Revolucionario material de construcción “vivo”: las Cianobacterias que capturan CO₂

Cianobacterias transformadoras: el increíble material de construcción biotecnológico que captura CO₂ y fortalece las estructuras

Un nuevo tipo de material biotecnológico para construir casas está lleno de vida. Y no, no estamos hablando de ratones o murciélagos en las paredes huecas, sino de un ejército de esforzadas cianobacterias, que almacenan CO₂ del aire al tiempo que hacen que el material arenoso sea extrafuerte.

La revolucionaria idea, desarrollada en la Universidad de Cambridge, surgió de una extraordinaria colaboración de microbiólogos y arquitectos, que juntos han alcanzado un hito en lo que a biodiseño se refiere. El objetivo de los biodiseñadores es construir edificios mejores y más sostenibles utilizando organismos vivos. El material de construcción biotecnológico que han desarrollado recientemente es un ingenioso ejemplo de ello. Se han añadido cianobacterias al material de construcción, lo que garantiza que sustancias inorgánicas como el dióxido de carbono (CO₂) se eliminen de la atmósfera y se almacenen en el material de construcción. Así se crea una situación beneficiosa para todos: el CO₂ se elimina y el material se fortalece.

El biodiseño en la construcción tiene, por tanto, un gran potencial. En un futuro próximo, esta forma de construir podría suponer una valiosa contribución a la solución de los problemas climáticos en todo el mundo.

Bacterias activas

Los científicos de Cambridge dejaron crecer las cianobacterias en una solución de carbonato cálcico, que suele utilizarse como material de construcción. Lo añadieron a una biomezcla a base de arena, tras lo cual pudo comenzar la construcción. Mientras tanto, las colonias bacterianas siguieron creciendo en las paredes recién enladrilladas de un edificio y los microbios llevaron a cabo su útil labor.

Los investigadores consiguieron cultivar con éxito dos cepas de bacterias en el material de construcción biotecnológico. Utilizaron técnicas microbiológicas para medir la densidad óptica y la fluorescencia de las bacterias y pudieron determinar la curva de crecimiento y la actividad de los constructores bacterianos.

Proceso estandarizado: construcción más sostenible

La idea consiste en extraer energía de la luz solar mediante fotosíntesis y precipitar CO₂ en el material. La sedimentación del carbonato cálcico debería hacer que la biomezcla arenosa se convirtiera en un material mucho más resistente. Tras muchas pruebas de laboratorio, los científicos han conseguido desarrollar un proceso estándar para fabricar estos materiales de construcción a base de arena.

“Los experimentos descritos en nuestro estudio cuentan la historia de la búsqueda de un nuevo método de diseño para producir materiales de construcción. Tras muchos experimentos, conseguimos crear un método en el que el dióxido de carbono se almacena en el nuevo y revolucionario material. Todo ello se lo debemos a la fructífera colaboración de arquitectos y biólogos”, se lee en el artículo.

“La sociedad está muy ocupada buscando formas nuevas y creativas de reducir la cantidad de gases de efecto invernadero en la atmósfera sin dejar de construir. Necesitamos materiales de construcción sostenibles y con esto esperamos dar un paso en la dirección correcta. Creemos que nuestra investigación es un paso importante hacia un sector de la construcción más sostenible”, explican.

“Esperamos que los resultados de nuestro estudio den lugar a más colaboraciones entre biólogos y arquitectos. Sería estupendo que pudiéramos llegar más lejos en el desarrollo de formas de construcción sostenibles y en el desarrollo de materiales de construcción biotecnológicos. Cuando trabajamos juntos de forma multidisciplinar, surgen las soluciones más innovadoras e inesperadas a los grandes problemas sociales. Y eso es algo que debe entusiasmarnos”, concluye.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto