Rocas espaciales no suponen peligro para la Tierra en próximo milenio

La tierra probablemente no tenga nada que temer de las grandes rocas espaciales durante los próximos 1000 años

Que grandes rocas espaciales han colisionado con la Tierra en el pasado (con todas las consecuencias que ello conlleva) no es nada nuevo. Y que volverá a ocurrir en algún momento en el futuro es seguro. Pero durante los próximos 1000 años no tendremos que preocuparnos por ello, afirman ahora los investigadores.

En los últimos años, se ha llevado a cabo una intensa búsqueda de rocas espaciales (de gran tamaño) que se encuentren en las proximidades de la tierra que puedan llegar a suponer un peligro para nuestro planeta. ¡Y con éxito! Ahora tenemos en el punto de mira el 95 % de todas las rocas espaciales de más de 1 kilómetro. Es un buen momento para determinar cuáles de ellas podrían suponer una amenaza para la tierra en los próximos 1000 años, según los astrónomos estadounidenses. Y eso es lo que han hecho. 

Sus conclusiones pueden leerse en este estudio, que se publicará próximamente en la revista astronomical journal. Y parece que hay que aliviarse un poco; probablemente ninguna de las grandes rocas espaciales (es decir: las rocas espaciales de 1 kilómetro o más) supondrá una amenaza real para la tierra en los próximos 1000 años.

Grandes impactos

Que la Tierra ha sido golpeada regularmente por grandes asteroides en el pasado es algo sabido por todos. Un ejemplo bien conocido es el impacto que se produjo hace unos 66 millones de años en lo que hoy es México y que marcó la desaparición de los dinosaurios (y de innumerables especies). El responsable fue un asteroide cuyo tamaño se calcula en unos 10 kilómetros. Aunque este tipo de impactos se han producido con mayor frecuencia, afortunadamente son relativamente raros. Así, los investigadores sospechan que, por término medio, solo ocurren una vez cada varios millones de años.

Investigaciones anteriores

Desde luego, no es la primera vez que los investigadores intentan estimar si la Tierra tiene algo que temer de los grandes asteroides. Pero los estudios anteriores no solían mirar mucho más allá de los próximos 100 años. Por cierto, hay una buena razón para ello: aún no sabemos exactamente cómo es la órbita de muchas rocas espaciales (véase el recuadro).

En cuanto se descubre una roca espacial, los científicos intentan primero obtener una imagen de su órbita alrededor del Sol. Esto se debe a que, si lo sabemos, podemos averiguar dónde estará en el futuro y, por tanto, si se acercará a la Tierra en el futuro. Para cartografiar la órbita de esa roca espacial, se la observa en distintos momentos. A partir de su posición en esos momentos, se puede deducir aproximadamente su trayectoria alrededor del Sol. Pero como solo hay un número limitado de observaciones de muchas de estas rocas espaciales, siempre hay cierta incertidumbre al respecto. A corto plazo, esto no es tan malo, porque pequeños errores en la órbita de una roca espacial supuesta por los astrónomos no supondrán inmediatamente una gran diferencia con la órbita real de esa roca espacial. Pero a largo plazo (pensemos en cientos o incluso miles de años) la cosa cambia. Después de todo, en ese escenario, cualquier pequeño error en la órbita supuesta de una roca espacial se acumula con cada órbita alrededor del sol. Por eso, aunque los investigadores se atreven a predecir dónde estarán las rocas espaciales en los próximos 100 años (y, por tanto, si también supondrán un peligro para la Tierra en el próximo siglo), prefieren no hacerlo para un plazo mucho más largo, como, por ejemplo, el próximo milenio.

En una encrucijada

Pero en el nuevo estudio, los investigadores sí se aventuran a hacer tal predicción a largo plazo. Para ello, adoptaron un enfoque ligeramente distinto al de estudios anteriores, explica Oscar Fuentes-Muñoz. “Me gusta imaginar la Tierra y los asteroides como dos vehículos que se mueven por las calles (sus órbitas). Para colisionar, esas calles tienen que intersectarse y el asteroide y la Tierra tienen que estar en dicha intersección exactamente al mismo tiempo”. Predecir exactamente dónde estará un asteroide “en las calles” en el futuro es muy difícil. Pero es mucho más fácil comprobar si las dos calles se cruzan o, en otras palabras, si la órbita del asteroide se cruza con la órbita de la Tierra. “Y hemos comprobado que para una gran proporción de los grandes asteroides que conocemos, sus órbitas no se cruzan con la órbita de la Tierra por el momento”.

La importancia de este estudio

Aunque es un pensamiento tranquilizador, cabe preguntarse cuál es el valor añadido de este estudio; ¿no basta con la garantía de que tenemos poco que temer de los grandes asteroides en los próximos 100 años? ¿Por qué querríamos saber lo que nos depararán los próximos 1000 años? Fuentes-muñoz entiende ese razonamiento: “Lo sé… probablemente todos estaremos muertos hace tiempo para entonces, ¿verdad? Pero aun así, hay algunas buenas razones para averiguarlo. Por ejemplo, la principal es que nos permite conocer asteroides para los que no podemos hacer buenas predicciones, porque tenemos muy pocas observaciones. 

Por eso, es una buena manera de elaborar una lista de asteroides para los que realmente necesitamos más datos (…) Además, este enfoque nos permite identificar asteroides que están cerca de la Tierra y que podrían ser muy adecuados para una exploración más profunda o incluso para extraer ciertos recursos”. Por último, Fuentes-Muñoz señala con razón que sigue siendo mejor ver venir asteroides potencialmente peligrosos con 1000 años de antelación que con 100 años. Porque eso significa que se dispone de más tiempo para estudiar el asteroide y hacer planes informados para cambiar su trayectoria (esto no es ciencia ficción, por cierto; ¡la NASA probó de hecho este enfoque el año pasado!)

Por ahora, no parece que la NASA tenga que prepararse para la realidad; al fin y al cabo, parece que tenemos poco que temer de los grandes asteroides en un futuro próximo. Hay que señalar, sin embargo, que los investigadores solo han analizado, digamos, el 95 % de los grandes asteroides; después de todo, se estima que alrededor del 5 % de los asteroides de más de 1 kilómetro aún esperan ser descubiertos. “Por supuesto, no podemos predecir la posición de los asteroides cuya existencia desconocemos”, señala Fuentes-Muños con sobriedad. Aun así, considera improbable que entre ese 5 % desconocido haya otro potencialmente peligroso en los próximos 1000 años. Pero, al mismo tiempo, tampoco puede descartarlo por completo. “Por eso también es tan importante seguir escudriñando el cielo y asegurarnos de que hemos descubierto todo lo que hay por descubrir”.

Los pequeños asteroides

Por cierto, esto no solo se aplica a los grandes asteroides. Porque las rocas espaciales más pequeñas también pueden causar daños considerables, subraya Fuentes-Muñoz. Con el tiempo, el astrónomo espera poder estimar si estos asteroides más pequeños podrían suponer una amenaza a largo plazo para la Tierra. “Pero eso es un reto mayor”, señala. En primer lugar, por supuesto, porque hay muchos más asteroides pequeños que grandes. Pero además, lo que también influye es que tampoco tenemos aún mucha información sobre la órbita de muchos de estos pequeños asteroides. “Por tanto, es posible que en el caso de los asteroides pequeños no podamos hacer una predicción futura tan lejana”.

Aunque esas predicciones son, por supuesto, interesantes en sí mismas, Fuentes-Muñoz afirma que la principal implicación de este trabajo (y de otros similares en el futuro) sigue siendo que da como resultado una lista de asteroides de los que, sencillamente, sabemos demasiado poco por el momento. Y eso es en lo que tienen que trabajar los investigadores. “Cuando se trata de defensa planetaria, nuestro trabajo es averiguar dónde estarán estos asteroides en el futuro, para que acabemos haciéndolo mejor que los dinosaurios”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto