Este escarabajo tiene menos crías y más pequeñas debido al calor excesivo actual

El efecto del cambio climático: Olas de calor reducen la reproducción y el tamaño de las crías de escarabajos, y podrían afectar a numerosas especies animales en la Tierra

El estudio sobre los efectos del cambio climático en la reproducción de los organismos ofrece nuevas e importantes perspectivas que amplían nuestra comprensión de los impactos del cambio climático en la vida en la Tierra

El cambio climático es quizá la mayor amenaza para la biodiversidad en el siglo XXI. No solo ha provocado un aumento de las temperaturas medias en todo el mundo, sino también una mayor probabilidad de fenómenos meteorológicos extremos, como las olas de calor. 

Y estas olas de calor abrasador no solo son molestas para los humanos, sino que también plantean grandes retos para los animales. Incluso pueden alterar su reproducción.

Calor y reproducción: investigando escarabajos

Muchos científicos intentan comprender mejor los efectos del calentamiento global en diversos animales. Esto es vital porque puede indicarnos qué especies animales se adaptarán con éxito al cambio climático y cuáles no. En un nuevo estudio, la investigadora Natalie Pilakouta y sus colegas se centraron en los posibles efectos de las olas de calor. En concreto, estudiaron cómo afecta el momento preciso de una ola de calor al ciclo reproductivo de un organismo.

Un escarabajo concreto protagonizó el estudio. “En nuestra investigación estudiamos el escarabajo enterrador (Nicrophorus vespilloides)”, explica Pilakouta. “Este escarabajo es conocido por su excepcional crianza. Por ejemplo, ambos padres participan en el cuidado de las crías, lo que es muy raro entre los insectos”.

Más información sobre el escarabajo enterrador

El escarabajo enterrador es un pequeño escarabajo que crece solo entre 12 y 16 milímetros. Llaman la atención sus antenas negras y la forma de las manchas naranjas posteriores de las alas. Estas no se extienden hasta el centro. El escarabajo tiene un área de distribución bastante amplia y vive en el norte de Eurasia, Alaska, Canadá y el noroeste de Estados Unidos. En Norteamérica, el escarabajo vive exclusivamente en pantanos y otros bosques pantanosos. En Europa, vive principalmente en bosques secos de coníferas. Su menú incluye principalmente gusanos y moscas.

En concreto, el equipo investigó el efecto de las olas de calor en las distintas fases del ciclo reproductivo. Por ejemplo, ¿afecta al éxito del apareamiento, a la duración de los cuidados parentales, al tamaño de las crías o a la tasa de supervivencia de estas?

El clima influye durante la reproducción

El estudio conduce a un descubrimiento sorprendente. “Hemos descubierto que el momento en que se produce la ola de calor es realmente importante”, afirma Pilakouta. “Si una ola de calor actúa unos días antes o después del apareamiento, tiene poco o ningún efecto sobre la reproducción. Es distinto si los escarabajos se aparean durante una ola de calor. En este caso, las posibilidades de éxito de la reproducción son menores. Las crías son de menor tamaño y también tienen una tasa de supervivencia más baja”.

Esto significa que el estrés térmico afecta a aspectos importantes de la reproducción, como el desarrollo de las células reproductoras, el éxito de la fecundación, el cuidado de los padres y la supervivencia de las crías. Además, el estudio demuestra que el momento en que se produce una ola de calor puede tener resultados drásticamente diferentes en un lapso de solo unos días. Y puede que no sea solo el caso de este escarabajo. 

Es muy posible que otros animales se vean afectados de forma similar por las olas de calor. “Las implicaciones de este estudio van mucho más allá de esta especie concreta de insecto”, escriben los investigadores en un comunicado. “Pone de relieve la necesidad de estudiar estos efectos de forma más amplia”.

Resultados preocupantes

Los resultados son un tanto preocupantes. Porque se espera que el número de olas de calor aumente en el futuro. Además, también serán cada vez más graves. Por ello, según los investigadores, es crucial comprender mejor sus efectos sobre la reproducción.

Así pues, el estudio ofrece nuevas perspectivas sobre la vulnerabilidad de los organismos en las distintas fases de su ciclo reproductivo. Además, puede ayudarnos a hacer predicciones fundadas sobre las consecuencias ecológicas de las olas de calor a medida que prosiga el cambio climático. “Predecir cómo afectará el cambio climático a la fauna salvaje es todo un reto”, afirma Pilakouta. “Nuestro estudio proporciona una pieza del rompecabezas y nos ayuda a construir una imagen más completa de cómo las olas de calor pueden afectar a la reproducción y supervivencia de los animales”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto