Nuevo algoritmo detecta asteroide potencialmente peligroso y refuerza la seguridad terrestre

HelioLinc3D: un nuevo algoritmo encuentra 2022 SF289, un asteroide potencialmente peligroso, demostrando avances en la detección espacial y la seguridad terrestre

Gracias a un nuevo algoritmo desarrollado para detectar asteroides potencialmente peligrosos, los investigadores han descubierto una roca espacial de unos 180 metros. Aunque también ha sido calificado de “potencialmente peligroso”, no hay razón para alarmarse: por ahora no tenemos nada que temer de esta roca espacial.

Y eso hace que reine la alegría entre los investigadores. Porque con el descubrimiento de esta roca espacial (denominada 2022 SF289) han demostrado que su algoritmo puede hacer aquello para lo que fue desarrollado. A saber: utilizar observaciones relativamente escasas y dispersas para descubrir muchas rocas espaciales (relativamente grandes) que se aventuran en las proximidades de la Tierra.

A la caza de rocas espaciales potencialmente peligrosas

En nuestro sistema solar hay decenas de millones de rocas espaciales. Su tamaño varía desde guijarros hasta planetas enanos del tamaño de nuestra Luna. La mayoría de estas rocas espaciales se encuentran a gran distancia de la Tierra, pero un pequeño número se aventura a acercarse a ella durante sus órbitas alrededor del Sol. 

Estas rocas espaciales también se conocen como terrestres. Los terrestres más cercanos (rocas espaciales que se acercan a la Tierra a una distancia de unos 8 millones de kilómetros o menos) merecen una atención especial en este sentido. Y si además son de un tamaño tal que podrían causar graves problemas en caso de colisión con la Tierra, se las califica de “potencialmente peligrosas”. 

Estos asteroides potencialmente peligrosos se buscan de forma rutinaria, por ejemplo, dentro del programa ATLAS de la NASA. Para ello, se suelen tomar cuatro fotografías del cielo nocturno y buscar en ellas puntos luminosos que se muevan en línea recta a lo largo del cielo nocturno. Este método ya ha permitido descubrir unos 2350 asteroides potencialmente peligrosos, pero se dice que hay miles más a la espera de ser descubiertos.

Observatorio Vera C. Rubin: prueba

Pronto, la búsqueda de esos asteroides potencialmente peligrosos recibirá un nuevo impulso. Y ello gracias al Observatorio Vera C. Rubin, que entrará en funcionamiento a principios de 2025. El observatorio empezará a escanear el cielo nocturno en busca de asteroides (potencialmente peligrosos). Sin embargo, a diferencia de otros observatorios de asteroides, el Observatorio Vera C. Rubin solo observará el mismo lugar dos veces (en lugar de cuatro) cada noche. Y eso significa que los investigadores necesitan un nuevo algoritmo para detectar con certeza puntos de luz en movimiento, o esquilas terrestres, en ese conjunto de datos recogidos por el Observatorio Vera C. Rubin. Así que los investigadores decidieron desarrollar dicho algoritmo.

El resultado es un algoritmo completamente nuevo que los científicos han bautizado como HelioLinc3D. Y, por supuesto, los investigadores estaban ansiosos por probarlo. Pero la cosa se complicó. Al fin y al cabo, el Observatorio Vera C. Rubin aún está en construcción. Así que los científicos tomaron otro camino. Utilizaron el nuevo algoritmo con datos ya analizados recogidos por ATLAS. 

El objetivo era comprobar si el algoritmo podía encontrar nuevos asteroides en esos datos. Dado que todos los asteroides detectados cuatro veces ya habían sido filtrados, se trataba de asteroides que ATLAS había detectado con muy poca frecuencia como para que los algoritmos existentes pudieran detectarlos.

Asteroide 2022 SF89, confirmado

Y pronto fue hallado. El 18 de julio, HelioLinc3D sacó de los datos de ATLAS un asteroide que hasta entonces había pasado desapercibido: el 2022 SF89, de 180 metros de longitud. La investigación demostró que ATLAS ya había avistado el asteroide tres veces. Sin embargo, los algoritmos existentes nunca habían detectado el asteroide, ya que esto había sucedido a lo largo de varias noches, y no cuatro veces en una. HelioLinc3D sí lo hizo y eso, dicen los investigadores, se debe a que esas son las condiciones en las que el algoritmo funciona bien: el algoritmo está diseñado para combinar fragmentos de datos.

Mientras tanto, la existencia de 2022 SF89 ha sido confirmada por observaciones adicionales. 2022 SF289 parece ser un asteroide Apolo de unos 180 metros de longitud. En su tamaño más pequeño, la distancia entre la roca espacial y la Tierra es de solo 225 300 kilómetros. Esto hace que, en ocasiones, el asteroide se acerque más a nuestro planeta que la Luna.

No hay por qué preocuparse

Aunque la órbita y el tamaño del asteroide justifican el sello de “potencialmente peligroso”, 2022 SF289 no es algo de lo que preocuparse. Los científicos confían en que no supondrá un peligro para la Tierra, al menos en un futuro próximo.

Órbita del asteroide potencialmente peligroso descubierto
Aquí puedes ver en verde la órbita de 2022 SF89. En azul, la órbita de la Tierra (que, por tanto, está muy próxima a la órbita de 2022 SF89). En naranja se indica también la órbita de Venus. Y en rojo, la órbita de Marte. Imagen: Joachim Moeyens / Universidad de Washington / OpenSpace.

Es solo el preludio de más hallazgos

La detección de 2022 SF289 es el preludio de más, promete Mario Jurić, líder del equipo de investigación que ha desarrollado HelioLinc3D. “Esto es solo una pequeña muestra de lo que podemos esperar del Observatorio Rubin dentro de dos años, cuando HelioLinc3D empiece a detectar al menos un objeto (como 2022 SF289) cada noche”. En total, aún se espera descubrir más de 3000 asteroides potencialmente peligrosos.

Defensa planetaria

Queda por ver si entre ellos se encontrarán especímenes que supongan (o puedan suponer) una amenaza real para la Tierra. Pero si así fuera, no estamos totalmente indefensos. La Agencia Espacial Estadounidense ha demostrado recientemente que es posible modificar la órbita de una roca espacial estrellando una nave contra ella. Para ello, sin embargo, es deseable descubrir pronto esa roca espacial, ya que, obviamente, se necesita bastante tiempo para poner en marcha una misión de este tipo. Además (especialmente en el caso de una roca espacial algo mayor) puede ser necesario que transcurra cierto tiempo entre el impacto en la Tierra que se quiere evitar y el golpe emitido. En efecto, a medida que pasa el tiempo, aumenta el efecto de un toque tan pequeño. Compárese con un coche que se precipita a gran velocidad hacia el corazón de un muro de diez metros de ancho. Si le das un golpecito a diez metros del muro, haciendo que su morro gire unos grados con respecto a su trayectoria original, seguirá chocando contra el muro. Pero ahora imagina que cambias la trayectoria del coche de forma similar a diez kilómetros del muro. Entonces no chocará contra el muro.

Así funciona también con los asteroides: el efecto de un pequeño golpe se hace cada vez mayor a medida que pasa el tiempo. Y también por eso puede ser crucial detectar a tiempo asteroides potencialmente peligrosos. La búsqueda de tales asteroides ya se ha intensificado enormemente en los últimos años, dando lugar al descubrimiento de más de 2000 asteroides potencialmente peligrosos, casi todos los cuales, por cierto, no suponen una amenaza real para la Tierra, al menos a corto plazo. Sin embargo, se calcula que unos 3000 están también a la espera de ser descubiertos. Y armados con instrumentos como el Observatorio Vera C. Rubin y el nuevo algoritmo, los investigadores esperan encontrar también esos asteroides, haciendo así poco a poco que la Tierra sea un poco más segura.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto