Las personas obesas producen menos dopamina. Y ese efecto parece ser irreversible

Descubriendo el vínculo entre la obesidad y la respuesta cerebral a la comida: El déficit de dopamina y sus implicaciones en la conducta alimentaria

La obesidad no solo puede causar todo tipo de enfermedades, sino que también modifica el modo en que el cerebro responde a la comida. De hecho, en las personas obesas, el cerebro apenas registra que hay comida en su estómago, si es que la hay. Y esto no cambia si pierden mucho peso.

Así que el funcionamiento del cerebro cambia para siempre, según demuestra esta investigación del UMC de Ámsterdam y la Universidad de Yale. “Nuestra investigación demuestra que el cerebro de las personas obesas sufre un cambio permanente. Esto podría explicar por qué los obesos graves suelen comer más de lo que deberían”, afirma Mireille Serlie, investigadora principal. En ello interviene un neurotransmisor clave. 

“Descubrimos que las personas obesas producen menos dopamina que las sanas en una región del cerebro que regula la ansiedad por la comida. Esta hormona, entre otras cosas, es responsable de la sensación gratificante que provoca comer y beber”.

Respuesta alterada a la comida

Serlie llegó a esa conclusión después de encontrar 58 sujetos (28 de peso saludable y 30 obesos) dispuestos a que se les administrara comida directamente en el estómago. Al mismo tiempo, se midió la actividad cerebral de los participantes con una resonancia magnética. Pronto se descubrió que la actividad cerebral de las personas sanas sí cambiaba cuando el estómago estaba lleno, mientras que no ocurría nada en la región cerebral específica de los obesos graves. También se comprobó que la liberación de dopamina en el cerebro, medida mediante SPECT, funcionaba peor en el grupo obeso. “Estos resultados indican una respuesta cerebral alterada a la presencia de alimentos en el estómago y los intestinos de las personas obesas. Esta respuesta alterada podría tener importantes implicaciones en la conducta alimentaria y explicar por qué las personas obesas siguen comiendo incluso cuando están llenas”, explica Serlie.

Interacción de señales neurológicas

Procesar la comida es una compleja interacción de señales neurológicas y metabólicas entre el cerebro, el sistema gastrointestinal y los receptores sanguíneos que miden todo tipo de valores nutricionales. Esta interacción crea sensaciones de hambre o saciedad en los momentos adecuados. 

Los investigadores saben mucho mejor cómo funciona esto en los animales que en los humanos. Por eso son tan interesantes los resultados de este estudio: por fin hay un estudio fiable en humanos que arroja luz sobre estos procesos. Especialmente sorprendente es que las consecuencias de la obesidad resulten ser irreversibles.

Ni siquiera una pérdida del 10 por ciento del peso corporal, tras un programa dietético de 12 semanas, fue suficiente para mejorar la liberación de dopamina en los participantes gravemente obesos. Por lo tanto, sugiere claramente que los cambios a largo plazo en el cerebro persisten durante al menos tres meses en las personas obesas. “Sorprendentemente, las respuestas cerebrales siguieron siendo las mismas que antes de la pérdida de peso. Esto podría contribuir al aumento de peso que vemos muy a menudo después de que las personas hayan perdido peso con éxito por primera vez. Si el cerebro no cambia con ellos, es difícil mantener un comportamiento alimentario saludable”, concluye Serlie.

Obesidad en cifras

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 1900 millones de adultos tienen sobrepeso y más de 650 millones de ellos son obesos. Estas cifras indican que aproximadamente el 39 % de los adultos en todo el mundo tienen sobrepeso y el 13 % son obesos. El número de mujeres con sobrepeso severo es ligeramente superior al de los hombres, y las personas con un nivel educativo bajo tienen casi el doble de probabilidades que las que tienen un nivel educativo alto. En general, la obesidad es más frecuente entre las personas mayores de 50 años.

El IMC

El Índice de Masa Corporal (IMC) ha sido durante mucho tiempo el criterio para determinar si una persona tiene un peso saludable. Cualquier persona con un IMC inferior a 20 tiene un peso inferior al normal. Un IMC entre 20 y 25 se considera saludable. Entre 25 y 30 se denomina sobrepeso y las personas con un IMC de 30 o más son obesas. También puede calcular usted mismo su IMC. Para ello, divida su peso en kilos por el cuadrado de su estatura en metros. Hoy en día, sin embargo, cada vez son más las personas que señalan los peligros de la grasa abdominal. Mucha grasa abdominal sería mejor indicador de tu salud que tu IMC. Así, se considera saludable un perímetro abdominal inferior a 94 centímetros en los hombres e inferior a 80 centímetros en las mujeres.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto