Dos nuevas vacunas contra la polio para erradicar la enfermedad de una vez por todas

La polio sigue siendo una amenaza: Investigadores presentan dos nuevas vacunas modificadas genéticamente para combatir los brotes de la enfermedad y lograr su erradicación definitiva

Aunque las cepas originales de la poliomielitis han desaparecido en gran medida, de vez en cuando surgen brotes de variantes de la enfermedad a través de vacunas administradas por vía oral. Y los investigadores están trabajando en ello.

La poliomielitis es una enfermedad debilitante que, afortunadamente, ya está prácticamente erradicada: dos de los tres serotipos han desaparecido en todo el mundo y el tercero se ha reducido considerablemente. Sin embargo, esto no significa que la enfermedad se haya eliminado por completo. 

Las organizaciones sanitarias siguen alertando periódicamente de nuevos brotes. Esto significa que el poliovirus sigue circulando por todo el mundo y representa una amenaza para cualquiera que no haya sido vacunado. Por ello, los científicos han desarrollado dos nuevas vacunas que deberían erradicar la poliomielitis de una vez por todas.

Más sobre la polio

La poliomielitis es una enfermedad insidiosa. Suele ser asintomática, pero puede provocar anomalías graves en aproximadamente uno de cada 100 niños. La poliomielitis es una enfermedad altamente contagiosa causada por un virus. Invade el sistema nervioso y puede causar parálisis total en cuestión de horas. La infección puede producirse por contacto de la boca con las heces, por ejemplo, si una persona infectada no se lava bien las manos después de ir al baño o (en menor medida) a través de agua o alimentos contaminados. El virus se multiplica entonces en el intestino. La enfermedad se afianzó, sobre todo después de la Segunda Guerra Mundial, cobrándose cada vez más víctimas. La poliomielitis afecta principalmente a los niños menores de cinco años. Los primeros síntomas de la enfermedad (que no puede curarse, solo prevenirse) son fiebre, fatiga, dolor de cabeza, vómitos, dolor en las extremidades y rigidez de cuello. Una de cada 200 infecciones provoca parálisis irreversible, generalmente de las piernas.

Se preguntará cómo es posible que una enfermedad (casi) erradicada pueda seguir provocando brotes. He aquí cómo.

Nuevos brotes y dos nuevas vacunas

Aunque las cepas originales de la poliomielitis han desaparecido en gran medida, pueden surgir nuevas cepas a partir de la vacuna antipoliomielítica oral. Las vacunas orales consisten en virus vivos atenuados. Y ocurre muy de vez en cuando que, tras una transmisión prolongada de persona a persona, el virus vivo atenuado ha mutado tanto que vuelve a causar síntomas de enfermedad. Entonces puede causar nuevos brotes, incluso en países que se suponían libres de poliomielitis. Por ejemplo, se han detectado casos de polio de origen vacunal en países como Siria, la República Democrática del Congo y Estados Unidos. Esto ha creado una fuerte necesidad de combatir también esta nueva fuente de polio.

Para hacer frente a este resurgimiento, los investigadores han desarrollado dos nuevas vacunas. Estas nuevas vacunas orales, descritas en la revista Nature, se fabrican a partir de un poliovirus debilitado que ha sido modificado genéticamente. Esto hace que sea menos probable que mute y alcance un estado virulento, reduciendo significativamente el riesgo de brotes. 

“Hemos desarrollado estas nuevas vacunas a partir de la experiencia adquirida durante muchos años de lucha contra la poliomielitis”, afirma el investigador Raúl Andino. “Creemos que ayudarán a erradicar la enfermedad de una vez por todas”.

Campaña de vacunación

La lucha contra la poliomielitis viene de lejos. Por ejemplo, las primeras vacunas aparecieron ya en la década de 1950. Supusieron el inicio de una campaña masiva para inmunizar a todo el mundo, con especial atención a los niños. La vacuna antipoliomielítica inactivada, elaborada a partir de poliovirus muertos, se administraba mediante inyección. Unos años más tarde se creó la vacuna antipoliomielítica oral, elaborada a partir de poliovirus atenuados, que se administraba mediante gotas en la boca o en un terrón de azúcar. Aunque la vacuna antipoliomielítica inactivada es la preferida en los países con una buena atención sanitaria, la vacuna antipoliomielítica oral es la opción más barata y fácil que se utiliza en muchos países en desarrollo.

Vacuna precursora

Los investigadores están bastante seguros de que las dos vacunas recién desarrolladas serán eficaces. De hecho, hace varios años ya desarrollaron una vacuna precursora eficaz. “Se suministraron más de 600 millones de dosis a más de 28 países”, afirma Andino. “Y en 10 casos detuvo brotes persistentes procedentes de vacunas contra la polio. Esto nos dio mucha confianza en que la vacuna funcionaba como se esperaba”.

Una actualización

Las dos nuevas vacunas desarrolladas son en realidad una actualización de esta vacuna precursora. Para asegurarse de que funcionan, se están probando a fondo en ensayos clínicos. Pero Andino confía en que se aprueben con éxito. Marcará un punto de inflexión en nuestra lucha contra la poliomielitis. Los niños del futuro estarán protegidos de por vida, y tal vez la poliomielitis se erradique de verdad en el futuro.

Sin embargo, según Andino, es importante no adelantarse a los acontecimientos. Por tanto, no debemos subestimar la polio. “La percepción de que la polio ha desaparecido es peligrosa”, afirma. “Solo en la India nacen 500 000 niños cada semana, un número enorme de personas susceptibles. Pero ahora tenemos lo necesario para protegerlos”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto