Fecundación in vitro: óvulos recogidos en verano aumentan éxito

La influencia estacional en la fecundación in vitro: Mayor éxito en verano al recoger óvulos gracias a las horas de sol y la melatonina

El tratamiento de fecundación in vitro tiene más probabilidades de éxito si la madre lleva un estilo de vida saludable, por ejemplo, pero resulta sorprendente que las estaciones del año también influyan. Los investigadores descubrieron que la fecundación in vitro tiene más probabilidades de éxito si los óvulos se recogen en verano.

En 1978 nació en Inglaterra el primer bebé fruto de la fecundación in vitro. Desde entonces, millones de parejas han visto cumplido su deseo de tener hijos gracias a este método, en el que uno o varios óvulos se fecundan fuera del cuerpo con espermatozoides, tras lo cual los embriones se transfieren al útero.

No es bueno en otoño

Ahora resulta que esa recogida de óvulos es mejor hacerla en verano. Entonces, el tratamiento tiene un 30 % más de probabilidades de éxito que si se hace en otoño. Lo explica el investigador australiano Sebastian Leathersich: “Durante nuestro estudio, en Australia nació una media de 27 bebés por cada 100 personas tras la transferencia de embriones congelados. En nuestros sujetos, eso se aplicó a 28 nacimientos por cada 100”. 

Pero parecía haber una gran diferencia entre el verano y el otoño. Cuando los óvulos se recogían en otoño, había 26 nacimientos por cada 100 personas; en verano, nacían 31 bebés por cada 100. Por tanto, no importaba cuándo se insertaran finalmente los embriones en el útero. Las tasas de natalidad tras la inserción de óvulos en primavera e invierno se situaban en un punto intermedio.

Pero, ¿cómo es posible que importe si se extrae un óvulo en verano o en otoño? Puede que los científicos tengan la respuesta, ya que descubrieron algo más: también hubo una tasa de éxito casi un 30 % mayor en las mujeres, cuyos óvulos se recogieron en los días en que el sol brillaba más, en comparación con los días con menos horas de sol.

Informes contradictorios

Hasta ahora, los resultados sobre los efectos estacionales de la fecundación in vitro eran contradictorios. Leathersich afirma: “Se sabe desde hace tiempo que existen variaciones estacionales en las tasas naturales de natalidad en todo el mundo, pero esto puede deberse a diversos factores ambientales, conductuales y sociológicos. La mayoría de los estudios sobre las tasas de éxito de la fecundación in vitro se han centrado en las transferencias de embriones frescos, en las que el embrión se transfiere una semana después de la extracción del óvulo. Esto hace imposible determinar el impacto de las estaciones o el número de horas de luz solar en el desarrollo del óvulo y el embrión”, explica.

“Hoy en día, muchos embriones se introducen en el útero congelados. Pensamos que esto nos daba la oportunidad de estudiar por separado el efecto del entorno en el desarrollo del óvulo y en el embarazo temprano.”

Leathersich y sus colegas analizaron los resultados de todas las transferencias de embriones congelados realizadas en una clínica de Perth durante un periodo de ocho años, desde enero de 2013 hasta diciembre de 2021. Durante este período, se transfirieron 3659 embriones congelados, resultado de 2155 ciclos de fiv en 1835 pacientes.

El sol y calor ayudan

“Cuando analizamos específicamente el número de horas de sol en torno al momento de la recogida de óvulos, observamos un aumento similar al de la recogida de óvulos en verano”, afirma Leathersich. “La tasa de nacimientos tras una transferencia de embriones congelados de un óvulo recogido en un día con menos horas de sol fue del 25,8 %. Este porcentaje aumentaba al 30,4 % si el embrión procedía de un óvulo recogido en los días con más horas de sol. Incluso cuando tuvimos en cuenta la estación del año y las condiciones del día de la transferencia del embrión, este aumento persistió”. La temperatura del día en que se recogió el óvulo no afectó a las posibilidades de dar a luz a un bebé sano.

Curiosamente, la temperatura sí influyó en la transferencia de embriones al útero. La probabilidad de nacimiento disminuía un 18 % si ese día hacía mucho calor, en comparación con los días más fríos. También hubo algo más de abortos espontáneos en los días más calurosos. Leathersich afirma: “Nuestra investigación demuestra que las mejores condiciones están relacionadas con el verano y el número de horas de luz solar del día en que se recoge el óvulo. Hay muchos factores que influyen en el éxito de los tratamientos de fertilidad, siendo la edad uno de los más importantes. Sin embargo, este estudio pone de relieve la importancia de los factores ambientales y su influencia en la calidad de los óvulos y el desarrollo embrionario”. Pero el investigador subraya: “Sigue siendo muy importante evitar el tabaco, el alcohol y otras toxinas, hacer suficiente ejercicio y tener un peso saludable. Sin embargo, médicos y pacientes también podrían tener en cuenta factores externos como las estaciones o las horas de sol”.

La melatonina desempeña un papel importante 

En última instancia, la pregunta sigue siendo: ¿cómo puede afectar el número de horas de sol a un óvulo? Los investigadores especulan con que la hormona melatonina desempeña un papel. Se produce más en invierno y primavera. Y los óvulos tienen que desarrollarse entre tres y seis meses antes de salir de los ovarios. Lo que también puede influir es un estilo de vida diferente en verano o la calidad del aire. Por ejemplo, también hay más abortos espontáneos en verano. “Esto sugiere que los efectos negativos de las altas temperaturas probablemente estén más relacionados con el inicio del embarazo que con el desarrollo de los óvulos”, concluye Leathersich.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto