Las IA similares a ChatGPT están llegando a los principales motores de búsqueda científica

La evolución de la búsqueda científica: cómo los chatbots conversacionales impulsados por IA como ChatGPT están transformando la manera en que los investigadores acceden y consumen información académica, y los desafíos éticos que surgen.

Sin embargo, aunque estos avances prometen agilizar la obtención de resúmenes e información relevante, persisten cuestiones sobre la confiabilidad de los resultados y el uso ético de estos asistentes en la creación de contenido académico.

El avance de la inteligencia artificial ha traspasado las barreras de la búsqueda en línea convencional y ha llegado al campo de la ciencia. Los chatbots conversacionales, impulsados por tecnologías como GPT-3.5, se están integrando en los motores de búsqueda científicos, cambiando la forma en que los investigadores acceden y consumen información académica. 

Compañías líderes en la industria editorial, como Elsevier, Digital Science y Clarivate, han tomado la delantera al adoptar estos asistentes para mejorar la experiencia de búsqueda en bases de datos de referencia.

Nueva dimensión en la búsqueda científica

La implementación de asistentes de modelos lingüísticos extensos (LLM) en bases de datos científicas ha abierto las puertas a una búsqueda más eficiente y enriquecedora. Elsevier, por ejemplo, ha lanzado Scopus IA, una interfaz de IA basada en ChatGPT, diseñada para ayudar a los investigadores a obtener rápidamente resúmenes de temas de investigación complejos. 

Esta herramienta utiliza una versión del LLM GPT-3.5 para generar párrafos de resumen fluidos en respuesta a preguntas formuladas en lenguaje natural. Además de proporcionar resúmenes, Scopus IA también ofrece referencias citadas y preguntas de exploración adicional.

A pesar de los avances emocionantes, la incorporación de IA conversacional en la búsqueda científica no está exenta de desafíos. Uno de los principales problemas radica en la confiabilidad de los resultados generados por los LLM. Estos sistemas no comprenden el contenido en su totalidad y a veces producen información inexacta o sesgada. La búsqueda científica exige precisión y rigor, por lo que la confiabilidad de los datos generados por la IA sigue siendo un área de preocupación.

Enfoque de Scopus IA para abordar desafíos

Para abordar los problemas de confiabilidad, Elsevier ha aplicado medidas específicas en la implementación de Scopus IA. La IA solo genera respuestas en función de cinco o diez resúmenes de investigación, los cuales son entregados por un motor de búsqueda convencional. Además, la herramienta solo busca artículos publicados desde 2018, lo que garantiza la relevancia de los trabajos. Se ha instruido a la IA para citar correctamente los resúmenes generados y para indicar si no hay información relevante disponible. La empresa también ha ajustado la “temperatura” del bot para reducir su imprevisibilidad en las respuestas, minimizando así posibles inexactitudes.

Ética y uso responsable

El uso de LLM en la creación de contenido académico plantea preocupaciones éticas, como el riesgo de plagio al copiar y pegar resúmenes generados por la IA en trabajos propios. Para abordar este problema, Elsevier y otros actores en la industria han emitido pautas claras para el uso responsable de los resúmenes generados por la IA. Los investigadores y autores son instados a utilizar los resúmenes de manera transparente y ética, y a proporcionar divulgación adecuada si se utilizan asistentes de IA en la investigación y redacción de artículos.

El futuro de la búsqueda científica impulsada por IA

Aunque los chatbots conversacionales y los LLM están en una fase temprana en la búsqueda científica, su adopción y evolución son inevitables. La herramienta Scopus IA, por ejemplo, está siendo probada por unos 15 000 usuarios, y se espera que su lanzamiento completo ocurra a principios de 2024. La comunidad científica observa con interés cómo la IA transforma la forma en que los investigadores interactúan con las bases de datos y acceden a información vital para sus investigaciones.

El mundo de la búsqueda científica está experimentando una revolución gracias a la incorporación de IA conversacionales en los motores de búsqueda. A medida que empresas líderes implementan asistentes de LLM en bases de datos de renombre, los investigadores pueden acceder a resúmenes fluidos y referencias relevantes de manera más rápida y eficiente. Aunque persisten desafíos y preguntas éticas, el futuro promete una búsqueda científica más enriquecedora y accesible a través de la colaboración entre la mente humana y las capacidades de la inteligencia artificial.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad

Publicidad

Formulario de contacto