Esta es la silla de montar más antigua jamás registrada, fue descubierta en china

Científicos han hecho un asombroso hallazgo en un antiguo cementerio del oeste de China: la silla de montar más antigua fechada directamente, con una antigüedad de más de 2400 años.

La pieza, elaborada perteneció a una mujer enterrada en una región al oeste de china. El descubrimiento revela detalles interesantes sobre la antigua equitación y la fabricación de sillas de montar en la antigüedad.

Una reciente excavación arqueológica en el cementerio de Yanghai, ubicado en el noroeste de China, ha llevado a los científicos a hacer un descubrimiento sin precedentes. Encontraron la silla de montar más antigua jamás registrada directamente, con una antigüedad que se remonta a más de 2400 años. 

Este asombroso hallazgo proporciona una visión única de la equitación en la antigüedad y arroja luz sobre las técnicas utilizadas en la fabricación de estas sillas.

El Descubrimiento

El arqueólogo Patrick Wertmann, de la Universidad de Zúrich, junto con sus colegas, realizó el emocionante descubrimiento en el cementerio de Yanghai. Los análisis de radiocarbono indicaron que la antigua silla de montar databa de un período que abarcaba desde el 727 a. C. hasta el 396 a. C., lo que la situaba como la silla de montar más antigua conocida hasta la fecha.

La montura fue encontrada junto a los restos de una mujer, lo que sugiere que esta antigua reliquia desempeñó un papel importante en su vida, incluso después de su muerte. A pesar de su diseño simple, la silla de montar ha impresionado a los expertos, fue creada por manos expertas y diseñada para ser un objeto valioso y funcional en la antigua equitación.

Estructura de la silla de montar Yanghai

La silla de montar Yanghai comparte similitudes con las sillas blandas utilizadas por los pastores y guerreros nómadas de la cultura escita Pazyryk del norte de Asia. Aunque posee un diseño más simple, fue fabricado por un especialista que sabía bien lo que hacía. 

El diseño consiste en dos pieles en forma de ala cosidas para formar un asiento, dividido por una tira larga y estrecha de piel que se coloca sobre el lomo del caballo.

Además, se encontraron piezas redondeadas de cuero en la parte delantera y trasera de las piezas en forma de ala, lo que ayudaba a los jinetes a mantener una posición erguida y les permitía levantarse, por ejemplo, al disparar una flecha. El cosido de la silla de montar se realizaba con tendón o hilo de cuero, usando una técnica que todavía se emplea en la fabricación de sillas de montar en la actualidad.

Un vistazo a la historia

El hallazgo de la silla de montar Yanghai proporciona una ventana fascinante a la historia de la equitación y la utilización de sillas de montar en la antigüedad. Aunque hay indicios de que los pastores yamnaya, que habitaban en la zona de la actual Rumanía, Bulgaria y Hungría, podrían haber montado a caballo hace unos 5000 años, las sillas de montar son las pruebas más claras de esta práctica.

Alicia Ventresca-Miller, arqueóloga antropóloga de la Universidad de Michigan en Ann Arbor, destaca la importancia de este descubrimiento. Según ella, las sutiles diferencias de construcción entre la silla de montar Yanghai y otras encontradas en la región sugieren que el conocimiento sobre la fabricación de sillas de montar se transfería entre comunidades que producían distintos tipos de sillas.

La Influencia en la antigua cultura china

El hallazgo de la silla de montar en el cementerio de Yanghai no solo es un testimonio de la antigua equitación, sino que también ofrece pistas sobre la cultura y la sociedad de la época. 

En Yanghai, donde se han excavado 531 tumbas, los investigadores también han recuperado látigos, bridas y otros objetos relacionados con la equitación que datan de hace unos 3300 años.

Este descubrimiento sugiere que la equitación tenía una relevancia significativa en la vida cotidiana de las personas que vivían en esta región hace miles de años. Además, se encontró otra silla de montar en una tumba adyacente, que se cree que tiene una antigüedad similar a la silla de montar Yanghai. Aunque aún no ha sido datada por radiocarbono, este hallazgo fortalece la idea de que la equitación y el uso de sillas de montar eran prácticas comunes en la antigua cultura china.

Misterioso orígen

A pesar de todos los avances realizados en la investigación de la silla de montar Yanghai, todavía existen incógnitas sobre su origen y fabricación. El equipo de Wertmann no puede precisar si la silla de montar de la mujer antigua fue fabricada por los habitantes de Yanghai, que vivían en asentamientos durante todo el año, o por una comunidad de pastores a caballo de otros lugares de Asia Central y Oriental.

Es posible que la mujer emigrara a Yanghai desde un grupo de pastores y llevara consigo la silla. O puede que los habitantes de Yanghai adquirieran la silla a través del comercio. También es plausible que la fabricaran expertos locales en cuero y costura. El misterio en torno a su origen agrega un componente intrigante a este emocionante hallazgo arqueológico.

Conclusiones

El descubrimiento de la silla de montar Yanghai es un hito significativo en el campo de la arqueología y la historia de la equitación. Esta antigua montura proporciona una visión fascinante de la vida y las costumbres de la antigua China, donde la equitación era una parte importante de la cultura y la sociedad.

Aunque todavía quedan preguntas sin respuesta sobre su origen y fabricación, este hallazgo demuestra que la equitación y el uso de sillas de montar eran prácticas extendidas en la antigüedad. Los investigadores continúan estudiando la silla de montar Yanghai en busca de más pistas sobre la vida de la misteriosa mujer que la poseyó y sobre la evolución de esta práctica milenaria que ha perdurado hasta nuestros días.

En resumen, el descubrimiento de la silla de montar Yanghai es un emocionante testimonio del pasado de la equitación y la fabricación de sillas en la antigua China. Su antigüedad y misterio en torno a su origen hacen de esta reliquia un objeto de fascinación tanto para los amantes de la arqueología como para aquellos interesados en la historia de la equitación y su impacto en la sociedad humana a lo largo de los siglos. A medida que los estudiosos continúan investigando este notable hallazgo, es probable que surjan nuevos detalles y revelaciones que arrojarán más luz sobre la vida de aquellos que cabalgaron con esta antigua silla de montar hace más de dos milenios.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto