El Niño ya está aquí, así que prepárate para un nuevo récord de calor, lluvias y sequía

El Niño está aquí: Oficialmente confirmado por la NOAA y pronosticando que 2024 podría convertirse en el año más cálido jamás registrado debido al impacto del fenómeno de calentamiento periódico del agua oceánica en el Pacífico oriental, con consecuencias globales en el clima y la intensificación de sequías, calor extremo y precipitaciones excesivas.

Los científicos ya lo esperaban, pero ya es oficial: El Niño está aquí. Y como consecuencia, 2024 podría convertirse en el año más cálido jamás registrado.

Llevaba tiempo sonando, pero ahora la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA) ha dicho la gran palabra: el temido fenómeno natural de El Niño ya está aquí. Los científicos sospechan que El Niño continuará sin duda hasta el invierno. Así que es muy probable que volvamos a registrar temperaturas récord.

¿Qué es El Niño?

En realidad, El Niño no es más que un calentamiento periódico del agua oceánica a lo largo del ecuador en el Océano Pacífico oriental. Y es todo un calentamiento: a veces, durante El Niño, el agua en la superficie está hasta tres grados centígrados más caliente de lo normal. Esto tiene importantes consecuencias para el clima en todo el mundo. Algunas zonas experimentan sequías y/o calores extremos. Otras zonas vuelven a experimentar precipitaciones excesivas. El Niño se repite con regularidad: una vez cada dos a siete años. Aunque se trata de un fenómeno natural, los efectos de El Niño son más graves en la actualidad, ya que las sequías y las fuertes precipitaciones asociadas son más intensas debido al calentamiento global.

El Niño que se avecina se produce siete años después del último El Niño fuerte, que actuó en 2016. En aquel entonces, el fenómeno natural tuvo un gran impacto en el clima mundial. 

En parte como resultado, 2016 entró en los libros como el año más cálido medido hasta la fecha. Pero ese récord podría batirse en un futuro próximo. De hecho, si El Niño continúa este año, es probable que 2024 sea más cálido que 2016, y podría tomar el testigo del año más cálido jamás medido.

El Niño ya está aquí

¿Cómo saben exactamente los científicos que El Niño ha comenzado? Los investigadores se basan en varios criterios. Entre otras cosas, miden la temperatura de las aguas superficiales del Océano Pacífico tropical. Esta se sitúa actualmente 0,5 grados centígrados por encima de la media a largo plazo (el periodo comprendido entre 1991 y 2020). Y cuando las aguas superficiales se calientan entre 0,5 y 1 grado centígrado, se habla de El Niño. “Incluso registramos un valor de 0,8 grados centígrados la semana pasada”, escribió la NOAA en un comunicado. “Así que las anomalías de temperatura siguen aumentando. Y esperamos que las temperaturas se mantengan por encima de este ‘umbral de El Niño’ en los próximos meses”.

Los científicos dedican mucho tiempo y energía a estudiar y predecir El Niño (y su hermana más fría, La Niña). Esto se debe a que estos cambios en la circulación atmosférica tienen consecuencias globales. Esto se aprecia especialmente en la evolución de la temperatura media mundial. Casi todos los años más cálidos se produjeron durante periodos de El Niño.

También tiene importantes repercusiones regionales. En el sudeste asiático, por ejemplo, llueve menos de lo normal. Los vientos del este cerca del ecuador se vuelven menos potentes o incluso del oeste. El impacto en el tiempo es especialmente fuerte en los trópicos, pero como el fenómeno natural afecta a todo el sistema climático, los efectos se dejan sentir en todo el planeta. Por ejemplo, durante el fenómeno natural son frecuentes las sequías graves y las lluvias torrenciales. También puede provocar más tormentas en el sur de Estados Unidos.

Sorpresas

Debido a este gran impacto de El Niño en el clima, es muy importante saber a tiempo cuándo aparece en escena el siguiente, aunque es más fácil decirlo que hacerlo. De hecho, si se observa la secuencia histórica, resulta sorprendente lo errático e irregular que es el curso de El Niño (y La Niña).

Así pues, es muy difícil prever con antelación las transiciones que se avecinan. Sin embargo, los científicos a menudo pueden predecir El Niño con varios meses de antelación, por lo que estos cambios y su impacto pueden anticiparse. Cuando El Niño es más fuerte (lo que significa que las temperaturas de la superficie del mar son mucho más cálidas que la media) tiene una mayor influencia en el cambio de la circulación global, haciendo que los patrones de impacto sean más probables. “Pero la naturaleza está llena de sorpresas”, escribe la NOAA. “Y aunque El Niño hace que ciertos patrones sean más probables, nunca obtenemos exactamente lo que esperamos”.

Probabilidades

Aun así, los científicos creen que veremos un fuerte El Niño este año. Por ejemplo, estiman esta probabilidad en un 56 %. Pero hay una probabilidad aún mayor (del 84 %) de que sea un El Niño moderado. Además, también existe una pequeña posibilidad (entre el 4 % y el 7 %) de que no se produzca El Niño y de que simplemente desaparezca. “Esto es poco probable, pero no del todo imposible”, dijo la NOAA. “Otro resultado posible, pero también menos probable, es un El Niño débil, con una probabilidad de alrededor del 12 %”.

En los próximos meses, los investigadores seguirán vigilando de cerca la evolución de El Niño. Eso también mostrará qué escenario se hace realidad. Pero de una cosa hay pocas dudas. Porque con la llegada de otro El Niño, es probable que el mundo se enfrente a uno o más años “cálidos” adicionales.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto