Esta espantosa combinación provocó la última extinción masiva (protagonizada por humanos)

Desentrañando el misterio de la última extinción masiva: cómo los incendios forestales y los humanos desencadenaron la desaparición de los gigantes del pasado y las lecciones para el futuro medioambiental

A veces parece apocalíptico: los enormes incendios forestales que arrasan todos los rincones del mundo se suceden a velocidad récord. Pero esto no es algo relativamente nuevo: hace 50 000 años apenas había incendios forestales. Y cuando los hubo, de repente, desaparecieron casi todos los grandes mamíferos de varios continentes. ¿Qué ocurrió?

Hacia el final del Pleistoceno, o última Edad de Hielo, se produjo la última gran extinción masiva. Hace entre 10 000 y 50 000 años, la mayoría de los grandes mamíferos se extinguieron debido al cambio climático masivo y a los humanos, que se reprodujeron y extendieron a la velocidad del rayo.

La era de los mamíferos: desaparición

Los últimos 66 millones de años también se conocen como la Era de los Mamíferos. Durante este periodo, nuestros parientes lanudos se beneficiaron de la extinción de los dinosaurios y los mamíferos se convirtieron en el grupo animal dominante en nuestro planeta. 

Hasta hace 50 000 años, enormes bestias como mamuts lanudos, osos gigantes y lobos gigantes vagaban por Europa, Asia, Norteamérica y Sudamérica. En la zona donde más tarde se construyó Los Ángeles, también había dos especies de camellos, tres especies de perezosos gigantes y cinco especies de grandes felinos.

Y de repente todos desaparecieron. En todo el mundo, los grandes mamíferos que habían dejado su huella en todo tipo de ecosistemas durante décadas no aparecían por ninguna parte. América del Norte perdió más del 70 % de los mamíferos de más de 44 kilos (megafauna), América del Sur más del 8 0%, Australia casi el 90 %. Solo en África, la Antártida y algunas islas remotas se mantuvieron intactas las comunidades animales “naturales”.

Debate sobre las causas

No está claro qué causó exactamente esta extinción masiva de especies. Paleontólogos y arqueólogos llevan décadas discutiendo al respecto. No les cuesta encontrar razones. De hecho, hay demasiadas causas diferentes sobre la mesa. Cuando terminó la Edad de Hielo y el clima se calentó, los patrones climáticos y la vegetación cambiaron drásticamente. Al mismo tiempo, el número de habitantes aumentó rápidamente en todas partes. La historia de éxito del hombre supuso la rápida colonización de casi todos los rincones del mundo. Lo más probable es que uno de estos procesos, o ambos, contribuyeran en gran medida a la extinción. Desgraciadamente, en la mayoría de los continentes se han encontrado muy pocos fósiles como para precisar el momento exacto en que desaparecieron los grandes mamíferos.

Sin embargo, sí es posible en las fosas de alquitrán de La Brea, cerca de Los Ángeles, el mayor yacimiento de fósiles con huesos de miles de grandes mamíferos de la Edad de Hielo conservados en lagos de asfalto viscoso. Allí hay bastantes pistas para resolver (parcialmente) este misterio. Las proteínas de estos huesos pueden datarse con gran precisión mediante mediciones de radiocarbono, lo que nos permite saber más sobre el momento y las causas del colapso de los ecosistemas prehistóricos.

Y esto demuestra que hace 13 000 años se produjo un drama ecológico en el sur de California y sus alrededores, que alteró de forma permanente la vegetación y acabó con todos los megamamíferos emblemáticos. La combinación del calentamiento global, la sequía que duró décadas y la rápida reproducción humana creó un punto de inflexión en el ecosistema. Sorprendentemente, un aumento masivo de los incendios forestales es probablemente el instigador de este desastre. Incendios forestales que muy probablemente fueron provocados por los humanos. Como consecuencia, el paisaje se volvió más seco y árido, y desaparecieron grandes extensiones de bosque. Mientras tanto, los humanos seguían cazando. Todo ello hizo que cada vez quedaran menos herbívoros. Los animales que dependen de los árboles, como los camellos, desaparecieron por completo.

El gran punto de inflexión

El problema no era que la gente hiciera fuego. Llevaban haciéndolo cientos de miles de años. Tampoco fue el calentamiento global en sí un problema. Fue eso, combinado con el crecimiento demográfico, lo que puso a los mamíferos en peligro hace unos 13 000 años. Durante ese periodo, el número de incendios en el sur de California aumentó drásticamente. El calor, la sequía, la pérdida de herbívoros y los incendios provocados por el hombre crearon un punto de inflexión: toda la megafauna icónica de la región desapareció para siempre.

Estudiar las causas y consecuencias de la extinción masiva a finales del Pleistoceno ayuda a comprender mejor la crisis climática a la que nos enfrentamos hoy. La gran diferencia entre entonces y ahora, sin embargo, es que las temperaturas están aumentando 10 veces más rápido ahora que al final de la Edad de Hielo, principalmente debido a la quema de combustibles fósiles. En los últimos 45 años, la intensidad, frecuencia y superficie de los incendios forestales de California se han quintuplicado, según demuestra el análisis de los depósitos de carbón del lago Elsinore. 

Solo cuando aparecieron los humanos en escena, los incendios forestales se convirtieron en sucesos regulares. Incluso hoy en día, los humanos siguen siendo la causa de los incendios forestales en el 90 % de los casos.

Lecciones del pasado

Los paralelismos entre la gran ola de extinción de finales del Pleistoceno y la actual crisis medioambiental son evidentes. El pasado nos enseña que los ecosistemas de los que dependemos son muy vulnerables cuando se ven afectados de múltiples maneras. Por eso debemos hacer más como sociedad para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero, prevenir los incendios forestales y proteger la megafauna que queda en la Tierra. Solo así podremos evitar otra extinción masiva, posiblemente aún más catastrófica.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto