Increíble hallazgo fósil: mamífero atacó y venció a dinosaurio hace 125 millones de años

Depredador mamífero contra dinosaurio herbívoro: descubren fósil excepcional en China que desafía teoría común sobre la era de los dinosaurios

En China se ha encontrado un fósil muy especial. Los restos, de 125 millones de años de antigüedad, muestran una instantánea única de un depredador parecido a un tejón hincándole el diente a un dinosaurio, justo antes de que ambos perdieran la vida en un alud de lodo.

“Los dos animales fueron capturados durante una lucha mortal. La imagen fosilizada de la pareja entrelazada es una de las primeras pruebas directas de un comportamiento similar al de un depredador mamífero en un dinosaurio”, explica el paleontólogo canadiense Jordan Mallon. Esto desafía aún más la teoría común de que los dinosaurios tenían poco que temer de los mamíferos durante el Cretácico. 

El fósil demuestra que el peligro para los dinosaurios herbívoros más pequeños no solo procedía de otros dinosaurios, sino que también tenían que tener cuidado con los posibles ataques de mamíferos feroces con dientes y garras afiladísimos.

Mamíferos sanguinarios en la era de los dinosaurios

El fósil, muy bien conservado, forma parte de la colección del Museo Weihai Ziguang Shi Yan, en la provincia china de Shandong. Los restos fosilizados corresponden a un Psittacosaurus del tamaño de un perro. Este herbívoro es uno de los dinosaurios con cuernos más antiguos conocidos. Vivió a principios del Cretácico en Asia, hace entre 125 y 105 millones de años. El mamífero sanguinario es un animal parecido al tejón llamado Repenomamus robustus

En este periodo prehistórico, muchas plantas y animales crecían enormemente, pero los mamíferos se quedaban atrás en tamaño y número. Era la época de los dinosaurios; el apogeo de los mamíferos llegó más tarde. Por ello, el Repenomamus no era demasiado grande, pero mientras tanto era uno de los mamíferos más impresionantes que vagaban por el mundo durante el Cretácico.

Un mamífero prehistórico ataca a un dinosaurio
Épico encuentro prehistórico: Mamífero desafiando a un dinosaurio hace 125 millones de años. Ilustración: Michael Skrepnick

Antes del descubrimiento de este fósil en concreto ya se sabía que al Repenomamus le gustaba hincar el diente a los dinosaurios, ya que anteriormente se habían encontrado huesos fosilizados de crías de Psittacosaurus en el estómago de otro espécimen de Repenomamus. Pero en ellos no se pudo demostrar que el mamífero cazara realmente dinosaurios vivos. Eso ha cambiado ahora. 

“Hace tiempo que sabemos que estos dos animales convivieron, pero el descubrimiento y el análisis de este asombroso fósil nos demuestran que el mamífero prehistórico realmente cazaba dinosaurios vivos”, afirma Mallon.

La Pompeya china de los dinosaurios

El fósil fue recuperado del suelo en la provincia china de Liaoning, cerca de Liujitun, en 2012 y está en excelentes condiciones: ambos esqueletos están casi completos. El yacimiento fósil de Liujitun también ha sido bautizado como “La Pompeya china de los dinosaurios”. Lagartos, anfibios, pequeños mamíferos y dinosaurios han quedado inmortalizados aquí en gran número al ser arrastrados por corrientes de lodo y otros escombros tras varias erupciones volcánicas.

Observando de cerca el espectáculo fósil, el dinosaurio está estirado, con las patas traseras plegadas a lo largo del cuerpo. El cuerpo del mamífero se retuerce alrededor del Psittacosaurus y se sienta encima de su presa, agarrando la mandíbula y una pata trasera del herbívoro más grande. Al hacerlo, el Repenomamus clava sus dientes en las costillas del dinosaurio. 

“No hay duda de que se trata de un ataque activo que se vio bruscamente interrumpido por los efectos de una erupción volcánica o una avalancha de lodo”, afirma Mallon. Los investigadores sostienen que es imposible que el mamífero estuviera royendo un dinosaurio muerto. Por ejemplo, los huesos del dinosaurio no tienen marcas de dientes. Además, la posición enredada de los animales, con el que parece un tejón sentado encima de su presa, no concuerda con la idea de un mamífero carroñero, sino más bien con la de un ataque depredador a un animal vivo.

Un dinosaurio es atacado por un mamífero prehistórico
Un sorprendente hallazgo paleontológico: Psittacosaurus y Repenomamus entrelazados en fósil único, donde el mamífero muerde las costillas del dinosaurio. Imagen: Gang Han

Perturbado mientras comía

Incluso en el reino animal actual, hay animales que se atiborran de presas más grandes. Por ejemplo, existe el glotón, un animal parecido a la marta, que consigue apresar ovejas o incluso renos. Y en la sabana africana, perros salvajes, chacales y hienas atacan a grandes animales herbívoros. Al final, sus presas se desploman, a menudo en estado de shock. “Parece que el Repenomamus fosilizado procedió de la misma manera. Se comió al Psittacosaurus bocado a bocado mientras aún estaba vivo. Pero el mamífero no pudo terminar su comida”, concluye Mallon.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto