Descubren barro agrietado en Marte: ¿Evidencia de vida pasada?

Claves para la vida en Marte: Grietas hexagonales en antiguo barro marciano revelan ciclos húmedos y secos que pudieron favorecer el surgimiento de la vida en el planeta rojo

Las grietas en el barro marciano indican que en el planeta rojo se alternaron periodos húmedos y secos. Y con ello, los investigadores han encontrado pruebas por primera vez de que las condiciones en Marte fueron en su día favorables para la aparición de vida.

En los últimos años, los científicos marcianos han hallado pruebas convincentes de que Marte fue mucho más húmedo en el pasado que en la actualidad. Y así demostraron que el planeta poseía un elemento crucial para sustentar la vida, a saber: el agua. Pero faltaban pruebas convincentes de que las condiciones del planeta también fueron en su día favorables para la aparición de la vida. Hasta ahora. Porque el vehículo explorador Curiosity ha encontrado recientemente barro agrietado en el planeta rojo.

Grietas hexagonales

El rover descubrió las grietas hexagonales (foto de abajo) en lodo antiguo mientras escalaba el Monte Sharp. Se trata de una colina de cinco kilómetros de altura construida a partir de capas de sedimentos en el corazón del cráter Gale. Que se pueda encontrar lodo aquí no es ninguna sorpresa. Investigaciones anteriores mostraron que el cráter Gale estuvo una vez lleno de agua, lo que significa que Curiosity está buscando en lo que una vez fueron depósitos de sedimentos fangosos. 

Las grietas en esos depósitos tampoco son estrictamente nuevas. De hecho, Curiosity descubrió anteriormente grietas en forma de T en el barro un poco más abajo en el Monte Sharp. Estas grietas se forman cuando el barro se seca y se encoge. Y las grietas en forma de T demostraron, por tanto, que el barro de este lugar se había vuelto a secar al menos una vez.

Barro agrietado
Imagen: NASA / JPL-Caltech / MSSS / IRAP.

Pero ahora se han descubierto grietas hexagonales en el barro marciano. Y sin duda eso es mucho más sorprendente. Y es que atestiguan que estos depósitos de barro no se secaron una sola vez, sino que estuvieron expuestos repetidamente a condiciones húmedas y secas. Porque cuando el barro seco se vuelve a exponer al agua, las grietas en forma de T se ablandan y adoptan una forma más bien parecida a la de la letra Y, de modo que un conjunto de estas grietas acaba adoptando una forma hexagonal. 

“Estas grietas específicas del lodo se producen cuando se repiten periodos húmedos y secos, posiblemente en función de las estaciones”, explica el investigador William Rapin.

La importancia de lo húmedo y lo seco para la aparición de vida

Pero, ¿por qué es tan importante esta alternancia de húmedo y seco? Al fin y al cabo, a menudo se oye decir que solo el agua es un ingrediente crucial para la vida. Y es cierto. Sobre todo cuando se trata de mantener la vida (tal y como la conocemos). Pero la creación de vida requiere algo más que agua. Requiere ciertas reacciones químicas que, en última instancia, conducen a la aparición de la vida. 

Sin embargo, esas reacciones químicas solo son posibles si se dispone de las sustancias químicas necesarias para ellas, los llamados componentes básicos de la vida, como el ácido nucleico, por ejemplo. Y los investigadores sospechan que su presencia e interacción mutua se ven facilitadas por la alternancia de condiciones húmedas y secas.

Con el último descubrimiento del Curiosity, los científicos demuestran por primera vez que esas condiciones también se dieron en Marte hace mucho tiempo. “Se trata de la primera prueba tangible de que el antiguo clima marciano también presentaba ciclos regulares similares a los de la Tierra, caracterizados por periodos secos y húmedos”, explica Rapin. “Pero lo más importante es que esos ciclos fueron útiles (y posiblemente incluso necesarios) para la evolución molecular que podría conducir a la vida”. Su colega Ashwin Vasavada está de acuerdo. “En 11 años, hemos encontrado abundantes pruebas de que el antiguo Marte pudo albergar vida microbiana. Y ahora también hemos encontrado pruebas de condiciones que pueden haber permitido la aparición de la vida”.

Por cierto, el descubrimiento no solo tiene implicaciones para nuestra comprensión de (la habitabilidad de) Marte; también puede aportar más datos sobre el origen de la vida en otros planetas, incluida nuestra propia Tierra. Se supone que una alternancia de periodos húmedos y secos facilitó la aparición de la vida también aquí, pero ya no se dispone de pruebas de ello. 

Esto se debe a que la tectónica de placas en la Tierra hace que la superficie terrestre se recicle constantemente, por así decirlo, y, por lo tanto, las huellas de la época poco antes y durante la aparición de la vida se han borrado hace mucho tiempo. En Marte no hay tectónica de placas, por lo que aún se pueden encontrar huellas. “Tenemos suerte de estar bastante cerca de un planeta como Marte, que recuerda los procesos naturales que pueden haber dado lugar a la vida”, afirma Rapin.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto