El eje de la Tierra se ha desplazado por la extracción de agua subterránea

Desplazamiento de los polos terrestres: El bombeo de aguas subterráneas altera el eje de la Tierra en un metro en 20 años, según estudio científico

Los cambios en la distribución global de las aguas subterráneas han desplazado los polos de la Tierra casi un metro en dos décadas.

Entre 1993 y 2010, el ser humano bombeó suficiente agua del subsuelo como para desplazar el eje de la Tierra unos 80 centímetros. Este desplazamiento es tan grande como el cambio de polos resultante del deshielo de Groenlandia en el mismo periodo. Así lo calcularon en un nuevo estudio, el geofísico Clark Wilson, de la Universidad de Texas en Austin, y sus colegas.

Los investigadores modelizaron cómo los cambios en la distribución global del agua afectaban al desplazamiento de los polos. Parte de ese desplazamiento de los polos tiene causas naturales. Como la Tierra no es una esfera perfecta, se tambalea como una peonza, lo que provoca un desplazamiento de varios metros cada año. Los polos también se desplazan debido a cambios en la distribución de la masa en el planeta. Estos cambios incluyen el desplazamiento del agua debido al cambio de estaciones.

También hay factores no naturales que contribuyen al cambio de polos. El llenado de depósitos de agua y el bombeo de aguas subterráneas desempeñan un papel, al igual que el deshielo de los glaciares debido al cambio climático inducido por el hombre y la consiguiente subida del nivel del mar. Hasta ahora, no estaba claro en qué medida cada uno de estos factores contribuye al desplazamiento global.

Masas de tierra en retroceso

Wilson y sus colegas estiman en unas 2100 gigatoneladas la cantidad total de agua subterránea bombeada entre 1993 y 2010. A ello se suma el aumento del nivel del mar. Lo calcularon en 0,3 milímetros al año. A partir de ahí, calcularon el desplazamiento polar atribuible a estos cambios. El desplazamiento es de unos 80 centímetros.

Solo un fenómeno con una causa no natural afectó al cambio polar más que los cambios en las aguas subterráneas. Se trata del rebote de las masas de tierra que ya no tienen que soportar el peso de los glaciares tras su deshielo.

Extracción de más agua debido a la sequía

El desplazamiento de los polos no afecta a la duración del día ni a las estaciones. Sin embargo, es necesario conocer la ubicación exacta del eje para que funcione la tecnología GPS, afirma Wilson.

Según el geofísico Manoochehr Shirzaei, de la Universidad Tecnológica de Virginia, el descubrimiento permite saber sobre todo cuánta agua se ha bombeado. “La cifra exacta no importa”, afirma. “Lo que importa es que la cantidad es tan gigantesca que podría afectar al desplazamiento del eje de la Tierra”.

“Desde principios del siglo XXI se bombea cada vez más agua subterránea. Esto se debe a la sequía provocada por el cambio climático, pero también a que cada vez hay más cultivos en lugares secos”, afirma Shirzaei.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto