Las altas temperaturas hacen que las personas mayores vean peor: ¿cómo puede ser?

El deterioro de la visión en personas mayores: Un estudio revela una sorprendente conexión entre las altas temperaturas y la baja visión, planteando preocupaciones sobre el impacto del cambio climático en la salud ocular

El calentamiento global tiene numerosas consecuencias inesperadas, pero el hecho de que las personas mayores empiecen a ver peor cuando suben las temperaturas es una conexión muy extraña. Sin embargo, eso es realmente lo que los científicos han descubierto en un grupo de estadounidenses mayores de 65 años.

Los ancianos que viven en una zona donde la temperatura media es de 15,5 grados centígrados o más tienen más probabilidades de ver peor que los que viven en regiones más frías. Más concretamente, quienes viven en una zona donde la temperatura media (diurna y nocturna) oscila entre 10 y 12,7 grados tienen un 14 % más de probabilidades de ver mal que quienes viven en una región donde hace más frío de 10 grados. 

Esa probabilidad es un 24 % mayor si la temperatura se sitúa entre los 12,7 y los 15,5 grados, y un 44 % mayor si la media es aún más cálida.

El cambio climático

“Esta relación entre visibilidad limitada y temperatura media es muy preocupante si futuras investigaciones determinan que el vínculo es realmente causal”, afirma la investigadora principal, la profesora Esme Fuller-Thomson, de la Universidad de Toronto. “El cambio climático provocará un aumento de la temperatura global. Es importante vigilar si más ancianos sufrirán un deterioro de la visión como consecuencia de ello”.

En este caso, la mala visión no es solo cuestión de ponerse gafas. Se trata más bien de una auténtica baja visión. “Sabemos que los problemas de visión son una causa importante de discapacidades y deficiencias funcionales”, explica el investigador ZhiDi Deng. “Por ejemplo, una deficiencia visual grave puede aumentar el riesgo de caídas y fracturas óseas y repercutir negativamente en la calidad de vida de las personas mayores. Además, la atención a los problemas oculares y sus consecuencias cuestan a la economía estadounidense decenas de miles de millones al año. Así que esta relación entre temperatura y baja visión es bastante preocupante”.

Diferencia entre hombres y mujeres

La relación entre temperatura media y problemas graves de visión se mantuvo independientemente de la edad, el sexo, los ingresos o el nivel educativo de los 1,7 millones de participantes. “Fue impactante comprobar que el vínculo entre baja visión y temperatura era tan consistente tras ajustar tantos factores demográficos, incluidos los ingresos”, afirma la investigadora Elysia Fuller-Thomson. El efecto era más acusado entre los participantes de 65 a 79 años, en comparación con los mayores de 80 años. También afectó más a los hombres que a las mujeres y más a los estadounidenses blancos que a los negros.

Es una conexión extraña, desde luego: ¿cómo puede ser que la temperatura exterior afecte a lo bien o mal que alguien puede ver? Los investigadores tampoco conocen aún las causas. Mencionan algunas posibles explicaciones, como una mayor exposición a la luz ultravioleta, la contaminación atmosférica, un mayor riesgo de enfermedades infecciosas y una disminución del folato a temperaturas más altas. Pero las investigaciones de seguimiento deberían aportar información más concluyente al respecto.

El estudio utilizó una gran encuesta estadounidense de mayores de 65 años que se llevó a cabo entre 2012 y 2017. Participaron 1,7 millones de estadounidenses que vivían en el mismo estado en el que habían nacido. Tenían que responder a una serie de preguntas cada año, entre ellas si eran ciegos o no veían bien, aunque llevaran gafas. Los datos sobre la temperatura media procedían de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica. Ambos conjuntos de datos se combinaron, dando lugar a las inquietantes conclusiones.

Más preguntas que respuestas

“Nos sorprendió mucho descubrir esta estrecha relación entre temperatura y baja visión”, afirma la investigadora Fuller-Thomson. “Pero en realidad plantea más preguntas que respuestas. La pregunta principal es cual es la conexión entre la temperatura media y la visión limitada”. ¿Y hay otras deficiencias que se agraven con el aumento de la temperatura? “Tenemos previsto investigar si la temperatura también está relacionada con otras discapacidades en los ancianos, como problemas auditivos y limitaciones en las actividades cotidianas”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto