Las mujeres con estas ocupaciones tienen más riesgo de cáncer de ovario

Exposición ocupacional a sustancias químicas: Las mujeres en determinadas profesiones tienen hasta tres veces más riesgo de desarrollar cáncer de ovario

Como posibles causas del cáncer, se piensa sobre todo en factores relacionados con el estilo de vida, como fumar o hacer muy poco ejercicio, pero ahora resulta que las mujeres de determinados grupos profesionales también corren un mayor riesgo, en este caso de cáncer de ovario. Peluqueras, trabajadoras de la construcción, vendedoras de ropa, contables y esteticistas tienen un riesgo especialmente elevado de padecer la enfermedad.

El motivo es, presumiblemente, la exposición a determinadas sustancias químicas, como el amoníaco o la lejía. Los investigadores compararon algo menos de quinientas mujeres canadienses que tuvieron cáncer de ovario entre 2010 y 2016 con algo menos de novecientas mujeres de Canadá que no tenían la enfermedad. 

Lo destacado fue que la mayoría de las mujeres con cáncer tenían niveles educativos más bajos, utilizaban la píldora anticonceptiva por períodos más cortos y tenían menos hijos o ninguno en comparación con el grupo de control. Todos estos son factores de riesgo conocidos para la enfermedad.

Exposición prolongada a sustancias químicas

A continuación, los investigadores analizaron los grupos profesionales en los que trabajaban las mujeres y la relación con la exposición a 29 sustancias químicas de uso común en su trabajo. Y de ahí surgió algo sorprendente: las mujeres que trabajaron como peluqueras o esteticistas durante al menos 10 años tenían un riesgo tres veces mayor de padecer cáncer de ovario. Las que fueron contadoras durante ese tiempo tenían el doble de probabilidades de contraer la enfermedad. Trabajar en la construcción también triplicaba el riesgo. Las mujeres que trabajaban en una tienda de ropa tenían un 85 % más de probabilidades de padecer cáncer de ovario, y trabajar en otras tiendas también aumentaba el riesgo al menos otro 45-59 %.

Para aumentar el riesgo en al menos un 40 %, las mujeres tenían que haber trabajado en la ocupación correspondiente durante al menos ocho años, lo que implicaba una exposición prolongada a sustancias como polvos de talco, amoniaco, peróxido de hidrógeno, polvo para el cabello, fibras sintéticas, fibras de poliéster, tinte para el cabello, formaldehído, gasolina, lejía y gas utilizado en aerosoles. Las peluqueras, esteticistas y mujeres con trabajos relacionados se enfrentan a estas toxinas en su trabajo diario. Aún no está claro si la relación con el cáncer de ovario se debe a una sola sustancia o a una combinación de ellas, o incluso a otros factores en el lugar de trabajo.

Pequeño grupo de investigación

Los investigadores añaden algunas advertencias a sus conclusiones. El número de mujeres en determinados sectores de alto riesgo, como la imprenta, la producción textil o la limpieza en seco, era demasiado pequeño para extraer conclusiones demasiado importantes. Y algunas correlaciones estadísticamente significativas podrían basarse en coincidencias, argumentan. 

Por tanto, para confirmar los resultados, es necesario realizar una investigación de seguimiento. Esto también permitiría examinar otros posibles factores laborales que desempeñan un papel.

No obstante, concluyen que sus resultados dejan claro que es probable que determinadas ocupaciones y la consiguiente exposición a sustancias químicas aumenten el riesgo de cáncer de ovario.

Las mujeres están infrarrepresentadas

El hecho de que este efecto solo se conozca ahora se debe a que muy pocas mujeres están representadas en la investigación sobre la relación entre ocupaciones y cáncer. “Esto se sabe desde hace tiempo, pero aún es necesario mejorar cuando se trata de estudiar los riesgos laborales de las mujeres”, escriben los científicos en un comentario. “Al no incluir a las mujeres en la investigación, perdemos la oportunidad de identificar factores de riesgo de cáncer específicos de la mujer, de averiguar las diferencias de riesgo en función del sexo y de investigar la exposición a determinadas sustancias en ocupaciones en las que predominan las mujeres”, concluyen.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto