Los mamíferos prefieren frutas con alto contenido en alcohol

Descubrimiento científico: La fascinante relación entre los mamíferos y el alcohol en la selección y dispersión de frutas con alto contenido de azúcar y cómo esta simbiosis beneficia tanto a los animales como a las plantas en la supervivencia y propagación de semillas

Nuestra afición al alcohol no es única. Mientras que otros mamíferos, obviamente, no pueden elegir entre una cerveza, un vino o un cóctel, sí parecen preferir las frutas que contienen la mayor cantidad de alcohol posible. Y esas frutas, en particular, lo han estudiado inteligentemente.

Investigaciones anteriores han demostrado que las plantas tienen todo tipo de formas de favorecer la dispersión de las semillas, un rasgo que garantiza su supervivencia. Por ejemplo, algunos árboles esparcen sus semillas con la ayuda del viento. Así se evita que las plantas luchen por la misma agua y alimento en su vecindario. 

En un nuevo estudio de la Universidad de Canberra, los investigadores han demostrado que la tentación del alcohol también es una forma que tienen las plantas frutales de esparcir sus semillas.

La fruta se somete al test de alcoholemia

La fruta en sí no contiene alcohol. En cambio, las frutas producen distintos tipos de azúcares que atraen a la levadura, que fermenta el azúcar y luego produce alcohol. Este alcohol atrae a los animales para que se coman la fruta, tras lo cual dejan las semillas por todas partes a través de sus heces. Para demostrarlo, los investigadores se desplazaron a un bosque tropical de Costa Rica. Allí recogieron fruta que aún colgaba de plantas y árboles, pero también la recogieron del suelo.

De vuelta al laboratorio, midieron la cantidad de alcohol, introduciendo cada pieza de fruta en una bolsa de plástico durante una hora y acercándole después un alcoholímetro. Después observaron qué animales habían comido la fruta en cuestión. Esto les permitió estimar el grado de dispersión de las semillas. Las aves, por ejemplo, se llevan la fruta más lejos que los pequeños roedores.

La importancia del alcohol: mono borracho

Los investigadores descubrieron que el 78 % de la fruta recolectada contenía alcohol. También encontraron un patrón: la fruta con más alcohol estaba más ampliamente distribuida que la fruta con menos alcohol. Esto demuestra lo que ya pensaban: el alcohol desempeña un papel en la dispersión de las semillas.

Es la primera vez que los investigadores analizan el etanol en la fruta como un rasgo para la selección y dispersión de la fruta. “El alcohol es históricamente una sustancia muy importante”, afirma la investigadora Amanda Melin. “Se utiliza para celebrar fiestas, en rituales específicos y durante muchos miles de años la gente ha fermentado alcohol a propósito”.

La investigación se basó en la hipótesis del mono borracho del científico Robert Dudley, que estableció que el etanol está presente de forma natural en muchas frutas. Su teoría era que a los humanos y a otros primates les gusta el alcohol porque es un signo de fruta madura. “La investigación al respecto sigue siendo sobre todo anecdótica, pero ahora hemos realizado un estudio más sistemático”, explica Melin.

El estudio, como se ha dicho, se realizó en Costa Rica, pero los investigadores creen que los resultados son similares en otros países, porque los mecanismos de selección en los animales son los mismos. Y también porque muchas plantas frutales de Costa Rica tienen parientes en ecosistemas de todo el mundo, y estos, a su vez, tienen aproximadamente las mismas concentraciones de etanol en sus frutos.

Huelen el alcohol

Es probable que los mamíferos se sientan atraídos por el fuerte olor del etanol. Muchos mamíferos tienen un olfato muy desarrollado que les permite reconocer rápidamente la fruta con una alta concentración de alcohol.

Sin embargo, no solo influye el olor, sino que debe haber otras adaptaciones en el sistema digestivo de los mamíferos para que el etanol se descomponga eficazmente. Y ahí es donde entra en juego un segundo estudio de los investigadores australianos. Este se inspira en un trabajo anterior que demostró que tanto humanos como chimpancés y gorilas comparten la misma mutación genética responsable de la descomposición del alcohol. 

“La conclusión es que nosotros y nuestros parientes más cercanos podemos descomponer el etanol de forma más eficaz que otros animales”, explica Melin. Los investigadores analizaron un gran número de animales y hallaron pruebas de que más especies, especialmente los murciélagos frugívoros, tienen mutaciones genéticas que ayudan a descomponer el etanol.

Aficionados al azúcar

La gran ventaja del etanol es que revela la cantidad de azúcar que contiene la fruta, que es lo que naturalmente interesa a los mamíferos. También significa que suele contener muchas calorías, lo que también es bueno para los animales hambrientos que necesitan llenar el estómago.

Para ello, es importante que el organismo descomponga bien el etanol, al menos así los animales no se emborracharán rápidamente. “Piensa en los murciélagos, porque procesan el etanol de forma tan eficiente que pueden seguir volando sin estar achispados”, dice la investigadora Julia Casorso.

“Nuestro estudio aporta así pruebas de un beneficio mutuo para el animal y la planta que permite una mejor dispersión de las semillas”, afirma su colega Allegra DePasquale. “Los animales huelen el alcohol, se benefician de las grandes cantidades de azúcar, saben descomponer bien el alcohol y esparcen las semillas de las plantas, una situación en la que todos ganan”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto