Guerra Mundial, entre ellos un gran número de barcos anclados en Pear Harbor (Hawái) en diciembre de 1941, cuando los japoneses atacaron el puerto. Muchos de estos 19 buques sufrieron daños (graves) en algún momento de la guerra y a veces murieron miembros de la tripulación. 

En la mayoría de los casos, los barcos fueron reparados para reincorporarse a la batalla. Y los miembros de la tripulación “simplemente” volvían a su trabajo diario. Incluida la recogida de datos meteorológicos: los marinos controlaban cuidadosamente la temperatura del aire y del agua, la velocidad y dirección del viento y la presión atmosférica, incluso durante los años de guerra.

Pocos datos de la epoca

Esos datos son de gran valor décadas después, cuando los investigadores del clima intentan comprender el cambio climático. Porque para entender cómo ha cambiado el clima desde principios del siglo XX, es importante tener también una buena imagen de las temperaturas y las condiciones meteorológicas entre 1940 y 1945. Pero los datos meteorológicos (marinos) de ese periodo son más escasos de lo que los investigadores desearían. “Cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial, las rutas comerciales se vieron gravemente interrumpidas, lo que limitó el número de observaciones meteorológicas realizadas desde los buques mercantes (que normalmente surcan los océanos)”, escriben los investigadores en su estudio.

Mientras que los barcos mercantes permanecían en tierra, los grandes buques de guerra sí salían a toda vela durante la Segunda Guerra Mundial. Y desde ellos también se controlaba fielmente el tiempo. Pero los datos meteorológicos resultantes desaparecieron en el archivo nacional de EE. UU. después de la guerra, bajo el sello de “clasificados”. Los datos meteorológicos no se hicieron públicos hasta 2017.

Pero entonces, los investigadores no podían utilizarlos inmediatamente. Porque primero había que digitalizar los datos. Un trabajo ingente, para el que los investigadores recurrieron a la ayuda del público. Y durante los últimos años, más de 4000 voluntarios han estado trabajando para pescar datos meteorológicos relevantes de 28 000 páginas escaneadas de cuadernos de bitácora marítimos, explica el investigador Praveen Teleti.

Un conjunto de datos impresionante

El resultado es un enorme conjunto de datos que ofrece una imagen mucho mejor de las condiciones meteorológicas entre 1940 y 1945. Y un conjunto de datos que seguramente también causó una profunda impresión en Teleti. “Las observaciones meteorológicas nunca se detuvieron, ni siquiera durante conflictos intensos como el de Pearl Harbor o durante condiciones meteorológicas peligrosas”, explica. “Era sorprendente ver con qué honestidad y diligencia cumplían su deber los oficiales de los buques de guerra”. Es cierto que a veces había que hacer concesiones por motivos de seguridad. Por ejemplo, el conjunto de datos muestra que se recogían más datos meteorológicos de día que de noche. Probablemente, para evitar ser detectados por buques hostiles.

¿Un clima cálido?

Los investigadores confían en que este conjunto de datos ofrezca más información sobre las condiciones meteorológicas durante la Segunda Guerra Mundial y contribuya a una visión más completa de cómo ha cambiado el clima desde principios del siglo XX. “Todas las reconstrucciones muestran que los océanos se han calentado desde principios del siglo XX”, escriben los investigadores. 

Pero a juzgar por los pocos datos que tenemos desde la Segunda Guerra Mundial hasta hace poco, curiosamente, durante esa guerra (en comparación con los quinquenios anteriores y posteriores) las temperaturas del agua fueron inusualmente altas. Anteriormente, esa temperatura inusualmente alta del agua se tachaba a veces de ilusión; el resultado de la falta de datos y/o de cambios inducidos por la guerra en el momento en que se recogían los datos (principalmente durante el día en lugar de por la noche). Hay otros factores imaginables que podrían haber dado lugar a estimaciones injustificadamente elevadas de la temperatura del agua, afirma Teleti. “También la altitud sobre el nivel del mar, los errores de calibración, el viento, etc. podrían haber influido en las mediciones”. 

Los investigadores pueden corregir esto, pero necesitarían una cantidad de datos mucho mayor que la disponible hasta hace poco. Y eso es lo que hace tan valioso el enorme conjunto de datos que los investigadores han podido recopilar ahora. “Estos datos son muy importantes”, vuelve a subrayar Teleti. “Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, el número de observaciones meteorológicas disminuyó en más de un 50 %, y todavía hoy sentimos los efectos de ello. Como durante la guerra se hicieron menos observaciones, tampoco podemos corregir con precisión los datos que tenemos de este periodo. Y eso ahora probablemente da como resultado lo que parece ser un periodo de guerra inusualmente cálido”.

Pero hay más cosas que Teleti espera explorar utilizando el conjunto de datos. “Hay varios temas que podemos empezar a explorar más a fondo utilizando el conjunto de datos. Quizá el más importante sea El Niño, que provocó muchos fenómenos meteorológicos extremos en todo el mundo entre 1939 y 1942, pero del que (de nuevo debido a la falta de datos) no hemos podido obtener una buena imagen hasta ahora”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto