El hambre en el mundo aumentó en 122 millones de personas desde 2019, según la ONU

El mundo afronta un panorama sombrío: Aumento del hambre en 122 millones de personas desde 2019 por pandemia, clima extremo y conflictos en Ucrania, según informe de la ONU. Retos en la meta de erradicar el hambre para 2030 requieren esfuerzos estructurales y movilización global.

Como consecuencia de la pandemia mundial del Coronavirus, el clima extremo y la guerra en Ucrania, muchas más personas sufren malnutrición hoy que hace unos años. “Pero podría haber sido peor”.

El hambre en el mundo está lejos de acabarse. Así lo afirma un informe de Naciones Unidas publicado recientemente. El informe revela que unos 735 millones de personas pasan hambre en la actualidad. Y eso es un gran aumento con respecto a 2019: en ese año, 122 millones de personas menos se enfrentaron al hambre.

Esto significa que el objetivo declarado de la ONU de eliminar el hambre en el mundo para 2030 seguirá siendo todo un reto. “Pero esto no es motivo para desesperar o detener nuestros esfuerzos”, subrayó David Laborde, coautor del informe, en una entrevista.

Hambre en el mundo

Que el número de personas que padecen hambre haya aumentado de 613 millones en 2019 a 735 millones en la actualidad se debe principalmente a las grandes crisis que el mundo ha tenido que afrontar en los últimos años. Pensemos en la extensa pandemia del Coronavirus, el clima extremo y varios conflictos geopolíticos violentos y de gran envergadura, incluida la guerra de Ucrania. “Por tanto, el hecho de que esto haya aumentado el número de personas desnutridas no es sorprendente”, explica Laborde. “De hecho, nos sorprende un poco que el aumento se haya limitado a 122 millones; la escala de las crisis ha sido enorme. Esto demuestra que los sistemas alimentarios siguen siendo resistentes, más resistentes que hace 20 o 30 años”. Al mismo tiempo, Laborde tampoco quiere restar importancia al problema. “Los resultados son también muy chocantes, porque en un mundo de abundancia, 122 millones de personas siguen pasando hambre”, prosigue. “De ahí también la ambigüedad de la cifra: podría haber sido mucho peor, pero al mismo tiempo sigue habiendo demasiada gente que sufre”.

Un panorama sombrío

El informe presenta un panorama sombrío. Muestra, por ejemplo, que el número de personas que pasan hambre ha aumentado especialmente en Asia Occidental, el Caribe y en toda África. África sigue siendo la región más afectada: una de cada cinco personas del continente está desnutrida, más del doble de la media mundial. El informe también muestra que alrededor del 29,6 % de la población mundial (equivalente a 2400 millones de personas) no tenía acceso constante a alimentos en 2022. Entre ellas, 900 millones de personas se enfrentaban a una grave inseguridad alimentaria. Además, muchos niños también se ven afectados. Millones de menores de cinco años siguen padeciendo malnutrición. 45 millones de ellos padecen incluso la forma más mortífera de malnutrición y 148 millones de niños de la misma edad tienen retraso en el crecimiento y el desarrollo.

Al mismo tiempo, el número de personas con acceso a alimentos sanos también ha empeorado. Más de 3100 millones de personas en el mundo (el 42 %) no pudieron permitirse una alimentación sana en 2021. Esto representa un aumento total de 134 millones de personas en comparación con 2019.

Los resultados muestran lo complicado que es eliminar el hambre en el mundo. Y eso que íbamos por buen camino a principios de siglo. “El número de personas malnutridas disminuía entonces”, explica Laborde. “Alrededor de 2015, ese descenso se detuvo y luego, a partir de 2017, el hambre volvió a ser un problema creciente. Esto reflejó las debilidades estructurales de nuestros sistemas: la disminución de la productividad en las regiones que más lo necesitan y el aumento de la desigualdad económica”. La tendencia al alza se vio acelerada por tres factores: las crisis climáticas, los conflictos y el descenso del crecimiento económico. “Y son también estos tres impulsores los que han contribuido al fuerte aumento que estamos viendo ahora desde 2019”.

Esfuerzos insuficientes

Significa que los esfuerzos realizados para atajar el hambre en el mundo han sido insuficientes. “Hemos avanzado en las últimas décadas, pero no hemos hecho lo suficiente, y a veces hemos actuado demasiado tarde”, opina Laborde. “Este es quizás el mayor problema al que nos enfrentamos hoy: queremos abordar la seguridad alimentaria cuando nos enfrentamos a una crisis mundial, necesitamos ver una imagen de niños muriendo de hambre. Pero tenemos que abordar la seguridad alimentaria desde la raíz y no limitarnos a ‘apagar fuegos’. Se trata, en definitiva, de un esfuerzo estructural, no de esfuerzos a corto plazo. Tenemos que transformar nuestro sistema para que sea más eficiente, resistente, sostenible e integrador”.

Causas principales

Pero, por desgracia, aún no hemos llegado a ese punto. Porque aunque Asia y América Latina han conseguido reducir el hambre de forma efectiva en los últimos años, la desnutrición sigue siendo un problema enorme en muchas partes del mundo. Especialmente para las personas que viven en zonas rurales. Por ejemplo, la inseguridad alimentaria moderada o grave afecta al 33 % de los adultos que viven en zonas rurales, frente al 26 % de los que viven en zonas urbanas. La dificultad para invertir la tendencia tiene varias causas subyacentes. “Si un agricultor de subsistencia en África Central se enfrenta a una grave sequía, esto reducirá su rendimiento, lo que provocará más hambre”, explica Laborde cuando se le pregunta. “En otro lugar, puede que haya alimentos en el mercado, pero son demasiado caros para las personas que han perdido su trabajo”. En general, las desigualdades económicas siguen siendo la principal causa estructural del hambre. “Producimos suficientes alimentos, pero demasiada gente no puede permitírselos. Entonces los conflictos causan grandes trastornos, destruyen los medios de subsistencia de la gente y provocan escasez”.

El objetivo esta lejos 

Las nuevas cifras ponen el dedo en la llaga. Porque si se mantienen las tendencias, no se cumplirá el objetivo de acabar con el hambre en el mundo para 2030. Hay destellos de esperanza: algunas regiones van por buen camino. Pero en general, las cifras preliminares no inspiran muchas esperanzas. “Desgraciadamente, nuestras proyecciones muestran que 600 millones de personas seguirán pasando hambre a finales de esta década”, argumenta Laborde. 

“El año 2022 ha disparado esta cifra. La recuperación económica es ahora menos probable y las perturbaciones climáticas serán permanentes”. Aun así, según el investigador, no debemos rendirnos. “Todavía podemos ponernos al día si actuamos ahora”, subraya. “Hay soluciones, pero necesitamos una gran movilización. En última instancia, puede que no consigamos eliminar el hambre por completo en los próximos siete años, pero reducirla en 2/3 será ya una gran victoria. Cada persona que saquemos del hambre es un logro valioso”.

Un mundo sin hambre puede parecer lejano en estos momentos, pero sin duda es posible, según Laborde. Si lo convertimos en una prioridad. Pensemos en invertir en los pequeños agricultores y en su adaptación al cambio climático y a las nuevas tecnologías. Porque con el apoyo adecuado, pueden producir más alimentos, diversificar la producción y abastecer tanto a las zonas urbanas como a las rurales. 

“Además, tenemos que pensar en sistemas”, afirma Laborde. “Por ejemplo, tenemos que empezar a considerar que abordar la seguridad alimentaria y los objetivos climáticos son dos caras de la misma moneda. La triste realidad es que no tenemos dinero para hacerlo todo si intentamos abordar un problema cada vez. Tenemos que encontrar soluciones que ofrezcan múltiples resultados. Es la única manera de abordar los dos grandes problemas de nuestro tiempo”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto