Cambio climático: montañas reciben más lluvias en lugar de nieve, esto causa más inundaciones

El alarmante cambio climático: La nieve se convierte en lluvia en las montañas, desencadenando catastróficas repercusiones como inundaciones, escasez de agua y un peligro mortal para millones de personas

En realidad tiene sentido: la Tierra se está calentando y por eso la nieve se está convirtiendo en lluvia, incluso, y por extraño que parezca, especialmente en las montañas. Que la lluvia haga menos agradable la práctica del esquí no es la única consecuencia; también provoca inundaciones más graves y escasez de agua a largo plazo.

Los científicos utilizaron mediciones de lluvia y nieve de los años 50 y realizaron simulaciones por ordenador para predecir el clima futuro. Esto demostró que por cada grado centígrado que se calienta la Tierra, las precipitaciones extremas en las montañas aumentan un 15 %.

La nieve como almacén de agua

Y las lluvias torrenciales en las montañas causan muchos más problemas que las nevadas intensas. Pensemos en inundaciones, corrimientos de tierras y erosión. Peor aún, la nieve es básicamente un almacén de agua muy eficaz, que repone las aguas subterráneas y los arroyos y ríos en primavera y verano. La lluvia desaparece inmediatamente, lo que provoca escasez de agua. “No se trata de un espectáculo lejano que solo se hará realidad en el futuro. Los datos nos muestran que ya está ocurriendo ahora. Lo vemos en los datos de las últimas décadas”, afirma el investigador principal, Mohammed Ombadi.

El acuerdo climático de París ya acordó en 2015 que el calentamiento global no debería superar los 1,5 grados centígrados para contrarrestar los peores efectos del calentamiento. Ahora casi se ha alcanzado ese límite. Para la cantidad de precipitaciones, esto tiene importantes implicaciones. “Cada grado de calentamiento es importante porque provoca un gran aumento de las precipitaciones extremas en las montañas”, afirma Ombadi. Este aumento es dos veces mayor en las montañas que en el resto del mundo, porque el aire caliente retiene más agua.

Los investigadores solo analizaron las precipitaciones más intensas al año durante seis décadas en el hemisferio norte. Comprobaron que, a medida que aumentaba la altitud, la cantidad de precipitaciones se incrementaba bruscamente. El mayor aumento de las precipitaciones se observó en torno a los 3000 metros de altitud. Así ocurrió, por ejemplo, en el Oeste americano, donde el efecto fue muy fuerte, pero también en partes de los Apalaches. Otro punto caliente importante en Asia fue el Himalaya. Y en los Alpes europeos también llovió más y nevó menos.

Miles de millones de personas afectadas

Aproximadamente una cuarta parte de los habitantes de la Tierra viven tan cerca de las montañas que las lluvias extremas y las inundaciones les afectan, afirma Ombadi. Advierte que habrá más inundaciones como la de Pakistán el año pasado, que mató a más de 1700 personas y sumergió un tercio del país.

Un colega científico del clima de la UCLA responde al estudio hablando de “graves implicaciones”. “Los científicos esperan más precipitaciones debido al aumento de las temperaturas, y el impacto de las fuertes nevadas en las inundaciones es menor porque tardan en derretirse y es más fácil controlar un paquete de nieve para ver qué ocurre”, explica Park Williams. “Pero si la proporción que desciende en forma de nieve en las montañas disminuye, entonces el riesgo de inundaciones aumenta rápidamente”, predice.

Cultivos y ganado perjudicados

Las consecuencias son especialmente graves en el oeste de Estados Unidos, explica la hidróloga Charuleka Varadharajan. “Este tipo de precipitaciones extremas empeora las inundaciones. Y luego hay que preguntarse adónde va esa agua”. Señala los problemas de inundaciones a los que ya se ha enfrentado el oeste de EE. UU. este año a raíz de una serie de ríos atmosféricos (corrientes de aire saturado de humedad) y nieve derretida.

Por supuesto, las inundaciones también pueden perjudicar la producción de alimentos. Por ejemplo, las autoridades californianas calcularon que las lluvias torrenciales de 1997 costaron casi 90 millones de dólares en pérdidas de cultivos y ganado.

Aguas subterráneas bajo presión

Pero las consecuencias a largo plazo son aún peores: las reservas de agua están bajo presión. Normalmente, la nieve que cae en invierno se derrite lentamente en primavera y verano. Esto reabastece las aguas subterráneas necesarias más tarde, cuando se secan.

“Reduce el suministro de agua en el futuro”, afirma Varadharajan. “A corto plazo, fluye mucha agua, lo que provoca inundaciones. Hay mucha menos nieve, lo que significa que las aguas subterráneas no se reponen adecuadamente, y las aguas subterráneas son importantes en última instancia para mantener el ciclo del agua”.

“Estos sistemas hídricos de montaña abastecen a la mayoría de los arroyos, ríos y canales, por lo que cualquier disminución del suministro de agua es bastante significativa en lo que respecta a la gestión del agua”, explica.

Mega sequía en Estados Unidos

Gran parte del oeste de Estados Unidos lleva más de dos décadas sufriendo una megasequía. Durante este periodo, las autoridades mantienen altos los niveles de agua en los embalses, lo que pueden hacer gracias a las grandes cantidades de nieve porque se derrite muy lentamente. Pero eso, como hemos explicado antes, no funciona con lluvias torrenciales.

Los investigadores afirman que, dado que el calentamiento está provocando muchas más lluvias, los países tienen que elegir entre reducir drásticamente el consumo de agua porque no hay suficiente agua subterránea o construir nuevos y costosos embalses.

Ninguna de las dos opciones es deseable. Así que la clave está en evitar que aumente el calentamiento global para poder controlar los daños.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto