Sorprendente similitud entre orangutanes y beatboxers

Revolucionario hallazgo científico revela similitudes asombrosas entre orangutanes y beatboxers: La capacidad de emitir dos tipos de sonidos simultáneamente abre nuevas perspectivas sobre la evolución del lenguaje humano y desafía las creencias sobre las habilidades vocales de los grandes simios

Los orangutanes, al igual que los beatboxers, pueden emitir dos sonidos diferentes al mismo tiempo, según han descubierto investigadores británicos.

Así se recoge en la revista PNAS Nexus. Los investigadores basan su conclusión en observaciones de dos poblaciones de orangutanes. Una de ellas vivía en Borneo. La otra, en Sumatra. En total, los investigadores observaron a los orangutanes durante más de 3800 horas. Solo para comprobar que los orangutanes de ambos grupos conseguían (como los pájaros cantores y los beatboxers) emitir dos sonidos simultáneamente.

Dos tipos de sonido

“Los humanos utilizan los labios, la lengua y la mandíbula para emitir los sonidos sin voz y activan las cuerdas vocales en la laringe con el aire exhalado para emitir los sonidos vocales”, explica el investigador Adriano Lameira, afiliado a la Universidad de Warwick. “Los orangutanes también son capaces de emitir estos dos tipos de sonido, y además los dos al mismo tiempo”.

Así, los investigadores presenciaron cómo los orangutanes macho emitían dos sonidos al mismo tiempo poco antes de pelearse entre ellos. Estos incluían una especie de gruñido y un sonido sin voz que los investigadores describen como un “chomp”. Los investigadores afirman que las hembras de orangután también hacen “beatboxing”. Por ejemplo, observaron que las hembras emitían un chillido cuando se encontraban en peligro inminente y, al mismo tiempo, producían un sonido de beso (escuche los sonidos a continuación).

Algo sorprendente, implicaciones

El hecho de que los orangutanes puedan emitir dos sonidos al mismo tiempo es sorprendente, explica Lameira. “Porque la creencia tradicional y aún dominante es que las capacidades vocales de los grandes simios son insignificantes. Que su producción vocal solo surge de forma automática, como una especie de reflejo”. El descubrimiento de que los orangutanes pueden producir dos tipos de sonido, simultáneamente, socava firmemente esa suposición. “Los orangutanes pueden producir sonidos tan complejos y difíciles de hacer que un comportamiento vocal similar solo se da entre los beatboxers humanos, y esos beatboxers tienen que practicarlo mucho. Esto demuestra que el comportamiento vocal de los grandes simios está muy infravalorado”.

Así pues, el estudio tiene claras implicaciones sobre cómo vemos a los grandes simios. Pero no solo eso; también tiene implicaciones para nuestra visión de nuestra propia historia evolutiva. Y en particular para la evolución del lenguaje. Aunque los grandes simios están evolutivamente muy próximos a nosotros, la investigación sobre la evolución del lenguaje humano apenas se había fijado en ellos hasta ahora (sencillamente porque se suponía que el comportamiento vocal de los grandes simios tenía poca importancia). 

En su lugar, los investigadores han preferido fijarse en los pájaros cantores, que están evolutivamente muy lejos de nosotros, pero que producen delicias vocales. “Pero la anatomía de las aves no tiene similitudes con la nuestra, lo que dificulta establecer conexiones entre el canto de los pájaros y el lenguaje hablado por los humanos”, explica la investigadora Madeleine Hardus. Sin embargo, ahora que se ha demostrado que los orangutanes también son capaces de habilidades vocales complejas, no parece haber nada que nos impida seguir explorando la evolución del lenguaje, investigando entre los anatómicamente mucho más parecidos a nosotros, los grandes simios.

¿El beatboxing como lengua en ciernes?

La investigación podría deparar grandes sorpresas. “Quizá el lenguaje humano primitivo sonara más como beatboxing”, dice Lameira. Por ahora son especulaciones, pero no inconcebibles. “Los humanos rara vez producen al mismo tiempo sonidos sin voz y sonidos vocales”, afirma Hardus. “La única excepción es el beatboxing. El hecho de que los humanos sean anatómicamente capaces de hacer beatboxing plantea la pregunta de dónde viene eso”. El descubrimiento de que los orangutanes también son capaces de hacer beatboxing sugiere provisionalmente que producir dos tipos distintos de sonido simultáneamente es una habilidad consagrada. “Porque si un gran simio puede hacerlo, es posible que este comportamiento también se diera entre el último antepasado que compartimos con los grandes simios”, explica Lameira.

En gorilas y bonobos

Más investigaciones entre los grandes simios deberían revelar exactamente lo que pueden decirnos sobre la evolución del lenguaje humano. Y, al hacerlo, quizá no tengamos que limitarnos a la investigación entre orangutanes “beatboxing”. “No me sorprendería que algún día se descubriera que los chimpancés, los bonobos y los gorilas son capaces de hacer algo parecido”, afirma Lameira.

A la espera de investigaciones complementarias, es casi imposible subestimar la importancia del descubrimiento de que los orangutanes son al menos capaces de producir simultáneamente dos tipos diferentes de sonidos. “Cada nuevo comportamiento vocal observado por los investigadores entre los grandes simios que antes se creía ausente o incluso imposible, nos acerca un paso más a la reconstrucción exacta de la evolución del lenguaje”, afirma Lameira. “Prácticamente, no hay aspectos de nuestra identidad personal y cultural que no estén moldeados por nuestro lenguaje. Del mismo modo, hay pocos aspectos de la tecnología, el conocimiento, las tradiciones, el arte o la sociedad que no sean posibles gracias a la lengua. Y, sin embargo, no sabemos de dónde viene el lenguaje. Rastrear los orígenes del lenguaje es, por tanto, rastrear los orígenes de nuestra humanidad”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto