El misterio de la catarata de sangre en la Antártida es resuelto

El enigma de la Cascada de Sangre en la Antártida al fin resuelto: Nanoesferas ricas en hierro reveladas como la causa del color rojo sangre y su relevancia para la búsqueda de vida extraterrestre en Marte

Durante más de un siglo, el color rojo oscuro, que contrasta fuertemente con el blanco del hielo, ha suscitado grandes interrogantes. Pero con la ayuda de sofisticados instrumentos, el misterio ha sido desvelado.

Durante la infame expedición Terra Nova a la Antártida en 1911, el geólogo británico Thomas Griffith Taylor hizo un misterioso descubrimiento. Al pie del glaciar que ahora lleva su nombre, se sorprendió al ver una cascada de lo que parecía sangre. 

Durante más de un siglo, este fenómeno, bautizado como la Cascada de Sangre, ha sido un misterio científico. Porque, ¿qué es exactamente lo que hace que esta cascada glaciar se tiña de rojo? El investigador Ken Livi cree haber encontrado la respuesta.

El estudio halló nanoesferas

Desde el descubrimiento de la cascada de sangre, varios científicos han intentado resolver el enigma. Los primeros exploradores atribuyeron el color carmesí a la presencia de algas rojas, pero más tarde quedó claro que el color se debía a una alta concentración de óxido de hierro en el agua. Pero eso seguía sin explicar del todo el fenómeno. En un nuevo estudio, Livi utilizó potentes instrumentos, entre ellos un microscopio electrónico de transmisión, para observar más de cerca los sólidos presentes en el agua.

La Catarata de Sangre en la Antártida. La cascada nace en la base del glaciar Taylor y desde allí se precipita al lago Bonney. Imagen: National Science Foundation/Peter Rejcek

Tras un minucioso análisis, el investigador encontró abundancia de pequeñas “nanoesferas” ricas en hierro. Las nanoesferas son pequeñas partículas redondas (una centésima parte del tamaño de un glóbulo rojo humano) con propiedades físicas y químicas únicas. Estas nanoesferas se oxidan y dan al agua su color rojo sangre. 

“En cuanto vi las imágenes del microscopio, descubrí estas minúsculas nanoesferas ricas en hierro”, recuerda Livi. “Además de hierro, también contienen muchos elementos diferentes, como silicio, calcio, aluminio y sodio”.

No es un mineral

La investigación resolvió un misterio de más de 100 años. Que la verdadera naturaleza de la cascada de sangre siguiera siendo un misterio durante tanto tiempo, por cierto, no se debe solo a que las nanoesferas descubiertas sean realmente minúsculas. En realidad, los equipos de investigación anteriores pensaban que un mineral concreto era el causante del color rojo sangre. Pero las verdaderas culpables, las nanoesferas, no son minerales. “Un mineral tiene átomos dispuestos en una estructura cristalina muy específica”, explica Livi. “Pero las nanoesferas no son cristalinas. Así que los métodos utilizados hasta ahora para estudiar los sólidos no han detectado estas nanoesferas”.

Probablemente procedan de microbios

Las nanoburbujas proceden probablemente de microbios. De hecho, se sabe que el glaciar Taylor alberga cepas de bacterias que pueden haber vivido aisladas durante milenios. “Se pueden encontrar microorganismos que pueden haber estado viviendo bajo las aguas saladas del glaciar antártico durante millones de años”, dice Livi. “Son aguas muy antiguas”.

Búsqueda de vida extraterrestre: Mars Rovers

Esta es también la razón por la que varios científicos han intentado resolver el misterio de la catarata de sangre. Porque una mejor comprensión de las extrañas propiedades de la catarata de sangre, también podría ayudar en nuestra búsqueda en curso de vida en otros planetas con condiciones inhóspitas similares, como nuestro planeta vecino Marte. 

“Con la llegada de las misiones de los vehículos exploradores de Marte, también empezó a crecer el interés por analizar los sólidos presentes en las aguas de la catarata de sangre”, afirma Livi. “Después de todo, ¿qué pasaría si un Mars rover aterrizara en la Antártida? ¿Podría explicar por qué la catarata de sangre es roja?”.

Por desgracia, la respuesta a esa pregunta es no. En un estudio anterior, los investigadores analizaron muestras de la cascada de sangre utilizando instrumentos que también emplean los vehículos exploradores que actualmente recorren la superficie del planeta rojo. Y aunque los análisis revelaron muchos datos sobre el origen del agua (una antigua reserva subglacial salada), la razón de su color rojo sangre seguía siendo enigmática. Solo cuando las muestras se enviaron al laboratorio y Livi las estudió con su potente equipo espectroscópico, se descubrieron las nanoesferas, resolviendo por fin el misterio.

Métodos inadecuados

Esto significa que si los exploradores de Marte no llevan a bordo el equipo adecuado, es poco probable que estos carros puedan detectar todas las formas de vida que puedan estar presentes. “Nuestro trabajo revela que los análisis realizados por los vehículos rover son incompletos”, concluye Livi. “Esto es especialmente cierto para los planetas más fríos como Marte, donde los materiales formados pueden ser muy pequeños y no cristalinos. Los métodos para identificar estos materiales son, por tanto, inadecuados”.

Así que, en resumen, los futuros vehículos exploradores deberían estar equipados con los potentes instrumentos del laboratorio de Livi, como un microscopio electrónico de transmisión. Porque solo así se podrán descubrir ciertas formas de vida. “Por el momento, no es factible instalar un instrumento de este tipo en Marte”, afirma Livi. Aunque pueda resultar decepcionante, se trata de una información por lo demás muy crucial. Porque esto significa que, en nuestra búsqueda de vida marciana, las muestras recogidas en Marte probablemente tendrán que enviarse a la Tierra y analizarse cuidadosamente aquí antes de que tropecemos con pruebas de vida extraterrestre.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto