La capa de ozono podría estar recuperándose más lentamente de lo esperado, revela nueva investigación

Los científicos se encuentran con una desagradable sorpresa: la capa de ozono podría estar recuperándose más lentamente de lo que se pensaba después de todo

La predicción de que la capa de ozono se recuperará por completo a mediados de este siglo parece estar en duda ahora que los investigadores han descubierto que, en realidad, la radiación ultravioleta ha conseguido llegar de nuevo a la superficie terrestre en algunos lugares del planeta recientemente.

En los años 80, los científicos dieron la voz de alarma: las concentraciones de ozono estratosférico parecían estar disminuyendo bruscamente, especialmente sobre la Antártida. Y eso era culpa nuestra: estábamos bombeando sustancias destructoras de la capa de ozono al aire. Y eso era malo, ya que la capa de ozono bloquea la radiación ultravioleta del sol, que es perjudicial para los seres humanos, los animales y las plantas, y, por tanto, esencial para la vida en la Tierra. Razón suficiente, en consecuencia, para salvar la capa de ozono de su destrucción. Y unos años más tarde se creó con ese fin el Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono. Gobiernos de todo el mundo firmaron este protocolo, comprometiéndose a eliminar progresivamente la producción de sustancias que agotan la capa de ozono. 

Los gobiernos pusieron dinero, y a partir del año 2000 quedó claro que realmente estaba conduciendo a una recuperación de la capa de ozono. Y hace poco, los investigadores llegaron a predecir que la capa de ozono (si seguimos a este ritmo) volverá a ser la de antes en cuatro décadas.

Nuevas investigaciones

Pero una nueva investigación, publicada en la revista Advances in Atmospheric Sciences, sugiere ahora que quizá nos hayamos alegrado demasiado pronto. En efecto, en el estudio, los científicos concluyen que la cantidad de radiación ultravioleta que consigue alcanzar la superficie terrestre ha vuelto a aumentar en los últimos años, sobre todo en el hemisferio norte. Esto sugiere que la capa de ozono se está recuperando más lentamente de lo que se pensaba. “Nuestro estudio sugiere que el ozono estratosférico se está recuperando especialmente en la parte alta de la estratosfera y en el hemisferio sur”, explicó el investigador Yan Xia. “Pero también descubrimos que las concentraciones de ozono en las partes medias y bajas de la estratosfera han ido disminuyendo entre las latitudes 30 y 60 del norte desde 2010”.

“La recuperación más lenta del ozono estratosférico es en gran medida inesperada”, concluye Xia. La investigación revela que la recuperación más lenta tiene al menos dos causas. En primer lugar, parece deberse a un flujo de aire más débil en la estratosfera media. Como consecuencia, se transporta menos ozono desde los trópicos a latitudes septentrionales más altas, explica Xia. Pero además, los humanos también parecemos tener mucho que ver. “Nuestro análisis muestra que el descenso del ozono estratosférico después de 2010 puede estar relacionado con un aumento de los óxidos de nitrógeno estratosféricos”, dice Xia, “y que a su vez se debe a un aumento de las emisiones de óxido nitroso (N2O u óxido nitroso)”. Ese aumento, se debe principalmente a “la producción y el uso de fertilizantes artificiales y al aumento de la producción de estiércol animal por parte de la ganadería”.

Anteriormente, los investigadores observaron que en los últimos años también habían vuelto a aumentar las emisiones de una sustancia destructora de la capa de ozono restringida por el Protocolo de Montreal. Esto llevó a algunos a temer que la recuperación del ozono pudiera retrasarse. Sin embargo, no está claro si el aumento de las emisiones de sustancias destructoras de la capa de ozono también influye en la recuperación más lenta de la que ahora informan los investigadores en este nuevo estudio.

Algo preocupante

Xia considera preocupante que la capa de ozono se esté recuperando más lentamente de lo que se pensaba. Al fin y al cabo, la capa de ozono, al bloquear la dañina radiación ultravioleta, es crucial para la vida (sana) en la Tierra. “Es bien sabido que la radiación UV derivada del sol desempeña un papel importante en el desarrollo del cáncer de piel y daña el sistema inmunitario y el ADN de las personas. También tiene un gran impacto en la productividad agrícola y en los ecosistemas terrestres y acuáticos”. Sencillamente, porque la radiación UV también puede dañar las plantas y otros organismos.

Futuro desconocido

Se necesitan más investigaciones para determinar cómo será el futuro de la capa de ozono, subraya Xia. “Es importante un seguimiento continuo de la concentración de ozono y de los niveles de radiación ultravioleta si queremos entender mejor por qué se retrasa la recuperación del ozono y si esa tendencia continuará”.

En cualquier caso, a la espera de investigaciones de seguimiento, lo cierto es que la recuperación del ozono aún no es un hecho. “Nuestros resultados nos recuerdan que la recuperación del ozono es un proceso complejo en el que influyen muchos factores”, argumenta Xia, “por lo que sigue siendo incierto si es posible una recuperación total. Es crucial seguir investigando y aplicando políticas, como el Protocolo de Montreal, para invertir la tendencia, reducir la exposición a los rayos UV y proteger la vida en la Tierra”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto