El cultivo de fresas contamina el suelo con plásticos: enorme cantidad de contaminación que preocupa

El impacto oculto del uso de plástico agrícola en el cultivo de fresas: Enormes cantidades de partículas plásticas contaminan los suelos y amenazan la fertilidad a largo plazo

En todo el mundo, los agricultores utilizan plástico agrícola para que sus cultivos crezcan mejor. Las plantas de fresa también se benefician enormemente de la película protectora. Sin embargo, en el suelo queda mucho más plástico del que se cree. Y eso tiene consecuencias de gran alcance.

Científicos estadounidenses investigaron los efectos del uso de plástico en el cultivo de fresas en California y llegaron a la conclusión de que una enorme cantidad de partículas de plástico permanece en la tierra después de la cosecha, incluso entre los agricultores que cuidan muy bien sus tierras. 

La investigadora Ekta Tiwari afirma: “Descubrimos que una gran cantidad de partículas macroplásticas (se trata de partículas de más de 5 milímetros) se desprenden de la lámina durante el cultivo de la fresa. Estas partículas acaban en el suelo y permanecen allí durante décadas o más”.

Fragmentos de plástico

Los plásticos, como el polietileno, se utilizan cada vez más en la agricultura. Aumentan el rendimiento de diversos cultivos al proteger la base de la planta de las malas hierbas y los patógenos. También se evapora menos agua a través de la película y evita que la tierra salpique la fruta. Esto último es especialmente importante para las fresas. El plástico agrícola se aplica en hileras largas y se retira después de la cosecha. Pero, por desgracia, resulta imposible retirar todo el plástico de la tierra. Incluso el mejor agricultor se queda con un campo lleno de partículas de plástico. Los investigadores se han centrado hasta ahora solo en los macroplásticos de la superficie, pero a continuación investigarán las macropartículas más profundas del suelo y las partículas microplásticas procedentes de la enorme cantidad de películas de plástico de un solo uso utilizadas en el sector agrícola.

Más de 200 000 macropartículas por hectárea: suelo menos fértil

Cuánto es eso, los investigadores solo lo han averiguado ahora. “Hicimos un estudio sistemático del plástico abandonado en los campos de fresas. Los resultados en distintos lugares fueron muy similares. Solo en la superficie encontramos más de 200 000 macropartículas de plástico por hectárea. Esto no incluye las macropartículas del suelo. Lo investigaremos más adelante. También estamos analizando las mismas muestras de suelo en busca de microplásticos. Estas partículas tienen un diámetro inferior a 5 milímetros”, explica Tiwari. En comparación, la superficie de una hectárea de tierra de cultivo es de 10 000 metros cuadrados, lo que equivale aproximadamente a un campo de fútbol y medio.

Anteriormente, los investigadores demostraron que la contaminación por macroplásticos provoca una disminución de la cantidad de compuestos nitrogenados en el suelo que los cultivos pueden absorber, una menor vida microbiana y un suelo más seco. “La película de plástico tiene todo tipo de ventajas para el cultivo, pero la calidad del suelo se deteriora mucho a largo plazo. Es difícil y caro eliminar estas partículas del suelo. Una vez dentro, es probable que nunca salgan. Estamos en contacto con los cultivadores de fresas para ver cómo podemos reducir el impacto negativo en el medio ambiente de forma asequible”, afirma Tiwari.

Hay alternativas al film de polietileno, como el uso de film de plástico biodegradable, pero suele ser más caro. Por eso, los gobiernos están desarrollando políticas para fomentar opciones más respetuosas con el medio ambiente. La Unión Europea, por ejemplo, también está impulsando el uso de film de plástico biodegradable y film de polietileno más grueso.

Una maldición y una bendición

“El plástico, sobre todo en forma de tiras alargadas sobre la tierra, es crucial para aumentar o mantener los rendimientos agrícolas. Es multifuncional: el agua se evapora menos rápidamente, la temperatura del suelo y de los cultivos se mantiene mejor y hace maravillas en el control de plagas y malas hierbas. Por ello, el uso de plástico agrícola está aumentando en todo el mundo”, afirma Sean Schaeffer, profesor de la Universidad de Tennessee que no participó en el estudio. “Los  de California son los mayores consumidores de este producto perjudicial para el medio ambiente, que se produce principalmente a partir del petróleo crudo. Se ha investigado muy poco sobre las partículas micro y macroplásticas que quedan en el suelo tras la cosecha. Por ello, estudios como este son muy importantes para aumentar los conocimientos sobre el problema del plástico, de modo que los agricultores y los responsables políticos puedan intervenir cuando sea necesario”.

Los investigadores empezarán ahora a analizar en el laboratorio la contaminación por plástico de la capa superior de los campos de fresas. Después, tienen previsto buscar en el suelo los efectos de los plásticos agrícolas para trazar un mapa completo del problema.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto