Estudio revela escaso derretimiento en las plataformas de hielo antárticas, pero los riesgos persisten

Estudio revela un escaso derretimiento en las plataformas de hielo de la Antártida desde 1980, pero el futuro preocupa a los escépticos del clima

A pesar de las “buenas noticias”, los investigadores advierten de que las plataformas de hielo se verán afectadas tanto desde arriba como desde abajo en las próximas décadas, lo que podría provocar su rápida erosión.

La mayor parte de la costa antártica está rodeada de plataformas de hielo: grandes extensiones flotantes de hielo alimentadas por glaciares y unidas a tierra. Una plataforma de hielo es en realidad una especie de “corcho” que mantiene en su sitio al glaciar que hay detrás, impidiendo que fluya sin más hacia el océano. 

Dado que grandes zonas de la Península Antártica se están derritiendo a gran velocidad, los investigadores decidieron estudiar en qué medida se han visto afectadas las plataformas de hielo antárticas. Y, sorprendentemente, la situación no parece ser demasiado grave por el momento.

El estudio

En el nuevo estudio, los investigadores utilizaron datos de satélite y modelos informáticos para analizar hasta qué punto se derritió la superficie de las plataformas de hielo antárticas entre 1980 y 2021. De este modo, el equipo intentó averiguar cómo (y si) han cambiado las plataformas de hielo en los últimos 40 años. Los datos de satélite les permitieron ver cuántos días hubo agua de deshielo en cada plataforma de hielo, mientras que el modelo informático calculó la cantidad de agua de deshielo en cada día en que se detectó agua de deshielo.

Apenas ha cambiado, pero no es para celebrar

Los resultados son sorprendentes: muestran, por ejemplo, que en conjunto las plataformas de hielo de la Antártida apenas han cambiado en las últimas cuatro décadas. De hecho, parece que el ritmo de deshielo incluso ha disminuido ligeramente durante el periodo estudiado. Es un marcado contraste con lo que los científicos han visto que ocurre en Groenlandia. De hecho, la superficie de las plataformas de hielo de Groenlandia se erosionó en los últimos 40 años.

Sin embargo, el estudio no es motivo de celebración. Aunque los resultados parecen ser una buena noticia para la región antártica, los investigadores temen que lo peor esté aún por llegar. Prevén que, a medida que el mundo siga calentándose, las plataformas de hielo de la Antártida se derretirán a un ritmo más rápido en las próximas décadas. “A medida que aumente la temperatura del aire en las próximas décadas, esperamos ver un aumento real del ritmo de fusión de la superficie de las plataformas de hielo hasta finales de siglo”, advierte la investigadora Alison Banwell, asociada al Instituto Cooperativo para la Investigación en Ciencias Ambientales (CIRES). “Así que, aunque ahora no hayamos notado grandes cambios, empezaremos a verlos en el futuro. Solo que aún no ha despegado”.

Una superficie que languidece, por cierto, no es la única amenaza a la que se enfrentan las plataformas de hielo. Por ejemplo, se sabe desde hace tiempo que el agua caliente del océano puede corroer las frágiles plataformas de hielo desde abajo. Es el caso del glaciar Thwaites, por ejemplo (ver recuadro). La plataforma de hielo crucial que por ahora sostiene el glaciar parece estar suspirando y resquebrajándose por todos lados. Esto se debe principalmente a que el agua caliente, el hielo áspero y un fondo escarpado e inclinado están provocando que la plataforma de hielo se derrita desde abajo. Y posiblemente el glaciar Thwaites no sea el único. Los investigadores creen que otras plataformas de hielo antárticas también se verán afectadas tanto desde arriba como desde abajo.

Más sobre el glaciar Thwaites

El glaciar Thwaites es uno de los glaciares de la Antártida que experimentan cambios más rápidos. La llamada línea de base (el punto en el que el hielo del glaciar deja de estar adherido al lecho rocoso subyacente y comienza a flotar, y el punto de inicio de la capa de hielo) ha retrocedido unos 14 kilómetros desde finales de la década de 1990. Gran parte de la capa de hielo se encuentra por debajo del nivel del mar y es propensa a una pérdida de hielo rápida e irreversible, que podría provocar una subida del nivel global del mar de más de medio metro en pocos siglos. En la actualidad, el glaciar ya es responsable de alrededor del 4 % de la subida del nivel del mar en todo el mundo. Los investigadores vigilan de cerca el glaciar. No solo por el aumento del nivel del mar que podría lograr por sí solo, sin o también porque el enorme glaciar está frenando actualmente a los glaciares circundantes. Si Thwaites desaparece, esos glaciares (que juntos supondrían una subida del nivel del mar de 2,4 metros si desaparecieran por completo) también empezarán a perder hielo más rápidamente.

Las conclusiones del estudio muestran lo variada que es la respuesta al cambio climático. Mientras que la capa de hielo de Groenlandia se ve gravemente afectada por el calentamiento global, algunas partes de la Antártida parecen menos impresionadas. Mientras que algunas partes del continente, como la Península Antártica, se han calentado drásticamente, otras regiones aún no lo han hecho.

Aún está por ver cuánto tiempo podrán resistir estas regiones, junto con las plataformas de hielo antárticas. Porque una vez que la superficie empiece a marchitarse, las plataformas de hielo serán cada vez más delgadas. Y eso tendrá consecuencias importantes para los glaciares que se encuentran detrás de ellas. “A medida que aumenten las temperaturas, también aumentará el ritmo de deshielo”, concluye Banwell. “Y eso significa que, a medida que pasen las décadas, las plataformas de hielo serán mucho menos estables a finales de siglo”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto