La superficie del Atlántico Norte está más caliente que nunca

Preocupante aumento histórico de las temperaturas en el Atlántico Norte: Una combinación de cambio climático, El Niño y la disminución del polvo sahariano plantea desafíos ambientales y marinos

Desde hace más de tres meses, las temperaturas de la superficie del mar en el Atlántico Norte son más altas que nunca en esta época del año. Esto puede deberse a los efectos combinados del cambio climático, El Niño y la falta de polvo sahariano.

Es habitual que las temperaturas en el Atlántico Norte suban en verano, alcanzando su punto máximo a finales de agosto o principios de septiembre. El 5 de marzo de este año, la temperatura media alcanzó los 19,9 grados centígrados, superando en 0,1 grados el récord anterior de 2020.

Estos resultados los presentaron investigadores de la Universidad de Maine utilizando datos que se remontan a 1981. El 11 de junio, la temperatura alcanzó un máximo de 22,7 grados. Es decir, la friolera de 0,5 grados por encima del récord anterior de 2010.

“Las temperaturas están superando con creces los límites normales”, afirma el climatólogo François Lapointe, de la Universidad de Massachusetts Amherst. “Esto es muy preocupante”. Las inusuales temperaturas del océano Atlántico forman parte de un patrón de temperaturas superficiales superiores a la media en los océanos de todo el mundo. El 1 de abril, la temperatura media de la superficie alcanzó un récord de 21,1 °C. Desde entonces, ha descendido a 20,9 °C, pero sigue estando 0,2 °C por encima del récord anterior de 2022.

Causa de las altas temperaturas

No está claro cuál es la causa del calor inusual en el Atlántico Norte, pero la anomalía ha dado lugar a especulaciones entre los investigadores. Según Lapointe, es probable que el cambio climático haya contribuido en cierta medida. También puede haber contribuido la variabilidad natural derivada de las condiciones más cálidas de El Niño en el Pacífico tropical.

El paleoclimatólogo Michael Mann, de la Universidad de Pensilvania, sugiere otra posible explicación, a saber, que hay menos polvo del desierto del Sahara sobre el océano de lo normal.

Las nubes de polvo procedentes del desierto del Sahara suelen tener un efecto refrescante sobre el Atlántico Norte en esta época del año. Esto se debe a que reflejan la radiación solar que, de otro modo, calentaría el agua. Los vientos alisios que levantan el polvo son ahora más débiles de lo normal, y solo se prevé una cantidad limitada de polvo hasta finales de junio. Según Lapointe, la debilidad de los vientos alisios está relacionada con El Niño.

Una interacción

“La falta de polvo probablemente no tenga nada que ver con el cambio climático”, dijo Mann en Twitter. “En cambio, pone de relieve la interacción entre el calentamiento global provocado por el hombre y la variabilidad natural”.

Las altas temperaturas de la superficie del mar podrían alimentar tormentas más potentes, aunque los cambios en los patrones de viento debidos a El Niño podrían contrarrestar estos efectos. Si persisten, también podrían perjudicar a los ecosistemas marinos al reducir la mezcla entre las distintas capas del océano. Como consecuencia, hay menos oxígeno disponible en el océano.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto